GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Naturaleza y cultura en Palencia

Barruelo, Brañosera y Valdecebollas ofrecen montañas accesibles de más de dos mil metros, circos glaciares, vistas maravillosas, arte románico, patrimonio industrial y minero, interesantes museos y magnifica comida de pueblo.

11 de julio de 2016

Veníamos por el arte, la cultura y el paisaje en la cordillera Cantábrica al norte de Palencia. Barruelo, Brañosera y la subida al Valdecebollas ofrecían todo eso. Sólo que ahora, en verano, en el collado Sestil, a prácticamente dos mil metros, el viento casi nos arrastra, la temperatura baja a cerca de los cero grados, la niebla lo cubre todo y cae aguanieve. Infernal. Son las once de la mañana y dudamos si seguir… ¡o volvernos a la cama! Continuamos a pesar de un conato de rebelión por parte de la expedición. En la cumbre, al igual que esas  aventuras en el Himalaya, estuvimos pocos minutos. No veíamos nada. Descendimos con rapidez. Cuando ya parecía que estaba todo perdido, el viento se calmó, la niebla despejó y pudimos disfrutar del circo glacial de la cara norte del Valdecebollas. A pesar de esta situación meteorológica, la subida es fácil y hermosa. Uno se sitúa en zonas altas de la cordillera Cantábrica, encima de un valle glaciar muy bien conservado y en el que los plegamientos del Terciario y Cuaternario son evidentes, y el Carbonífero, claro está, cuya superficie se extiende también por León y Asturias.  

Barruelo de Santullán,  en el norte de Palencia, completa de una forma sencilla y bella todo lo que se puede pedir a unos días de viaje. Ofrece arte, museos y patrimonio industrial y urbano de los siglos XIX y XX. Innecesario insistir en las iglesias del románico de montaña en Palencia. No faltará mucho para que sea declarado Patrimonio de la Humanidad esta forma de hacer arte que mezcla la sutileza sobria y clara del que vino de Francia, con la belleza salvaje de estas montañas de Palencia en las que, como si de un cuento se tratara, aún hay bosques casi vírgenes, lobos, osos, urogallos… Son paisajes, poco conocidos y con muy poca presión demográfica. Hay que recordar que esta zona fue repoblada alrededor de siglo IX como parte del plan de expansión y control de los nuevos reinos cristianos. Antes de ellos estuvieron los legionarios romanos de Augusto. Estos paisajes se citan en crónicas de esa época. No quedan apenas vestigios de esa época que ya sólo se pueden contemplar con la imaginación.

Barruelo es un pueblo de montaña, pero sobre todo es un pueblo minero. El carbón se descubre en 1838 y se inicia su explotación artesanal. Su explotación, que está bien documentada, se inicia en 1842 y acaba en los años finales del siglo XX. El pequeño y magnífico Centro de Interpretación de la Minería ilustra bien esta actividad, además de conservar y publicar ensayos bien realizados sobre temas mineros. De este pasado conservan unas minas (privadas e, increíblemente, inaccesibles) dentro del casco urbano. Desde lejos se pueden ver muchas de las infraestructuras necesarias para la explotación. Ya se están deteriorando sin que los sucesivos gobiernos centrales, autonómicos o locales hayan hecho lo que parece más evidentemente necesario: expropiar.

Fin de semana de naturaleza y cultura en Palencia

Ayuntamiento de Brañosera.

Existe también una mina visitable. Es una simulación, un decorado, pero perfectamente realizado y que permite comprender cómo funciona una mina y cómo trabajaban los mineros. El pueblo aún conserva edificios de cuando allí moraban casi diez mil habitantes. Se ven algunos edificios de corte racionalista, otros de arquitectura “paternal” destinados a acoger a las familias de los mineros y un enorme cuartel de la Guardia Civil. Se temía a los mineros que en 1934 se levantaron en armas ante una situación de injusticia más extrema aún que la habitual.

Conviene visitar dos edificios de la época minera que en la actualidad son bares. La residencia de ancianos tiene uno con un bingo de lo más animado. Hay gente de toda edad. Y las antiguas escuelas maristas también recogen parroquianos para jugar partidas de parchís, de cartas (mixtas, cosa poco habitual) y ver los partidos de fútbol por  televisión.

Y cerca está Brañosera. Ya el nombre nos recuerda por dónde puede ir la naturaleza de este enclave. A pesar de su lejanía, fue el primer pueblo que recibió un fuero que lo convertía en el primer ayuntamiento de España allá por el año 824. Un monumento algo kitsch lo conmemora. Es un pueblo bello que, como casi todos en esta zona, tiene una sencilla iglesia románica con una bella portada cerrada a cal y canto y una metálica y horrenda al lado. Un bar restaurante llamado La cueva del Coble merece ser visitado. Es un delirante cúmulo de objetos lo que allí se encuentra. Piense el lector en alguno por extravagante que sea… y estará.

Barruelo y Brañosera son hoy pueblos fácilmente accesibles. Sólo en pleno invierno, a veces, el hielo o la nieve pueden dificultar la comunicación por unos días. Pero en los tiempos antiguos esta zona estaba en los confines de España. Eso hace su visita una delicia histórica, cultural… Y paisajística. La subida al Valdecebollas, vuelvo al inicio de esta nota, era uno de nuestros objetivos principales.

Esta montaña achatada pero alta (más o menos 2.144 metros) tiene un fácil acceso. Al poco de salir de Brañosera en dirección a Campoo (en Cantabria), una carretera deteriorada pero asfaltada sube hasta el Golobar. Acaba en un edificio lastimosamente abandonado que iba a ser el centro de una estación de esquí. Desde ahí se sube al collado Sestil y, siguiendo la arista, se llega a la cima. Todo el tiempo es posible encontrar hitos de piedra. Algunos de ellos grandes y elegantes. Con esta subida bastaría para justificar la excursión, dado el paisaje y las vistas que se obtienen. Pero sin duda merece la pena dedicar ya el día completo e introducirse en el interior del antiguo glaciar de su vertiente norte. El valle está lleno de restos, de signos del antiguo glaciarismo. Hay varias lagunas pequeñas y una algo mayor: Sel de la Fuente. Un lugar ideal para ver la cordillera, descansar… estar. Y de ahí, si se desea, se puede realizar un fuerte descenso (que luego será ascenso) hasta la surgencia llamada cueva del Cobre, que recoge todo el agua de la lluvia y la nieve de esa zona. Se introduce en sumideros muy evidentes, como la mencionada al lado de Sel de la Fuente, y luego afloran en la fuente del Cobre. Allí la corriente de agua es ya continua y es donde empieza a llamarse Pisuerga. Un camino casi imperceptible pero con abundantes hitos de piedra nos conduce hasta la cueva. Si además se va en primavera, la montaña está repleta de flores. De esas diminutas que no hilan ni tejen, como se recordaba en el Sermón de la Montaña. Colores rojos, amarillos, azules, blancos, morados… purísimos y radiantes. Flores de diseño minimalista. Y el olor. Plantas salvajes y mas bien feúchas con aromas  que dan una dimensión sensorial al paisaje muy profundo. Recordemos que el olfato es una de las estructuras cerebrales más antiguas que tenemos.

En un fin de semana no es fácil encontrar montañas accesibles de más de dos mil metros, circos glaciares, vistas maravillosas, nacimiento de un rio importante, arte románico, patrimonio industrial y minero, pueblos de montaña, magnifica comida, museos… Barruelo, Brañosera, Valdecebollas.

Montañismo, viaje a palencia, viajes culturales

12345 (4 votos. Media: 4,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  Naturaleza y cultura en Palencia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.