GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Josefina Castellví

Que se sepa, la primera mujer que pisó la Antártida fue, en 1935, la esposa de un capitán ballenero. Pero no puede decirse que Caroline Mikkelsen hiciera mucho más que bajarse del barco, pisar un glaciar e izar una bandera en nombre de Noruega. Nada que ver con el trabajo desarrollado por la científica catalana en la Base Antártica española.

3 de febrero de 2014

Que se sepa, la primera mujer que pisó la Antártida fue, en 1935, la esposa de un capitán ballenero. Pero no puede decirse que Caroline Mikkelsen hiciera mucho más que bajarse del barco, pisar un glaciar e izar una bandera en nombre de Noruega. Fueron recibidos por los vecinos del lugar –como siempre, elegantemente trajeados con su frac habitual– y, una vez cumplido el protocolo de rigor, la tripulación se despidió para continuar la expedición. Algo más de tiempo pasaron en el continente helado Edith Ronne y Jennie Darlington: aunque en principio también viajaban en calidad de consortes, la primera se encargaba de escribir notas de prensa, y la segunda acabó publicando un libro –My Antartic Honeymoon– donde se lamentaba: “Taking eveything into consideration, I do not think women belong in Antarctica”.

Josefina (Pepita) Castellví, cuya epopeya científica en la Base Antártica española narra el documental Recuerdos de hielo, de Albert Solé, se irrita ante la cita:

“Pues yo he estado muy bien siempre en la Antártida… ¡como que me he pasado 10 años!”

Josefina Castellví con un pingüino en la Antártida.

Minimal Films.

La Línea del Horizonte: Bueno, la declaración data de 1947… Y, por entonces, había quien aún pensaba que una mujer no estaba físicamente preparada para aguantar tan extremas condiciones climáticas.

Josefina Castellví: No sé, no conozco sus circunstancias, pero repito que yo siempre me he encontrado muy bien en la Antártida, al igual que otras muchas compañeras mías. Los lugares no son ni para hombres ni para mujeres, sino para los seres humanos que consiguen adaptarse.

LDH: Llegó a las Shetland del Sur en 1984 y, aun siendo la primera española en dirigir una base científica en la Antártida, rechaza el título de pionera.

J.C: Queda muy bonito decir que eres pionero, pero no, yo no me puedo comparar ni con Shackleton ni con Byrd. Yo no he comido nunca carne de pingüino ni de foca ni he tenido que coger huevos de pájaro para sobrevivir. Nosotros tenemos muchas comodidades…

LDH: Habla como si la Base Juan Carlos I fuese un hotel… ¿Ya no es duro vivir en la Antártida?

J.C: ¡Oh, claro que es duro vivir en la Antártida! Las tormentas de nieve y, sobre todo, el viento, las grandes ventiscas, te hacen sufrir mucho, porque con capaces de levantar planchas de hierro de kilos y kilos. Pero no tiene nada que ver con lo que soportaron los verdaderos pioneros. Ahora lo pasas mal cuando se te revienta una cañería y te quedas sin agua caliente en la base, ¡pero es que esa pobre gente no tenía agua caliente para ducharse! Usaban trajes de piel de foca girada que costaban muchísimo de secar, mientras que nosotros colgamos el gore-tex y, al cabo de x horas, ya te lo puedes volver a poner.

Josefina Castellví en una escena del documental 'Los recuerdos de hielo'.

Minimal Films.

LDH: ¿Qué papel desempeñaba la ciencia en aquellas primeras exploraciones antárticas?

J.C: Las primeras expediciones eran una mezcla de ciencia propiamente dicha y exploración geográfica. Piensa que hay puntos en la Antártida donde, aún ahora, nadie ha puesto los pies. Por ejemplo, el punto más elevado de la isla Livingston, el monte Friesland, no se coronó hasta que dos compañeros nuestros, Cesc Sábat y Jorge Enrique, alcanzaron su cima por primera vez.

