GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Flandes y el pintor James Ensor

Viajar por Flandes   siguiendo a sus pintores nos hace salir de los caminos más habituales que recorren los turistas con una guía de viajes. James Ensor es un acicate para descubrir el color de las ciudades, cielos y paisajes que han inspirado a tantos artistas.

1 de septiembre de 2012

El país flamenco ha sido siempre fértil en pintores, desde los anónimos del siglo XIII y XIV, pasando por los llamados primitivos, hasta los actuales, como Luc Tuymans. Probablemente hay varias causas para esa abundancia de pintores: la riqueza de su emergente burguesía, la religiosidad, pero también la luz especial y los cielos del Plat Pays. La luz, aunque se piensa que el norte carece de ella, no es solamente el timbre, sino los tonos. Tan plano que el paisaje en Flandes está más en los cielos y los perfiles de sus ciudades, en los matices de sus nubes, en sus grises y en el sol que, cuando osa lucir, ofrece calidades especiales que incitan a la pintura. Los cielos de Ensor, sobre todo los de su primera época, los volverá a contemplar el viajero, aunque su ciudad natal, Ostende, haya cambiado devastada más por las excavadoras que por las bombas. A pesar de todo, es obligado visitar su Museo Real de Bellas Artes.

Obra de James Ensor

Ensor, en la estela del genio creador de tantos pintores flamencos, y particularmente de Brueghel y El Bosco, sigue a finales del siglo XIX la vía belga del expresionismo. Como era de esperar, es inicialmente rechazado por la cultura establecida, siendo muy pocos, entre ellos el poeta Emile Verhaeren, quienes le apoyen. Hay un paralelismo entre el poeta Emile Verhaeren, que era de St. Amand, no muy lejos, y Ensor. Las ciudades tentaculares, el canto a la cerveza y a la vida, así como un cierto gusto por el esperpento, y un ánimo sin embargo bastante moralizante, se palpan en ambos. Su pintura, con mucha materia, es un canto al color, a la simbología y tiene ese carácter de ironía, incluso de sarcasmo, que muchos de sus contemporáneos no le admitirán. Nuestro pintor, que empieza su carrera con humor y jovialidad, se irá hundiendo en la melancolía, a pesar de los honores que le van atribuyendo, más cargas que beneficios, pues le harán ir perdiendo su furia inicial.

El viajero español encontrará algunas resonancias curiosas cuando redescubra a James Ensor (1860-1949) en su territorio. El gusto por lo grotesco, casi surrealista, y una cierta evocación de la exuberancia, de la religión criticada como carnavalesca (‘Entrada de Cristo en Bruselas’), las máscaras, esqueletos y danzas que Ensor denuncia, pues los considera un fraude del verdadero sentimiento cristiano, nos llevan directos a Solana y a Darío de Regoyos, el gran colorista, que fue precisamente amigo personal del ostendés.

El museo de James Ensor en Ostende, sus cuadros en el Museo de Amberes, inspirarán los pasos del viajero. Pero éste habrá de salir de los lugares más turísticos y –las distancias no son largas– detenerse, al oeste, en la pequeña ciudad de Furnes (Veurne, en flamenco), el “último girón de patria” (Verhaeren), territorio irredento, no ocupado, en la Primera Guerra mundial. Fue una notable guarnición española donde, junto al Spaans Paviljoen –el cuartel de los oficiales españoles en el siglo XVII–, en Semana Santa hay procesiones de encapuchados, los Penitentes, que parecen recordarnos los dos siglos en que esa parte de Bélgica fue provincia española, aunque puede ser una reminiscencia de ritos más antiguos, del siglo XII.

Visita de Ypres

öleo de J-A. R.B,

El viaje por el noroeste de Bélgica nos llevará también a Ypres, antiguo centro de la industria textil y del paño, donde fue obispo el célebre Jansenius. La gran Lonja fue casi destruida en la Gran Guerra (la palabra yperita, el gas mortífero, viene de que allí sería por primera vez utilizado por las tropas del Káiser). Reconstruida, alberga un interesante museo sobre el conflicto. En las afueras de la ciudad, cada 11 de noviembre, efemérides del Armisticio de 1918, miles de descendientes de los soldados del Imperio británico (gurkhas, sikhs, australianos, neozelandeses, sudafricanos, canadienses, escoceses, ingleses) vienen a rendir tributo a la memoria de sus antepasados.

Tarjeta del Hostal de Aragón, en Lierre

El hostal de Aragón, en Lierre

Hablando de toponimia, recuerde el viajero que la palabra “popelín” viene de la vecina Poperinge, otro centro textil muy antiguo, cercano al país de Marguerite Yourcenar que ella inmortalizó en el primer volumen de sus memorias, Recuerdos piadosos, Souvenirs pieux. Es un país de gran densidad histórica y cultural.

Entre las localidades menos conocidas, invito al viajero a visitar Lierre, Lier, a poca distancia al sur de Amberes, pequeña ciudad con canales –una pequeña Brujas, pero sin turistas– donde se casó Juana de Castilla, llamada indebida y cruelmente “La Loca”, con Felipe el Hermoso. Su hijo, el emperador Carlos V, nacería en la cercana Gante. Reminiscencias de la época española se encuentran en sus casas y calles, como la Aragonstraat. A propósito, si el lector pasa por el Museo de Bellas Artes de Bruselas, no deje de contemplar el retrato de doña Juana, tierno y patético, del Maître de l’Abbaye d’Afflighem. Toda la personalidad de esta mujer dulce, que tanto sufrió, está recogida en su postura y su mirada.

Rutas de pintores y paisajes flamencos hay muchas, tantas como pintores, baste ahora  recordar a Paul Delvaux, con su pequeña casa museo cerca del mar, en Kocksijde-St. Idesbald; a Constant Permeke, o al excepcional simbolista Leo Spilliaert.

Paisaje, pintores

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Comentarios sobre  Flandes y el pintor James Ensor

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.