GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



El monje y yo

Para descubrir la verdadera Sri Lanka, nada mejor que conversar con un monje budista, amante del surf y del rock&roll. Se llama Gamini, y Gonzalo Cordero lo conoció en una casa de huéspedes a las afueras de Kandy, la capital de las montañas Patrimonio de la Humanidad

7 de junio de 2012

No podíamos acercarnos más al precipicio ni ir tan rápido o el tuc-tuc corría un serio riesgo de precipitarse al vacío. Sin embargo, ese es el momento en que mi amigo grita: “¡Que vuelque!, ¡que vuelque!” Todos nos miramos atónitos. “Está claro, ha perdido el juicio”. Ese tranquilo funcionario opositor de la administración central se había descentrado en Sri LankaNo cabía otra explicación para querer que el cacharro en el que viajábamos cinco amigos más el conductor (es decir, el doble de los pasajeros para los que estaba diseñado) comenzase a dar vueltas de campana por aquella carretera de montaña.

Pero por fin sobrevivimos a las cuestas que nos llevaban hacia la pequeña casa de huéspedes, un hotelito enclavado en la montaña a las afueras de Kandy al que habíamos llegado por la mañana. Era un lugar apacible si no fuera porque justo esos días se alojaban en él un número indeterminado de monjes budistas. Habían venido de todo el país para celebrar un funeral en la casa. La experiencia era auténtica, qué duda cabe. Incluso al principio me felicité por la casualidad de haber coincidido con el evento.

Leopardo en Sri Lanka

Foto: Ámbar Viajes

Los arrulladores cantos relajaron nuestra llegada. Decidimos acomodarnos y pasar el día disfrutando del ambiente plácido de aquel funeral. Tres horas más tarde, nos sorprendió que los tipos aquellos no dejaran nunca de cantar, ni para tomarse un descansito. Nos dispusimos a echar una partida de cartas para dejar de levitar, pero no había quien se concentrara con el zureo budista. Seis horas después, suplicábamos por un vehículo que nos sacara de allí y nos llevara en busca de algún garito cingalés donde escucharan rock&roll y estuviera prohibido pinchar cantos budistas.

Se presentó un adolescente con su viejo tuc-tuc. ¡¿Que éramos muchos?! Le explicamos que habíamos sido maestros en viajar todos juntos en un pelotilla, vehículo hermanado internacionalmente con el tuc-tuc. Finalmente, y sin mucha ilusión, accedió a llevarnos al infierno del rock de Ceilán y traernos de vuelta al remanso de los mantras. Lo pasamos pirata en aquel antro.

Horas después, ya relajados y con unas copas encima, regresamos al hogar. Subía por las escaleras silenciosamente para no despertar a los monjes cuando escuché con sorpresa las notas de Smoke on the water. Doblé por el corredor abierto que llevaba a la terraza y descubrí atónito una túnica naranja y su correspondiente cabeza rapada meciéndose al ritmo del rock. “Será cabronazo”, reconozco que pensé.

Así que pasé el resto de la noche con mi nuevo amigo Gamini y su fantástica colección de música de rock, jazz y reggae mientras se extendían a nuestros pies las colinas dormidas. Gamini venía del sureste de la Isla, de una pequeña aldea situada a unos kilómetros al sur de Arugan Bay. Un paraíso donde los leopardos, los elefantes salvajes y las manadas de ciervos campaban sin temor por una gran extensión salvaje apenas visitada. Ese paraíso lindaba con un mar cálido de color azul turquesa y unas playas de arenas doradas holladas por las huellas de los animales salvajes. Un lugar apartado del mundo que tan sólo recibía, de tiempo en tiempo, la visita de algún surfista en busca de olas solitarias.

Los ojos le brillaban al hablar de su tierra y, por lo que contaba, no era para menos. Así que le pregunté qué diantres hacía tan lejos de semejante paraíso. La mirada se le apagó inmediatamente y me confesó que había ciertas pegas. La zona era mayoritariamente musulmana y, después de varias tensiones vecinales, había sido invitado amablemente a irse por una cuestión de diferencias religiosas. Era, además, una región políticamente complicada, donde todo el mundo era sospechoso. Las carreteras estaban llenas de controles militares y puestos de ametralladoras. Había muchos casos de torturas y otros de reclutamiento forzoso para la guerrilla Tamíl. Vamos que, de repente, el paraíso se había convertido en un averno humeante. Le comenté que tenía entendido que todo aquello había acabado y, con una taciturna mueca de asentimiento escéptico, dijo: “Sí, eso creo”.

Un monje budista hablando por teléfono en Sri Lanka

Foto: Ámbar Viajes

“¿Y cómo son esas olas de tu pueblo?”, le pregunté para recuperar el buen ambiente. Sus ojos volvieron a brillar y su lengua comenzó a deleitarse sin descanso sobre las historias de su tierra. Fue en ese momento cuando empecé a temer por mi exigua fuerza de voluntad y por la realización del objetivo que me había traído a Sri Lanka: un estudio de la situación de los Veddas en la isla. Los veddas son una etnia animista, cazadora y recolectora de la que aún quedaba una pequeña población viviendo, según decían, de forma tradicional.

Había preparado concienzudamente el viaje desde España y llevaba mucho tiempo interesado en este viaje al mundo Vedda. Pero uno no puede luchar contra su naturaleza. Como imaginaba, un rato después me estaba comprometiendo a dejar para más adelante mi visita al territorio de los Veddas si Gamini se animaba a acompañarme. Su pequeña aldea del sur se había convertido para mí, de repente, en un lugar mítico e imprescindible.

Afortunadamente, Gamini era un hombre más sensato que yo y, agarrándome de los tobillos, me puso los pies en el suelo. Yo me iría al territorio Vedda y él esperaría mi regreso. Entonces, cerraríamos el trato que teníamos pendiente: yo le enseñaría a cabalgar sobre las olas y él me abriría las puertas de su desconocida Sri Lanka.

Budismo, guerrilla Tamil, Veddas

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Gonzalo Cordero

Comentarios sobre  El monje y yo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 02 de octubre de 2012 a las 23:21

    Gonzalo he leido tu relato sobre Sri Lanka…deberías haber ido a Arugam Bay, es un lugar impresionante del que te enamoraras si te gusta el mar, el surf y en definitiva si quieres conocer el paraíso… No se si en tu viaje a Sri Lanka solo visitaste Kandy y supongo que Colombo al llegar, si no llegaste a recorrer el Sur (Habaraduwa, Unawatuna, Hikkaduwa…) tienes que volver a este gran país!!Conozco bien Sri Lanka y su gente porqué mis padres me llevaron una vez cuando tenia 15 años y desde ese momento se ha convertido en mi segundo hogar…un poco lejos del primero, pero no puedo reprimir el amor que siento hacia la lagrima de la India!
    Sé que tienes una agencia de viajes, no se si puedes hacer algo, pero yo pregunto…sabes que no hay vuelo directo desde Barcelona o Madrid, vamos desde España a Sri Lanka, ya se que es un tema de aerolíneas y debe ser muy complicado, pero tu sabes si s puede pedir que hagan vuelos directos o por lo menos sugerir pero que lo tengan en cuenta?
    Gracias por todo!!

    Saludos,

    Andrea.

    Por Andrea Llanas de Cabanyes