Azímut

20 de febrero de 2019
“El velo turco no solo se ha convertido para mí en algo natural sino agradable, ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Eva en los mundos

Escritoras y cronistas

RICARDO MARTINEZ LLORCA

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 188
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Es tiempo de tormentas y sobre ellas han escrito, y lo hacen hoy, mujeres de un talento extraordinario para la crónica. En este mes de marzo queremos dar voz y presencia a algunas de las que más nos gustan: Svetlana Aleksiévich, Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Joan Didion, Hayasi Fumiko, Helen Garner, Martha Gellhorn, Leila Guerriero, Janet Malcolm, Edna O'Brien, Annemarie Schwarzenbach, Marina Tsvetaieva y Rebecca West. Eva en los mundos es una colección de perfiles escritos desde la admiración, porque la pasión la ponen ellas. Pertenecen a diferentes épocas, geografías y culturas pero todas ellas comparten una mirada singular sobre la realidad y un robusto sentido de la justicia.
Noticias en la Línea
  • Viera y Clavijo. De isla en continente

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Ilustración fue un período de especial relevancia cultural para las Islas Canarias por la suma de personajes que alcanzaron una proyección nacional o internacional. Entre aquella pléyade isleña que brilló en el firmamento de la intelectualidad hispánica, se encuentra la figura de José de Viera y Clavijo. Considerado el primer naturalista de las islas, al haber sido el primero en ocuparse de la flora autóctona, el clérigo y filósofo viajó por España y numerosos países europeos, ...[Leer más]

  • Cronistas de viajes

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La literatura de viajes es un híbrido de definición difícil. Los expertos fijan sus raíces en los relatos de historiadores griegos como Heródoto o Jenofonte. Desde entonces, ha ido evolucionando y moldeando géneros como las memorias, la novela o el periodismo en un recorrido que se analizará en un interesante ciclo de conferencias programadas en la Fundación Juan March durante el mes de febrero. Eduardo Martínez de Pisón hablará sobre los viajeros imaginarios, Carlos Martínez ...[Leer más]

  • Sofía

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artículo 490 del código penal marroquí castiga las relaciones sexuales mantenidas entre personas de distinto sexo que no estén casadas con una pena de entre un mes y un año de prisión. Esto provoca que muchas mujeres sufran el trastorno conocido como negación del embarazo, una patología en la que el cuerpo de la mujer no da las señales típicas de una gestación y, en algunos casos, no toma consciencia del embarazo hasta el momento de dar luz. Este es el caso de Sofía, protagonista ...[Leer más]

  • Francis Keré

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francis Kéré, arquitecto formado en Alemania, procede de un pequeño pueblo de África Occidental, Gando, en Burkina Faso. Como primer hijo del líder de su pueblo, su padre le permitió asistir a la escuela pese a que muchos de los habitantes de su aldea consideraban que la enseñanza convencional occidental era una pérdida de tiempo. Posteriormente, consiguió una beca para formarse en Alemania, donde se graduó en arquitectura e ingeniería en la TU de Berlín. En paralelo a sus estudios, ...[Leer más]

  • Muestra de cine rumano

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Cine Doré de Madrid acoge una nueva muestra de cine rumano del 23 al 31 de enero, con seis películas que se vuelcan en asuntos de familia, religión, poder o negacionismo histórico nada cómodos, demostrando una vez más que la rumana es una cinematografía comprometida con su sociedad. Tres generaciones y estéticas diversas se podrán ver en la sede de la Filmoteca española, desde el corte clásico en blanco y negro del director Stere Gulea, pasando por cintas firmadas por ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




El viaje y la melancolía

Estamos en la Acrópolis de Atenas, sentados en las ruinas de lo que antaño fueron las gradas de un teatro griego. En el templo de Dioniso estrenaron Sófocles, Eurípides, Aristófanes y Esquilo, que nos recuerdan con melancolía la cultura de donde provenimos.

19 de mayo de 2013

Les hablo de la visita a un lugar que existe y que no existe. Un lugar al que no se podría regresar, lo cual evita un innecesario ejercicio de nostalgia. Un  sitio en el que pensar, en el que soñar y en el que, a pesar de estar en él, nunca se estuvo ni se estará; un espacio melancólico… en el que sumergirse en un lamento por la pérdida de lo que nunca se tuvo.

Pero vayamos al principio. Sólo lo poético nos permite viajar apreciando el mundo que vemos, el que vivimos. Precisemos: lo poético no es ser capaz de recitar a Keats en inglés de memoria y entre lágrimas. Es aquello que sería propio y definitorio de las personas si nuestra existencia no se desenvolviera de forma apresurada, vulgar y alienada. Un viaje es poético cuando consigue moverse en una ambigüedad ética, ideológica o formal. Esto es, cuando no está determinado, cuando genera expresiones y sentimientos pero no afectación o cursilería.

Pero un viaje también es real. Uno viaja y está físicamente en este o aquel sitio. Se traslada. Y de esa mezcla de poesía y realidad nace una expresión de la consciencia humana y de su sutileza psicológica que llamamos “viaje”, inseparable de lo que entendemos por “viajero”.

