GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




El Vignemale y el Monte Perdido vistos desde Shibden Hall

Anne Lister fue la primera mujer en pisar las cumbres del Monte Perdido y el Vignemale. También lo intentó en el Mont Blanc, pero el mal tiempo dio al traste con la empresa. Además de desafiar montañas, la inglesa desafió al mundo siendo la primera lesbiana moderna.

16 de diciembre de 2019

Hablar de Anne Lister como montañera se queda corto, al igual que si la nombramos empleando adjetivos como vanguardista, moderna o adelantada a su época. Todas ellas son simples palabras que solo sirven para aceptar que, la llamemos como la llamemos, no seremos capaces de hacerle justicia.

Puede que lo más acertado sea decir que era dueña de una enorme fuerza de voluntad y, también, de una singular maquinaria pensada para romper todas las normas, y que ella manejaba con destreza. Dicen que corría tras sus sueños de forma a veces temeraria; pero, aunque así fuera, habría que darle las gracias por no dejarse vencer, por no rendirse ante un destino que parecía venir marcado de antemano, ni tampoco ante los chismorreos y habladurías que le perseguían allá donde iba. Lady Lister había venido al mundo a buscar algo que quedaba muy lejos de las costumbres asfixiantes y mojigatas de su tiempo. Y nunca se dio por vencida.

Ahora, ciento setenta y nueve años después de su muerte, recordar que fue la primera mujer en pisar las cumbres del Monte Perdido y el Vignemale, es una forma de rendirle homenaje y de colocar su memoria en el lugar que merece.

MontañismoYa en 1827 había intentado subir al Mont Blanc, y solo el mal tiempo dio al traste con la empresa. En 1830, y durante un viaje a los Pirineos, ascendió al Monte Perdido junto a Jean Pierre Charles, un guía que normalmente trabajaba para el conocidísimo Chausenque. Fue la primera mujer en alcanzar esa cumbre, seguramente en aquellos años mucho más apartada e inaccesible que ahora, pero igualmente altiva y hermosa.

Ocho años más tarde, en compañía del guía Cazaux, alcanzó la cumbre del Vignemale, y está considerada no sólo como la primera mujer, sino como la primera en términos absolutos en ascenderlo. Claro que antes de seguir adelante hay que puntualizar que el clasismo de la época dejaba fuera de la Historia a guías y pastores, y solamente anotaba los triunfo de los señores. Escribo esto porque parece estar probado que el propio Henri Cazaux y su cuñado Bernard Guillembert ya habían alcanzado la cumbre en octubre del año anterior, y esto no es todo, ya que, según el investigador pirenaico Luc Maury, unos pastores —por encargo del geógrafo Reinhard Junker— habían ascendido a la Pique Longue y levantado en la cumbre una gran torre de piedras, y eso sucedía el 2 de agosto de 1792, casi cincuenta años antes.

En cualquier caso, cuatro días después que Anne Lister, llegó a la cumbre Napoleon Joseph Ney, segundo príncipe de la Moskowa, que divulgó de tal manera su ascensión, sobre todo en la revista Deux Mondes, que durante muchos años se le atribuyó a él la conquista.

Ahora, en el siglo XXI, al menos los mapas no les han olvidado y cuentan que, para ascender al Vignemale por el que se conoce como camino español, tendremos que atravesar el corredor de la Moskowa, y más arriba, nos encontraremos en el collado Lady Lister que se forma entre el Pic Central y el Cerbillona.

Pero, tal y como he dicho antes, hablar de ella solo como montañera se queda corto. Anne Lister fue dueña de una enorme cultura —puede que como todos los privilegiados de su época—, pero mientras otros permitían que su aburrimiento, cortedad de miras y falta de inquietud envenenaran su sangre, ella dedicó su tiempo a leer, a estudiar y a viajar para comprender el mundo.

Además, gestionó su hacienda de Shibden Hall y, sobre todo, escribió unos diarios en los que da cuenta pormenorizada de cuanto hacía. Está considerada como la primera lesbiana moderna y para poder referirse sus relaciones con otras mujeres —no hay que olvidar de qué año estamos hablando— creó su propio alfabeto mezclando símbolos matemáticos y griego clásico.

La UNESCO los incluyó en Memory of the world program, una iniciativa destinada a preservar el patrimonio documental de la Humanidad, resaltando que los diarios, además de constituir un valioso documento de la forma de vida de su tiempo, son un completo —y a veces doloroso— relato de lo que suponía ser lesbiana en su época. Murió de unas fiebres en Georgia cuando tenía cuarenta y nueve años. Había querido acercarse a conocer el Cáucaso y estaba acompañada por Anne Walker, probablemente el gran amor de su vida y a quien legó su hacienda. Poco tiempo después, la familia Lister se las arregló para que fuera considerada como demente e internada en un asilo en el que murió, y así recuperar todas las propiedades.

El cadáver de Lady Lister embalsamado fue llevado desde el Cáucaso a Halifax para ser enterrado. Espero que la tierra de Yorkshire le diera buena acogida, algo de comprensión y descanso.

alpinismo, Anne Lister, Montañismo, mujeres viajeras

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Comentarios sobre  El Vignemale y el Monte Perdido vistos desde Shibden Hall

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.