GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Escritor en tierra de pastores

En pleno invierno, Gabi Martínez se instala como aprendiz de pastor en la Siberia extremeña. En un refugio sin calefacción ni agua corriente, al cuidado de más de cuatrocientas ovejas, conoce a los habitantes de la zona y se impregna de sus diferentes maneras de entender el campo.

26 de mayo de 2020

Aunque Gabi Martínez (Barcelona, 1971) invoque, con frecuencia, y reivindique, en cada invocación, a Félix Rodríguez de la Fuente, el espíritu que vive detrás de Un cambio de verdad es el de Miguel Delibes.

Es cierto que Félix Rodríguez de la Fuente se convierte en uno de los grandes pilares de la educación sentimental de una extensa generación; sus documentales y la enorme extensión del amor por la naturaleza nos llevaron a los lugares donde nos gustaría seguir descansando. El hombre y la Tierra pertenece, en la memoria de tanta gente, a la misma estirpe de recuerdos que la cabaña que construíamos en la parcela del abuelo o en la linde de la playa. La admiración de Gabi Martínez hacia el naturalista de Poza de la Sal es de una honestidad perenne. La misma que recorre su texto, que se asemeja a la que rezuma en la literatura de Delibes.

Gabi Martínez decide pasar un año entre ovejas, en la Siberia extremeña, en una suerte de Beatus Ille que, al mismo tiempo que desmitifica la huida del mundanal ruido, se reconcilia con los grandes habitantes de un mundo que se nos va antojando medieval. Tal vez la humanidad esté condenada a no superar del todo esa fase histórica; y tal vez, si sabemos mirarlo, esa condena es también un consuelo. En ese sentido, Un cambio de verdad es una personal reivindicación de la existencia contra Amazon, Tínder y Netflix.

Y una aproximación al Delibes más en contacto con la naturaleza y algo menos social. Delibes era cazador, sí, una actividad a la que Gabi Martínez no tiene ningún aprecio; pero se asemejaba más al cazador subsistente que al carnicero que participa en monterías. De hecho, en Los Santos Inocentes cultiva la aversión contra los que practican esta afición tan carente de estética. Pero la aproximación a la naturaleza es igualmente rural, es igualmente directa, fruto de la experiencia y no de las ideas que flotan entre las ilusiones.

Un cambio de verdad. Gabi Martínez

En el libro se confirma el espíritu pedagógico que empieza por lo personal, por intentar entender de dónde viene el alma de su madre, que se crió en esa región, y termina por mostrar directamente, con la convivencia, aquello que ha aprendido durante el otoño y el invierno, en un verano de regreso a los apriscos en compañía de su hijo. La transmisión de la realidad, que es múltiple y es conflicto, se ejecuta, en buena medida, a través de la literatura entendida como arte. En eso se iguala este libro con Las ratas, en algo que Gabi Martínez define hacia el final de la obra con las siguientes palabras:

“Juan ha comprendido que el arte no existe para entretener o fascinar sino para enseñarte a intuir formas de felicidad. Por muy terrible que sea. Formas de felicidad. El arte y la naturaleza se parecen mucho en eso”.

Y más adelante termina por precisar con la idea de que el arte y la naturaleza son “los dos conceptos que quizá más libertad contienen”. Ahí es donde más sencillo es reconocer el encuentro con Delibes. La intención, que es noble, la alcanza Gabi Martínez gracias a la humildad. Se convierte en un Robinson para viajar hasta el género del Nature Writting y hasta el paradigma de la España vacía. Admira esa forma de entender el paso del tiempo por ciclos y no por calendarios. Recupera lenguaje, sí, pero sin estridencias, porque sabe que el mundo en el que está sumergido tiene muchas virtudes, pero carece de lo que llamamos, posiblemente demasiado condicionados por el cine, glamour. Se decanta por una serie de personas, que le acompañan, y que considera que deberían ser leyenda: “Su tolerancia se mide en duchas. Normalmente se da una al día pero cuando por lo que sea le toca dormir en la metrópolis puede ducharse tres veces”. «Hay algo ahí que se te pega en el cuerpo. En la ciudad no puedo ni ir al baño. ¿Cómo podéis vivir en esas jaulas, tan lejos del suelo?»”. Entabla una relación de esa ternura, la que limita con la lástima, con las últimas ovejas negras y, sobre todo, con un mastín. Busca una pureza en la que bucear, la misma que expresa el taoísmo, ese equilibrio entre el Ying y el Yang, esa sensación de estar compensado que no te impide dejarte caer en la infelicidad, que es incompleta y no es permanente, ni en la felicidad, que es arte o es naturaleza, sin ir más lejos.

En la escritura, Gabi Martínez se sitúa no solo como un espectador —el que ha sido de la tierra de pastores—, sino como un gestor. Pero, ¿qué diablos gestiona en esta confesión, tan claramente narrativa? Gestiona toda una tendencia moral, esa que supera a la erudición y que es mucho más útil que esta para la literatura, para el arte, para la felicidad. Es posible que no todo sea idilio en ese mundo que agoniza, pero encontrarnos con él nos ayuda en la gestión de los anhelos de ser salvaje, de volver a la cabaña de la infancia, de reconciliarnos con la memoria, donde está el barro y está la pureza, unos elementos que se asemejan mucho a los cuidados con que obran los pastores y los esquiladores.

Esta obra pretende contribuir a preservar espacios algo intocados, “sabiendo que la mancha está con nosotros y por el momento habrá que concentrarse en evitar su expansión”.

españa rural, España vacía, gabi martinez, libros de viaje, literatura de viaje, naturaleza, nature writting, un cambio de verdad

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Comentarios sobre  Escritor en tierra de pastores

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.