GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



El mundo perdido

Robert Byron era consciente de que, aunque hubiera finalizado la época de las grandes exploraciones, todavía había lugar para el descubrimiento en los pequeños encuentros. Con este libro, el viajero inglés se lanza a la conquista del monte Athos buscando en Grecia la puerta de Oriente y de la melancolía.

13 de marzo de 2015

Robert Byron (1905 – 1941) fue lo más parecido que se puede encontrar en la historia a un aristócrata sin aristocracia. La pose que más le divierte es la del galán en lo alto del trampolín. Una sugerencia de ofidio a punto de lanzarse al peligro de aguas desconocidas, con una presunción que cualquiera identifica como no real, como un conato de burla. De ahí que le guste partir desde la aristocracia en decadencia, aunque sea una aristocracia que nunca existió, para largarse lejos de ese mundo de damas que levantan el meñique para llevarse la taza de té a los labios y hombres con gorra visera que pasean por los parques privados con la escopeta descargada bajo la axila. Pero en Byron ese conato de burla, al que se le atribuye el sustantivo de humor, no es, ciertamente, ni una ni otra cosa. Es un buen tono vital. Como lo demuestra esa pareja de opuestos que él se inventa: lo contrario a la arrogancia es la pasión. Toda una declaración vital: generalmente se contrapone la humildad a la arrogancia y la desidia a la pasión. Pero él opta porque la arrogancia sea desidia, y la humildad no del todo necesaria para conocer la esencia de la que estamos hechos.

Así, tras describir el mundo que deja atrás, se embarca en un viaje que le llevará al monte Athos, en Grecia. Al igual que una película puede tratar un tema como la dignidad de la pobreza o la esencia del miedo, su viaje también posee un tema interesante en el que indagar: la necesidad de romper con las raíces. Gran observador, el relato de este periplo, acompañado de algunos amigos, es esencialmente una descripción hecha por un hombre que sabe ser descarado con amabilidad y respetuoso cuando reconoce que el otro es algo más que una apariencia saliendo del horizonte. En este caso, apariencias que provienen de un horizonte no tan lejano en la distancia, pero con atributos de increíble distancia: un lugar pequeño, agreste, dominado por la teocracia, en el que los Evangelios ejercen como frontera; una forma de vida social autónoma, imposible de hallar en ningún otro lugar, puerta de oriente; un paraje cerrado en el que las normas de la vida no son leyes sino conciencia.

Simonopetra

“Por ello durante nuestra estancia allí asumimos una actitud de regularidad monástica, tanto en la aceptación de su horario como en nuestra seriedad a la hora de aceptar sus actividades”, comenta.

Byron y sus amigos deciden que ese viaje debe ser un descanso. De ahí estas páginas en las que predomina lo descriptivo sobre la acción. Un encuentro con la singularidad en el que lo insólito no está reñido con lo moroso, ni la acción con el hedonismo. El libro se va convirtiendo en una divulgación culta, escrito para que la aristocracia sin aristócratas decadentes que le espera a su regreso conozca que el mundo no se detiene en el cuadro que representa la cacería del zorro sobre la chimenea del salón.

“Puede que allí consiga librarme de los cánones anglosajones. No tengo por qué ser ni un caballero ni un buen tipo”, confiesa Byron.

De ahí el reflejo de los parajes, de los frescos de los monasterios, de las cúpulas, de las capillas y los precipicios, de los cielos y las bibliotecas. Todo un cosmos que se ha desarrollado al margen de las tendencias artísticas y culturales de Europa, con ingenio, con lentitud, con dicha. Con el mito bizantino de Oriente que llevó a las peregrinaciones estéticas de otros viajeros: “El gótico alcanza el firmamento. El bizantino lo recrea”. En esencia, este viaje al monte Athos es un deseo por encontrar otro tiempo, a ser posible un tiempo que pertenezca al pasado. En resumen, un deseo por volver a encontrarse con la melancolía.

libros de viaje, Robert Byron, viaje a grecia, viaje al monte athos

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Comentarios sobre  El mundo perdido

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.