GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



El viaje, la aventura

Viajamos empujados por el sentido de aventura, por el afán de atreverse a traspasar la línea de lo desconocido. Un impulso que acepta lo imprevisto  y que tiene que ver con una sensualidad de las emociones, algo que se parece al proceso de la creación literaria.

17 de mayo de 2013

Hay varias preguntas que a menudo me formulan en los coloquios de las conferencias que suelo ofrecer cada año en diversas ciudades españolas: ¿Por qué viajamos en tiempo de globalización?, ¿Qué nos impulsa a movernos cuando los medios de comunicación y en particular la televisión nos ofrecen a la carta los paisajes de todos los rincones del mundo?, ¿Todavía queda algo en el planeta que pueda sorprendernos? Son cuestiones difíciles de contestar, desde luego, y para las que supongo que cada cual daría su interpretación. Y son bien ciertas: ¿Para qué embarcarse en un viaje si nuestro televisor, mientras tomamos una cerveza tranquilamente en casa, puede mostrarnos tanto la barriga de un hormiguero como la superficie de Marte? Complejo, si; pero mi respuesta es sumamente sencilla: viajamos empujados por la sensualidad y por el afán de aventura.

P. Rubio

Porque no somos solamente la vista, sino que contamos con otros cuatro sentidos que necesitamos poner en contacto con el exterior. La realidad nos atrae con una fuerza irremediable, de otro modo nos entregaríamos blandamente en brazos de lo virtual. Y al viajar, precisamos empaparnos de olores ignorados, de sabores nuevos, de voces ajenas y del contacto táctil con otras manos. Es necesario estar presente en los lugares, no sólo imaginarlos a partir de una fotografía estática o móvil. Sucede como en el amor: no nos basta la foto, queremos sentir la piel del otro, abrir nuestros oídos a sus murmullos, saborear su piel, olfatear su carne.

En cuanto a la aventura, es necesario precisar qué significa la palabra y señalar que, en este caso, las definiciones que aporta el diccionario de la Real Academia de la Lengua son limitadas. Aventura, en  mi opinión, no es partir en busca del riesgo, ponerte en peligro, asomarte al miedo y colocar tu vida en el filo de la navaja. Para mí, la aventura consiste en asomarte a ese lado de la realidad que no conoces, atreverte a pasar la línea de lo que ignoras. Y hacerlo con toda la emoción de quien espera una sorpresa agradable. Todo viaje significa eso, por más que sea un viaje organizado puntillosamente, por más que casi todo esté previsto de antemano. Porque cualquier viaje supone una violación de la normalidad, salirse de la vida organizada que repites cotidianamente, alterar el orden monótono de las cosas, colocarte en el lado contrario al que ocupan el tedio y el aburrimiento. Y en cualquier momento surge, tal vez cuando menos lo esperas, la sorpresa anhelada.

Si la sensualidad del viaje es comparable al amor, su lado aventurero es muy semejante al proceso de creación literaria. Escribir no es un nunca, por muy meticuloso que sea el escritor, una tarea organizada hasta su más íntimo detalle. Al contrario. El creador literario se sumerge en las páginas de su libro, sumido en los brazos de la imaginación,  como quien se adentra en una selva densa y oscura. Los personajes y las situaciones, por más que las haya planeado, surgen de pronto, inesperadamente, y toman caminos imprevistos. El protagonista puede negarse a serlo y el secundario puede exigir el primer papel de la obra. Y el escritor debe seguirles. De ese modo, acaba viajando de la mano de su obra por territorios ignorados y sorprendentes: debe, en fin, como el viajero, aventurarse.

El autor de El americano impasible, el novelista Graham Grenne, también un gran escritor de viajes, calculó en cierta ocasión el número de kilómetros que había realizado ese año y en la cuenta le salieron más de veinte mil. Y se preguntaba: “¿No será por ello que a veces tengo la sensación de que soy eterno?”.

Puede que la eternidad esté en nuestros pies viajeros.

Javier Reverte, primer aniversario la linea del horizonte, viaje de aventura

12345 (7 votos. Media: 4,14 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Javier Reverte

Comentarios sobre  El viaje, la aventura

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.