GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

Histórico noticias



Irán, Armenia y otros recuerdos

El recuerdo de una pieza del Museo Armenio de Isfahan, un traje tradicional, sirve como pretexto para hablar de Irán, de Armenia, de las relaciones que estos países de Oriente Medio mantienen con España y del libre uso de la lengua como símbolo de independencia.

5 de marzo de 2013

En el año 2005 viajé a Irán. Durante dos meses inolvidables, visité Teherán, Shiraz, Isfahan, Yazd, Kerman, Masuleh, Kasan, Qom y Mashad. También intenté ir al estrecho de Ormuz, pero las fechas coincidían con las vacaciones de los iraníes y los vuelos estaban completos. Una de las diferencias de entonces de Irán con otros países musulmanes era que sus habitantes hacían turismo por el país y llenaban los museos, monumentos, alojamientos y transportes. Ahmanideyad acababa de ganar las elecciones y los iraníes se sorprendían tanto o más que los occidentales de ello. Curiosamente, les gustaba burlarse de él, de sus gestos exagerados y de su corta estatura.

Escudo de Isfahan, Irán.

Xiquinho Silva, Flickr

En Isfahan aproveché para quedarme unos días. Sabía de la importancia de la comunidad armenia en la ciudad y fui al barrio de Jolfa. Allí estaba el Museo Armenio que visité con gran curiosidad, deseosa de conocer la historia del país a través de sus propias voces. Desde el fondo de una sala oscura, una pieza llamó mi atención. El verde sutilísimo de una gasa y la fuerza del dorado brillaban tras un cristal. Me acerqué. Era el traje tradicional armenio. Lo conocía pero no sabía por qué. De pronto, me vino una imagen a la cabeza. Una fotografía del Carnaval de 1979 de la clase de mi colegio y mi amiga Eva, con la dulzura que le sigue caracterizando, vestida con él. La fecha, ahora me doy cuenta, coincidía con la de la revolución iraní.

Como un tesoro de la historia privada que guardamos cada uno de nosotros, ese encuentro de Isfahan me hizo recordar a Bella, la madre de Eva. Asimismo, los relatos extraordinarios que me contaba de sus viajes al país y el esfuerzo que hacía yo por aquel entonces para aprender a decir correctamente el nombre mágico de donde venía que, como ella mismo me enseñó, era “Persia”.

El año pasado coincidí con Eva tras más de veinte años sin vernos. Su madre había muerto hacía unos meses. Hablamos del paso del tiempo y de cómo a partir de los 60 años (yo creo que mucho antes) se vuelve hacia el origen y la infancia. Los últimos años de Bella habían sido felices; entre otras cosas, porque por fin había podido usar y disfrutar de su lengua, el armenio, en sus frecuentes visitas a Armenia.

José y Bella se conocieron estudiando en Alemania, donde se casaron. Ella había nacido en Qazvin (al norte de Teherán), donde su familia se había instalado tras la revolución rusa, y era armenia iraní. Fue al colegio armenio y aprendió ruso, farsi, armenio y francés. Su madre murió al poco tiempo de nacer y se educó con sus tíos. Por una extraña coincidencia, su nieta Anahit, la hija de Eva, lleva el mismo nombre que su tía. Bella dejó los estudios de medicina al casarse y se instaló con su marido en Madrid, donde nacieron sus hijas Anabella, María y Eva, y luego en Zaragoza.

Tras la caída de la URSS, la que había sido República Socialista de Armenia se independizó. Las amigas de la infancia de Bella, muchas de ellas en California, como tantos otros iraníes que abandonaron su país tras la Revolución, comenzaron a visitar Ereván, la capital armenia. En uno de esos viajes, las acompañó y, a partir de entonces, empezó a pasar unas semanas al año en el país. A Eva le solía decir: “¿Sabes lo que es poder usar tu lengua, sabes lo que es ver todo escrito en ella?”

Niño armenio en Yerevan con el traje tradicional.

PanARMENIAN, Flickr.

Hace unos años, Eva y su marido, Chema, comunicaron a la familia que querían adoptar niños. Estaban pensando en Rusia. Bella se adelantó y propuso que fueran armenios. Así comenzaron los once viajes que hicieron madre e hija a Armenia a lo largo de cuatro años para tramitar la adopción, primero de Armen y luego de Anahit. Bella fue la encargada de hablar y traducir todo lo necesario en el Ministerio de Asuntos Sociales y en el orfanato de Ereván durante el tiempo que duró el proceso. Hasta entonces no se había tramitado ningún expediente de adopción de España con Armenia; además de que no existía Embajada Española en el país, ni su respectiva en España. Armen llegó a Zaragoza con seis meses y, un año más tarde, Anahit con ocho meses. Son los únicos niños adoptados procedentes de Armenia en España, pues uno de los requisitos para conseguirlo es que tengan un familiar armenio. Durante cuatro años, Bella disfrutó de sus nietos y les pudo hablar en su lengua. A Eva le solía repetir: “Son mis niños”.

Chema ha aprendido armenio y lo escribe, una lengua muy complicada. Eva lo entiende, lo mismo que, desde pequeña, le ocurre con el farsi. No habla ninguna de las dos, pero por una extraña razón, los comprende, acostumbrada quizás a oír hablar a su madre desde niña por teléfono con sus familiares. Armen y Anahit pudieron compartir con su abuela la lengua y otras muchas cosas, hasta el año pasado que falleció. De ella, le gusta decir todavía hoy a José, su marido: “Me casé con una iraní que se volvió armenia”.

Experiencia de Viaje

12345 (8 votos. Media: 4,25 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Patricia Almárcegui

Comentarios sobre  Irán, Armenia y otros recuerdos

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • Pingback: Artículo | Patricia Almarcegui

  • 19 de marzo de 2013 a las 18:28

    ¡Qué hermosa historia!. Como ha muchos hace años que quiero conocer Armenia y también Irán. Has renovado y acrecentado mis deseos, Patricia.

    Por Francisco