GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Estambul era un cuento

Estambul era un cuento es la primera novela traducida al español del escritor turco Mario Levi (1957). Un libro que narra la historia de una familia judía en Estambul, a través de cuarenta y siete personajes de tres generaciones distintas a lo largo del siglo XX.

16 de abril de 2013

Estambul era un cuento es la primera novela traducida al español del escritor turco Mario Levi (1957), descendiente de judíos sefardíes. El libro narra la historia de una familia judía en Estambul, a través de cuarenta y siete personajes de tres generaciones distintas a lo largo del siglo XX, desde los años de la República turca hasta los años ochenta tras el golpe militar. La obra, publicada en quince países, ha sido comparada por la crítica francesa con la de Proust, con la que poco tiene que ver a no ser porque se articula también a partir de la memoria. En este caso la de los personajes que, con sus recuerdos, van trazando, a través de un itinerario caótico y desordenado que el lector irá descubriendo con interés, una saga familiar contada únicamente bajo una única voz: la del narrador. Una elección arriesgada la que hace Levi al elegir esta sola voz, que le obliga a obviar los diálogos y a llenar el texto de impresiones subjetivas, a través de la cual conoceremos todo lo que sucede en las más de seiscientas páginas. De ahí que la lectura no sea fácil. A ello se suma el tono: aunque las historias de los cuarenta y siete personajes son todas ellas extraordinarias, la mirada del narrador las tiñe de tristeza. Como si supiera desde el comienzo de la novela que no podrá escapar a la historia, como familia judía que es, una vez llegada la Segunda Guerra Mundial.

En cierta manera, Estambul era un cuento tiene algo de novela negra. El narrador actúa como un detective que debe desentrañar el misterio de las vidas de los integrantes de la saga. Como un inspector, recoge sus huellas y crea el suspense. Así se convierte en testigo de sus vidas y, cómo no, de la historia, de la que tantas cosas tienen que decir la novela y la ficción.

Vendedor ambulante en Estambul, 1933.

Nationaal Archief/Spaarnestad Photo.

En este contexto, Estambul puede verse como el personaje principal de la novela. La ciudad no se describe como sería esperable. Apenas se citan los nombres de las calles, ni el Bósforo, ni la información suficiente para saber dónde viven los personajes; aunque sí los nombres de platos, comidas y juegos de mesa, que trazan otro tipo de itinerario. Sin embargo, Estambul está siempre presente. Como el patriarca que guarda el secreto de una familia, a quien un día hubo que abandonar por motivos involuntarios para ir a Odesa, Alejandría, Viena o Teruel –ciudades que también aparecen en la novela–, y que está siempre presente a lo largo de ésta, como una sombra o una ausencia.

Quizás ninguna literatura como la turca contemporánea –pienso también en Orhan Pamuk– ha mostrado hasta qué punto la novela es en la actualidad deudora de la imagen. Es decir, cómo las descripciones se hacen a través de imágenes y cómo aquellas deben provocarlas en el lector. Pues “una vida cobra significado por otros motivos e imágenes”, dirá Levi. Una consecuencia del papel destacado que tiene en el libro la memoria, que funciona a través de imágenes, y también de la ficción oriental, mucho más ligada a la oralidad que privilegia el hacer ver. El cine, como no, se convierte en una fuente visual que, a medida que avanza la novela, se vuelve más importante. Tanto que Levi, en un gran acierto literario, consigue al final que coincida con la vida, pues encuentra una escena de una película en la vida real.

Estambul es un cuento es un título acertadísimo, quizás uno de los mejores de las novelas que se han publicado recientemente. Anuncia el tema principal de la obra, los límites entre la ficción y la realidad y, más allá, la necesidad de refugiarse en la ficción para aproximarse a la realidad y comprenderla. Así Mario Levi entiende a la familia y a la historia como una ficción. Ambas pueden construirse a partir de la literatura, lo que le permite, como el juego que esta significa, en primer lugar, distanciarse de ellas; en segundo, sobrevivirlas gracias a este distanciamiento y, en tercero, ponerlas por escrito. Pues su objeto es guardar la memoria de una y la otra, ya que Levi sabe como nadie que: “para sobrevivir teníamos que abrazarnos una vez más a nuestras mentiras”. Porque, en definitiva, narrar: “quería decir, una vez más, saber descubrirse, entenderse y verse a sí mismo”.

 

estambul era un cuento, literatura turca, mario levi

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Patricia Almárcegui

Libros relacionados con  Estambul era un cuento

Comentarios sobre  Estambul era un cuento

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.