GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Gaziel a la conquista de París

Pronto se cumplirán 50 años de la muerte de Gaziel, pseudónimo del periodista y escritor Agustí Calvet que, como Pío Baroja y Azorín, un día decidió aventurarse, viajar a París y perderse entre librerías de nuevo y de lance, en la colina de Montmartre, en el Bois de Boulogne y en el quartier Latin.

2 de enero de 2014

La misma ciudad, distintas miradas. La visión de Baroja, la de Azorín, la de Gaziel, tan distintas. Va a hacer cincuenta años que Agustí Calvet, Gaziel, desapareció. Sería una obligación de todo español conocer mejor a los escritores de todas las tierras ibéricas y que Gaziel no fuera solamente un patrimonio de La Vanguardia (para la que trabajó y dirigió, y a mucha honra que lo citan y lo recuerdan en este extraordinario periódico, de los mejores de Europa). 

En 1907, el estudiante catalán Agustí Calvet decide aventurarse a París, donde empezaban a circular los automóviles y el metro ya era una maravilla, en plena construcción, con todo el bulevar Saint Michel levantado, por ejemplo. Algo que lamentará Pío Baroja, a la sazón también en la ciudad, pues era un pretexto para sanear, es decir, destruir, todos esos islotes insalubres de calles estrechas, húmedas y oscuras donde habitaban sus personajes más interesantes. Gaziel, por el contrario, se extasía ante el barrio Latino, antes el Panteón y, como tantos españoles, queda deslumbrado por las librerías de nuevo y de lance.

Agustí Calvet, Gaziel.“Corría todo, escudriñaba todo: de los altos de Montmartre y de Les Buttes Chaumont hasta la llanura de Montrouge; del Bois de Boulogne al de Vincennes, mis pasos no perdonaban un monumento, un jardín, un square, un puente, una plaza, un barrio, sin olvidar un solo templo…”. Tras asistir a los cursos de Henri Bergson en la Sorbona, nos dice: “Bergson es bien francés, más que servir a la razón, se sirve de ella, como Pascal”. Su primera escapada a París terminó cuando los padres de los tres estudiantes de Derecho decidieron que la aventura les salía muy cara y había terminado.

En París, Gaziel reflexiona, el pensamiento francés le estimula para comprender qué sucede en la Península Ibérica, cómo Cataluña podría ser la Prusia de Alemania o el Piamonte, el motor de toda Iberia. Cuando recibe la noticia de la muerte de Frédéric Mistral, el felibre provenzal, piensa que el poeta hubiera estado mejor enterrado en el corazón de Cataluña, donde sí se le aprecia, y no en la indiferente Francia “que le volvió la espalda”.

Luego estaría de nuevo, durante la Gran Guerra, viviendo en el recoleto y umbrío Square de Furstenberg, por detrás de St. Germain des Prés. En esta placita, también descrita por Azorín, está el taller de Delacroix, y hoy la magnífica tienda de tejidos de Canovas, Flamant, la tienda belga de decoración, y el pequeño rincón de la galería de Serge Aboukrat, quien nos presenta siempre increíbles fotografías y daguerrotipos, únicos, excelentes. Agustí Calvet, alumno de la Sorbona, se topa con la Primera Guerra Mundial. Toma nota. Agosto de 1914. Movilización del ejército francés contra el enemigo alemán. Bajo el título Diario de un estudiante en París, sus notas llegan a manos del director de La Vanguardia, Miquel dels Sants Oliver, y se ganan la aceptación de los lectores. Calvet pasará a la historia del periodismo con el pseudónimo de Gaziel. Las biografías periodísticas empiezan así.

En diciembre de 1914, Gaziel recoge en el Quai d´Orsay su acreditación de corresponsal. Escribirá 350 crónicas que verán la luz en cuatro tomos: el recorrido más exhaustivo de un reportero español en la Gran Guerra. Manuel Llanas y Plàcid García-Planas lo compendian en el libro En las trincheras. Llanas destaca el viaje del periodista de París a Monastir (la Macedonia actual, aunque Monastir es hoy Bitola): “Acompañado por un danés a quien conoce durante el viaje a Grecia y que resulta ser un espía al servicio de Alemania, Gaziel recorre, en medio de un temporal de nieve, parajes de abrupta geología habitados sólo por lobos. Y, alojado en un ruin hostal de camino, contempla la llegada de compactas comitivas de misérrimos campesinos serbios, ateridos de frío, hambrientos y fugitivos de su país invadido”. Su crónica alerta sobre el “eterno retorno” de los demonios europeos. La lección del periodismo que hace historia: “Llamémosle inglesa, turca, serbia, italiana u holandesa, la turbamulta de los desheredados permanece siempre la misma, sumergida en su miseria, sujeta a todos los males y arrastrada, sin tener arte ni parte, a sufrir las calamidades de la vida”, nos dice el periodista y escritor.

Panteón de Paris.

Lexe-I, Flickr.

En Verdún, Gaziel se asoma a la fosa común de franceses muertos. Le acompaña un círculo de soldados cabizbajos, como hipnotizados: “¡Su visión es horrible! Los cuerpos están mutilados, vestidos con el uniforme militar hecho trizas, manchado de sangre, asqueroso. Los rostros aparecen contraídos por espasmos macabros de rabia y de dolor supremos…”. La fosa se va llenando de tierra: “Un pequeño túmulo de gloria, con una cruz en lo alto y un cartelón con varios nombres olvidadizos, vulgares”.

La guerra del 14 como memoria del subsuelo. Los soldados comparten con las ratas galerías fangosas. Un coronel guía a los periodistas por un exasperante laberinto de trincheras. Cascos y máscaras anti-gas: “Le seguimos a tientas, como buzos inexpertos”, apunta Gaziel. En los hoyos cenagosos de Souville y de St. Gond, la comitiva siente sofoco, opresión pulmonar y hedor a podredumbre. La macilenta bombilla eléctrica revela rostros de soldados “mustios, negros como el barro de estas tierras malditas; sus ojos febriles arden en la oscuridad”.

Qué diferentes sus reportajes de las frases más épicas que reales de Blasco Ibáñez, pagado por la propaganda aliada, o de las convencionales páginas de otro escritor a suelgo, Gómez Carrillo. Gaziel establece la verdad, es humano, directo y no cae en la pesadumbre o la piedad peligrosa. Es un periodista.

Gran viajero, escritor observador y sensible, nos dejó otros libros singulares, como Portugal enfora, y Por dentro de Castilla, de su Trilogía Ibérica. Además de sus memorias (hasta 1914) Todos los caminos llevan a Roma (Tots els camins duen a Roma). Un escritor al que habría que volver.

agusti calvet, gaziel, viaje a paris

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Gaziel a la conquista de París

  • TOTS ELS CAMINS DUEN A ROMA MEMÒRIES I GAZIELGAZIELGAZIELGAZIELGAZIELGAZIEL
    EDICIONS 62

  • PORTUGAL ENFORA CALVET PASCUAL AGUSTIN GAZIEL
    SELECTA

  • EN LAS TRINCHERAS GAZIELJOSE BERNARDO CARRASCORAMON CAMPAYOALEJANDRO SUAREZ SANCHEZ-OCAÑAJUAN PEDRO QUIÑONEROMANUEL AZAÑAARACELI MANJONBARBARA TUCHMANJULIO CAMBAMEGAN M
    DIERESIS

Comentarios sobre  Gaziel a la conquista de París

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.