Les hablo de lo que hoy es una ruina. La de un teatro griego. Si simplemente lo vemos, si lo visitamos, nos dice poco. Falta no sólo su materialidad arquitectónica, sino el mundo social y cultural del que se nutrió. Hoy, cuando vamos a verlo, somos nosotros los responsables de alimentarlo. Al sentarnos en sus deteriorados bancos de piedra no podemos decir que vemos ese teatro, ni siquiera podemos decir que lo imaginamos. No es así y, si fuera posible hacerlo, entonces no merecería la pena venir hasta aquí. Si tiene sentido este viaje es porque, de alguna manera –la manera poética–, pertenecemos a lo que supuso la Grecia clásica sin dejar de estar viviendo en nuestro siglo XXI. Por un tiempo pertenecemos de manera íntegra a aquella civilización, aunque no sea ni mucho menos exacto. Se trata de una dulce contradicción, sin la que un viaje no es más que una experiencia incómoda y sin contenido.

Gradas del teatro de Dioniso, Atenas.

Andrea Puggioni, Flickr.

Este teatro está en la Acrópolis, pero a los pies de la muralla. Un tanto lejos de los templos conocidos como el Partenón o el Erecteión. Si se accede desde la parte norte, se suele visitar antes que los edificios de la cima. Casi queda oculto por la imponencia de los grandes edificios que se sitúan justo por encima. Si embargo, si uno no cae en la tentación de pasar de largo y se sienta en una de las gradas de mármol travertino (que entonces estaban, como lo estarían ahora, reservados para altos cargos), su experiencia personal se transforma, un poco tal vez,  pero se transforma.

En ese teatro se estrenaron las obras de Esquilo, Sófocles, Eurípides y Aristófanes. Los ritos y cantos de orden menor que allí se celebraban fueron evolucionando con el tiempo hasta generar las tragedias clásicas. Esos autores mostraron en el mismo lugar en el que uno puede sentarse obras literarias que no sólo son hermosas, sino que describieron y conformaron nuestro modo de pensar, de amar, de odiar, de ser.

Y aunque  todo eso ocurría hace más de dos mil cuatrocientos años, aún nos afecta. Permitan una explicación hermosa y, obviamente, falsa. La vida se desarrolla luchando contra la entropía, contra la degradación de toda forma energética compleja en calor, ya imposible de posterior evolución. Estamos hechos de esa lucha. El arte es una de las formas de disminuir la entropía, de generar orden frente al desorden. Esa actividad modifica e incluso crea el  mundo de lo humano. Y vale la pena pensar que esa fuerza es más poderosa allí donde fue creada. Es como si impregnara esos bancos, ese escenario.  Al estar allí, respiramos el aire que toca las mismas piedras que siglos atrás otro aire también rozó. Es un espacio sagrado. Laico, pero sagrado. Sólo en esos lugares se adquiere de forma repentina y fuerte la vivencia de ser como si se fuera otro. Otro que uno nunca fue. De ahí esa melancolía que genera todo viaje. En ocasiones eso lleva a escribir todo tipo de ñoñerías (y quieran los dioses del Olimpo que este texto no sea un magnifico ejemplo de ridiculez).

Teatro de Dioniso, Atenas.

Jorge Láscar, Flickr.

Teatro… En yacimientos paleolíticos de Centroeuropa se han encontrado algunas figuras que podrían ser marionetas. De ser así, supondrían la existencia de algún tipo de teatro o performance mítica o espiritual. Teatro en el origen de la humanidad, de la cultura y del pensamiento abstracto. Más tarde, los autores clásicos griegos imaginaron personajes a los que les sucedían  cosas que nos ocurren y nos ocurrirán a todos los seres humanos. Ellos luchaban contra un destino inexorable que siempre les sobrepasaba. Los argumentos, las narraciones que crearon, aún inspiran el arte, el teatro y la literatura actuales, pero también la vida de cada uno.

Sentarse en estas gradas por un tiempo disuelve el tiempo, como hacían las trompetas de Josué deteniendo el día y derribando las murallas de Jericó. El sol, la historia, la memoria se detienen y somos griegos, y somos Sófocles, somos esos vagos que Merkel desprecia. Es entonces cuando podemos ver, como ve el poeta, algo que está y no está delante de los ojos, algo que exige nuestra participación poética en el viaje:

Las pirámides son los senos de la arena

donde mama el cielo

y esta palmera es el falo del sol

hincado en la soledad absoluta.

G. Seferis

Sólo por lo poético y por lo amoroso, que es su esencia, existimos. “Nadie me salvará de este naufragio si no es tu amor, la tabla que procuro…”, decía Miguel Hernández. Cierto, pero hay al menos otra tabla de salvación. Se trata de la vinculación, de la pertenencia, del gozo, siempre melancólico, de los productos culturales de los seres humanos. Justo en las antípodas de su igualmente poderosa capacidad de barbarie. Hoy, en estos tiempos de desolación e injusticia, respirar el aire del templo de Dioniso, en la Acrópolis de Atenas, es una forma de resistencia, una forma de ir creando una hegemonía cultural sin la cual… ¡Ay, Gramsci, cómo te echamos de menos!

primer aniversario la linea del horizonte, teatro griego, templos griegos, viaje a atenas

12345 (5 votos. Media: 4,80 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  El viaje y la melancolía

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.