GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




En el silencio

Wade Davis, de quien ya conocíamos su oficio como escritor por obras como ‘El río’, nos ofrece una biografía sobre George Mallory y el mundo en que vivió, explicando de dónde vino este hombre que pasó a ser el mayor mito y el mayor enigma del alpinismo tras desaparecer un 8 de junio de 1924 en el Everest.

16 de octubre de 2017

“Habían visto tanta muerte que la vida importaba menos que los momentos en los que uno estaba vivo”.

La frase, lamentamos descubrirla, pertenece al epílogo. La frase, el sentido de la frase, es lo que atraviesa todo el libro, en canal, para explicar por qué una biografía de Mallory, o de los años en que Mallory acometía intentos para hacer cumbre en el Everest en la década de los veinte. De hecho, no se menciona al mítico montañero hasta más allá de la página doscientos, porque previamente Wade Davis (West Vancouver, 1953) reseña la biografía de Gran Bretaña a lo largo de la Primera Guerra Mundial. Es fundamental conocer de dónde viene Mallory y de dónde vienen los compañeros que afrontan el Himalaya junto a Mallory: siempre británicos, en expediciones vastísimas, con docenas y docenas de yaks, siempre sin prisa, siempre sin perder de vista que la conquista del tercer polo está por encima de los fracasos en las relaciones personales. A Gran Bretaña se le habían escapado los polos norte y sur, al igual que había dejado un reguero de cadáveres por pésimas decisiones en diversas batallas. El país, y con él todos y cada uno de sus habitantes, se ven atrapados entre la redención imperial y la impotencia nacional. De hecho, las expediciones parten de Darjeeling (India), cuando los movimientos de independencia ya habían fraguado tanto en el subcontinente que se sabía imposible que permaneciera unido a la corona de la reina.

Ahora lo podemos leer como un rasgo de falta de sensatez, pero aquellos hombres se habían alistado bajo el empuje romántico de ideas como la tierra que pisaban sobre la que crecía la hierba de la libertad, sobre la respiración del páramo o la campiña, de modo que, para solventar la tensión, sabían que debían someterse al padecimiento y al sacrificio. Una vez terminada la labor de los cirujanos, en la que no se detiene con remilgos Davis, se impone el deseo de huir, y las montañas son el paisaje simbólico de la redención espiritual. De esta manera, a lo largo de casi un tercio de este minucioso y muy elaborado libro, que se lee con una facilidad que nos hace dejar de temer las más de mil páginas, sabemos que era inevitable que los exploradores fueran militares. A mayores, casi todos habían recibido una educación en colegios como Eaton, donde la literatura comparada es una de las asignaturas estrellas. Por lo que el trabajo oceánico de Davis leyendo misivas, cartas y diarios, se resuelve con agrado, y eso es algo que le llega al lector.

Expedición al Everest 1921Acaba la Primera Guerra Mundial, y lo que viene después no es la paz. Por un lado, Davis describe las características de la colonización de la India y el problema de cartografiar el Himalaya, un reto científico que se va resolviendo con geógrafos que viajan disfrazados, de los que Francis Younghusband fue el pionero. También sería fundamental su apoyo a las expediciones de Mallory, desde la Royal Geographical Society (RSG). A la par, Davis especula con la cantidad de estupidez o de valor que ponen en la balanza los alpinistas, sobre qué parte es capricho y cuál es lógica a la hora de ponerse en peligro. Las relaciones con China, Rusia y el Tíbet, casi imposibles; los alpinistas solitarios que anteceden a Mallory; la decisión de la RGS, comandada por algún iluminado y siempre asumiendo riesgos… todo lo va definiendo Davis con paciencia; pero, eso sí, se las arregla para que no sobre una sola frase. Porque es fundamental transmitir la idea de que se debe convencer, también al lector, y cómo se debe gestionar la convicción. Una vez puesta en marcha la inevitable idea de hacer cumbre en el Everest, las avanzadillas exploratorias se encontrarán con un choque cultural que no podrá resolverse a lo largo de los años en que Gran Bretaña dedica recursos científicos para conocer y ganarse el Himalaya. La espiritualidad de los lamas, por ejemplo, azota a los principios higiénicos de los británicos. En alguno de los episodios más entretenidos, se comenta la falta de higiene de una gente que se pasa el día rezando, pero solo se ha bañado dos veces en su vida.

Y por fin está Mallory. Existe una leyenda, pero esa parte la deja Davis para el epílogo. Mallory se nos presenta como un niño valiente, aficionado a los clásicos en la adolescencia, en la que mantiene experiencias homosexuales, al que le horroriza la guerra, pero siente una irrefrenable pasión por los Alpes. De hecho, todo el mundo coincide en calificarlo como el mejor escalador en hielo del país. Y, por tanto, ninguna expedición al Everest puede prescindir de él. Más aún cuando en la primera ya demuestra su capacidad de adaptación a alturas superiores a seis mil metros. En cada expedición, Davis se toma su tiempo para reflejar el carácter de los miembros que la componen. Eso sí, jamás con expresiones directas, siempre permitiendo que el lector lo deduzca de alguna anécdota o una confrontación, porque son inevitables las peleas en una convivencia que roza lo claustrofóbico.

El libro está compuesto por infinidad de detalles, pero la sensación de unidad es inequívoca: cualquiera que sea el peso de lo que está sucediendo, siempre sabemos que tratamos con personajes para quienes la guerra cambió el concepto de muerte. Y así, poco a poco, van inventándose cómo deben de ser las expediciones al Himalaya. En una época en que la ropa para expediciones polares estaba bien adaptada, los británicos comenzaron a subir a grandes alturas como si estuvieran en las laderas de valles alpinos. Surgen debates sobre el material y, por encima de todos, sobre el uso de oxígeno embotellado. Se desgastan en la época de monzones, subestiman las dificultades y van aprendiendo a base de ensayo error. La convivencia es durísima, tanto como la forja de unos hombres cuya bildugsroman fue una guerra demasiado cruenta.

Y así hasta que en la última expedición, la de 1924, se configura un equipo que funciona como una máquina de alpinismo bien engrasada. La personalidad de Mallory y el fragor de un Irvine a quien es imposible no cogerle cariño harán el resto. ¿El resultado? En el silencio es una obra maestra. Davis maneja la documentación, que le ha costado diez años reunir, con un esfuerzo inhumano, hasta presentarnos un texto que se podría leer de un tirón. Respeta el mito de Mallory, pero explica el contexto, todo lo que no sea alpinismo, que construye a las personas. Porque todos somos nosotros y nuestra periferia, este documento es tan épico en lo que narra como en su escritura. Este libro es una obra maestra.

Biografía, En el silencio, everest, george mallory, Historia de las exploraciones, libros de viaje, Wade Davis

12345 (12 votos. Media: 4,33 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  En el silencio

Comentarios sobre  En el silencio

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 18 de octubre de 2017 a las 13:01

    Magnífica reseña

    Por Luz-latina
    • 10 de diciembre de 2017 a las 19:46

      Muchas gracias. El libro lo merece

      Por Ricardo Martinez Llorca