GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



El viaje místico de Egeria a Tierra Santa

Por Maria Elena Casasole. ¿Quién era Egeria? ¿Una dama noble, culta y religiosa? ¿O simplemente una peregrina? ¿Cuál era su tierra natal? Muchas preguntas sin respuesta todavía envuelven en un halo de misterio la figura de esta mujer que en el siglo IV viajó sola a Medio Oriente.

11 de junio de 2018

¿Quién era Egeria? ¿Cuál era su tierra natal? ¿Cuál es su verdadero nombre: Egeria, Eiheria, Echeria, Heteria o Etheria? ¿Era una culta dama noble que pertenecía a un ambiente religioso y cultural? ¿O simplemente una peregrina? Muchas preguntas sin respuesta todavía envuelven en un halo de misterio la figura de esta mujer que en el siglo IV viajó sola a Medio Oriente.

La historia de Egeria es el relato detallado y minucioso de su viaje a través de la red viaria de las legiones romanas, una peregrinatio que tiene como meta no solo Jerusalén y los lugares del antiguo y Nuevo Testamento ya recorridos por Santa Elena, sino también las ciudades de los Apóstoles y los santuarios de los mártires.

Viaje de Egeria.

Tres años de viaje, del 381 al 384, durante la pax romana vigente en la época post-constantiniana, de Constantinopla al Sinaí, de Egipto a Jerusalén, del monte Nebo a Edesa, de Palestina a Mesopotamia. Partiendo probablemente de algún punto de la provincia de Gallaecia, motivada por la fuerza espiritual y una profunda religiosidad, Egeria quiere ver con sus propios ojos los lugares bíblicos a través de un recorrido que es descubrimiento, plegaria y emociones, que vive con fe y participación.

Egeria nos devuelve el encanto de los primeros peregrinajes a Tierra Santa en búsqueda de los lugares donde vivieron Jesús y los patriarcas, relatando su experiencia mediante una secuencia fija y datos realísticos que, sin embargo, no ocultan sus emociones y su actitud cercana y espontánea.

Egeria disfruta de su viaje y de su espíritu viajero, sabe detenerse y apreciar los detalles, es curiosa, interesada y culta. Es una figura auténtica y genuina que se refleja en una escritura sencilla y directa, cuya espiritualidad y sabiduría no se muestra radical ni conservadora.

Egeria es también valiente, casi revolucionaria, se enfrenta a los peligros e incomodidades de un viaje que realiza por mar, a pie, en carro y a lomo de caballos, asnos y camellos, cruzando tierras inseguras sin perder nunca su compostura y curiosidad.

“Cumpliendo la voluntad de Cristo nuestro Señor, reconfortada con las preces de los santos hermanos que me acompañaban, proseguí adelante no sin grandes fatigas, ya que tenía que ascender a pie, pues no era posible continuar sobre la montura. Pero el cansancio apenas hacía mella en mí; y si no acusaba la fatiga ello se debía, en buena medida, a que al fin veía cumplirse mi deseo, según la voluntad divina”.

Así que Egeria sube al Monte de Dios “a costa de ingentes esfuerzos”; viaja por un “desierto de arenas inacabables”; cruza parajes peligrosos escoltada por los soldados que les habían brindado protección en nombre de la autoridad romana; atraviesa la región de Gessén a lo largo de dos días por un camino a la “margen del río Nilo”; llega a la cumbre del monte Nebo y a todos los lugares del nacimiento, resurrección y pasión del Señor, “consumida por la llama del deseo de la gracia divina, con el sustento de la majestad del Señor”.

Egeria viaja por devoción, para rezar, pero también por curiosidad y deseo. Es un viaje espiritual en búsqueda de Dios, viaja para purificar su alma.

Junto con clérigos y monjes, que la acompañan en cada visita y la hospedan, tiene por costumbre, siempre que llega a cualquiera de los lugares que desea ver, hacer allí, lo primero de todo, algunas preces; luego leer el pasaje correspondiente del ejemplar sagrado, recitar asimismo un salmo que viniese a cuento con el tema y luego de nuevo hacer un rezo. Esta práctica la sigue “sin desmayo”, según la voluntad divina, al llegar a cualquiera de los lugares que quería visitar. Y la oración se convierte en un acto de comunicación con Dios, en una forma de conexión con lo divino.

Egeria cultiva su dimensión espiritual y sus creencias religiosas sin dejar de lado los elementos del paisaje y la experiencia directa con el ritual, los gestos y los objetos, que aquí adquieren rasgos sagrados. Lo maravilloso se expresa a través de los elementos materiales y Tierra Santa es un espacio sagrado donde Egeria intenta comunicarse con lo trascendente.

Observadora y protagonista a la vez, escribe un auténtico diario en forma epistolar dirigiéndose a sus “venerables señoras y amigas” a través de cartas que escribe después de cada vivencia. Sus cartas expresan la “notable excitación” que la mueve en este viaje realizado en nombre de Dios.

“Si de continuo debo dar gracias al Señor por todas las cosas, cuánto más habré de hacerlo por tantas y tamañas mercedes como ha consentido concederme a mí, tan poco digna y tan poco merecedora de ellas, permitiéndome recorrer todos aquellos lugares tan fuera del alcance de mis méritos”.

Con paso infatigable y con el auxilio del Señor, Egeria es arrastrada por la fuerza de la devoción divina. El cansancio no ofusca la imagen de un paisaje bello y edénico y de aquellos “lugares apetecibles de ver para los cristianos”.

Se mueve sin mapa, con biblia en la mano y fe en el corazón, convirtiéndose, sin saberlo ni buscarlo, en una pionera de la peregrinación y los viajes.

Maria Elena Casasole

Sobre mi… Una licenciatura en Idiomas, literatura y ciencia de la traducción; una tesis sobre la literatura de viaje femenina hispanoamericana; un Máster en Turismo y otro en la enseñanza del español para extranjeros. Profesión: Traductora. Nacida en la patria de Cristóbal Colón, su ‘Diario de a bordo’ me lleva a América Latina, en un periplo todo femenino en búsqueda de mí y de mi identidad a través de la comparación con el Otro y el descubrimiento de la diversidad. En el lejano 2007, quedo seducida por la tierra de Don Quijote y desde entonces son las palabras las que viajan. Las llevo lejos, hasta mundos inexplorados, las deshago, las recreo y las transformo. Nunca he dejado de buscar el país de los sueños. El viaje para mi es huida, separación, nostalgia; es la belleza de lo ignoto y el miedo a lo desconocido, es incertidumbre, inestabilidad, rebelión. El viaje para mi es una necesidad vital y constante de conocer y conocerse.

Más sobre la autora en www.mecasasole.comFacebook y LinkedIn.

egeria, libros de viaje, literatura de viaje, mujeres viajeras, peregrinaciones, viaje de egeria

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Autores invitados

Libros relacionados con  El viaje místico de Egeria a Tierra Santa

  • VIAJE DE EGERIA: EL PRIMER RELATO DE UNA VIAJERA HISPANA Egeria
    LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES

Comentarios sobre  El viaje místico de Egeria a Tierra Santa

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.