GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

Histórico noticias



Elogio del horizonte

Después de quince años de vivir entre libros, nace este blog con vocación nómada y con muchas historias que contar.  A Pilar Rubio Remiro le gustan los aniversarios, pero aún le gusta más  iniciar nuevos  proyectos como el de este Blog dedicado al Viaje y sus Culturas…

5 de junio de 2012

Me gustan los aniversarios. El 21 de mayo dábamos el visto bueno a los últimos detalles de este blog. Ese mismo día, pero quince años antes, también comenzaba una nueva aventura para mí que llegó a hacerme muy feliz durante la mayor parte de esos años: vivir entre libros. Un ejército de papel a mi disposición, alborotadoras huestes de libros traviesos. El mundo a mis pies y no exagero nada. Yo vivía con Ernest Shackleton, Alexander von Humboldt, Rosita Forbes, Jack London, Freya Stark, Matsuo Basho, Charles Doughty, Emilio Salgari y toda la panda… y, como aquella brujilla de la tele, me bastaba tocar con un dedo y ¡chás¡ allí estaba yo con Paddy y Joan bebiendo ouzo en la larga mesa de su casa en Mani ….; ¡chás! ahora era un bullicioso bazar en Samarcanda; ¡chas! ahí andaba pisándole los talones a Hiram Binghan en su ascensión al Machu Picchu…

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

Como en este maravilloso vídeo de una librería, los libros tenían vida propia y los personajes entraban y salían de sus páginas cada noche al echar el cierre. Esto la gente no lo suele ver, por eso no cree en ello, pero yo sí. Así pasaron los días y las noches en mi librería durante quince años y me daba cuenta que, como Borges, “el mundo existe para llegar a un libro”. Fui muy dichosa.

Pero yo tengo corazón nómada. Siempre he sabido que la vida en el campamento es efímera, sólo por eso, porque es vida. Y, como viajeros que somos, un amanecer cualquiera llega esa voz que sabe más que tú y que te avisa de que llegó la hora, que recojas los bártulos y te pongas en camino.  Sólo cuando dejamos de oírla, los nómadas sabemos que se ha llegado para siempre a otro lugar.

Una cosa que nos pasa a los de corazón ambulante es que nos hemos acostumbrado a no mirar atrás. Lo nuestro es el horizonte, ese gozo profundo que te ilumina con el frescor del amanecer, cuando echas a pasear la mirada a lo lejos, ahora aquí, ahora allá, y sientes un escalofrío de infinitud, de novedad, de posibilidad, de confín sin explorar. Tener una personalidad tozudamente nómada te salva de ti misma. Te salva de la inacción, la rutina, la desesperanza y te salva de la ceguera y de la pusilanimidad de los demás. El nómada se alimenta de deseo, puede que de esa clase de deseo siempre expectante, que se regenera a sí mismo y que tiene que ver con una arcadia mítica, ese paraíso que el ansia de cada cual dibuja en su imaginación. A veces hay que hacer arqueología de las emociones para dar con él, porque puede que lo más dificultoso sea ese viaje interior hasta llegar a comprender nuestros deseos más profundos.

Los nómadas partimos con alegría. Es la promesa de amaneceres que nunca se copian a sí mismos, de lugares a estrenar, y de historias que contar cuando cae la noche alrededor del crepitar de una buena hoguera. Y a los nómadas nos gusta estar entre nómadas. Miro alrededor y sé al instante que es la clase de gente con la que me gusta estar. Incorregibles, charloteamos junto al fuego con esa excitación que te entra cuando eres poseído por el recuerdo de una historia que te ilumina. Somos tribu aparte y solemos establecer relaciones temporales, y no siempre afines, con  los sedentarios. Todo existe, todo es vivido y sentimos que somos libres porque elegimos lo que nos ata.

Bororos en la fiesta del Gerewol,. Níger

Foto: Pilar Rubio Remiro

La Línea del Horizonte es esa Terra Incógnita que encuentra la mirada a lo lejos, donde todo es posible. Hacia allí se dirige un puñado de obstinados caminantes con sus botas, sus lápices de colores, su cámara, sus deseos, sus caminos errados, sus miedos inconfesables y su gozo de vida. Somos una tribu de raros, que conste. Desde este lugar errante no te vamos a inundar de consejos, ni te vamos a decir lo que has de hacer; tampoco nos interesa lo irrelevante, sino lo extraordinario, porque tu viaje es tuyo y a ti te corresponde explorarte en él. De las personas, como de los paisajes, nos interesan sus emociones, aunque sólo sea porque viajar es siempre un estado de ánimoy no una experiencia cuantificable en kilómetros recorridos, países coleccionados o sellos en un pasaporte.

Fiesta del Gerewol, Níger

Foto: Susana García López

Viajar es un estado mental que se intensifica en el movimiento, la extrañeza, la duda, lo ajeno y lo diferente. Por eso quién viaja sin salir de sí mismo no ve nada, porque no se ha despegado de su propio escenario y nada ajeno cabe en él. Alrededor de este fuego encendido hay muchas historias que contar, pero lo que importa es lo irrepetible, lo que fue único, sólo porque nosotros lo somos. Y como cada noche arrimamos al fuego una tetera hirviente para comenzar con el ritual del brindis: dulce como el amor, fuerte como la vida, amargo como la muerte.

Corazón nómada, Línea del Horizonte

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Pilar Rubio Remiro

Comentarios sobre  Elogio del horizonte

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.