LDH: James Cook dijo en su momento que el descubrimiento de la Antártida no reportaría ningún beneficio al mundo. En perspectiva, ¿qué le contestaría?

J.C: Pues que estaba equivocado, evidentemente. En el hielo de la Antártida está escrita la historia del planeta Tierra, y los científicos lo que hacemos es aprender a leer el hielo. En la Base Juan Carlos I se realizan estudios de todo tipo: de evolución, de zoología, de botánica, de meteorología… Pero, para mí, los más sobresalientes de la investigación Antártida son los registros paleoclimáticos, que se dedican a recoger datos de cientos de miles de años atrapados en las capas de hielo.

LDH: Pero no todo sería trabajo… ¿Cómo pasaban sus ratos de ocio en la isla Livingston?

J.C: Bueno, ¡estábamos tan cansados…! Hacíamos jornadas de 15 y 18 horas y yo, particularmente, llegaba a la noche tan rendida que lo único que buscaba era la cama.

LDH: Se hizo cargo de la Base Juan Carlos I porque ninguno de sus compañeros se atrevía a asumir esta responsabilidad. ¿Qué supone ser jefe de base?

J.C: Tienes que ocuparte absolutamente de todo. La responsable eres tú y tienes que encontrar solución a todo. Pero esto no significa que el jefe de base sea un dictador, ni mucho menos. Al contrario, con una responsabilidad tan tremenda lo que intentas es repartir competencias y, sobre todo, hacer piña, porque hay muchos trabajos que no los puede hacer una persona sola, tiene que haber un equipo de gente que se ayude. Creo que eso lo logramos, el ser solidarios unos con otros, y el resultado fue el inicio de la investigación científica española en la Antártida.

Josefina Castellví junto al equipo de la Base Antártica Juan Carlos I.

Minimal Films.

LDH: ¿Qué es lo que le hace sentir más orgullosa de sus años de gestión?

J.C: Hui, orgullosa nada, porque me equivoqué mucho y cometí muchos errores, ¡pero es que no teníamos experiencia alguna! Afortunadamente, la memoria humana tiene la cualidad de borrar los episodios desagradables, y sólo me acuerdo del esfuerzo y el cariño que pusimos para tirar adelante.

LDH: ¡Pero seguro que se acuerda de cuántas veces ha cruzado el paso de Drake!

J.C: Pues exactamente, exactamente no lo sé… Entre 20 y 22. Las tormentas más grandes del mundo se dan en esta latitud, por la convergencia de las corrientes que vienen del océano Atlántico y Pacífico, sumado a un continuo rosario de borrascas que hacen que el mar allí esté siempre muy bravo. Uno de los pasajes más malos que recuerdo fue con el Hevelius: era un barco muy pequeño, polaco, porque, en ese momento, España no tenía barcos propios para ir a la Antártida, el Hespérides no existía, y dependíamos de otros que nos llevaran. Y otro paso horrible fue el del año pasado, cuando regresé a la Antártida para grabar el documental… ¡Cuatro días con olas de cuatro metros!

LDH: Este año, el Hespérides no ha podido ir a la Antártida por falta de presupuesto. ¿Qué supone esto?

J.C: Una marcha atrás, un retroceso. Es cierto que es muy caro ir a la Antártida, pero están tirando por la borda todo el esfuerzo que hicimos. Es como si volviésemos a empezar de cero… ¡Inaudito!

LDH: Imaginamos que siguió de cerca el rescate del barco ruso Akadémik Shokálskiy estas navidades…

J.C: Sí, pero esto más bien me pone de mal humor explicarlo… Lo que ha pasado con estos rompehielos que han quedado atrapados es un ejemplo de todo lo que no se tiene que hacer en la Antártida. Es decir, pusieron tres rompehielos con sus tripulaciones en marcha, con el enorme coste económico que ello supone, para ir a rescatar a unos turistas. ¿Y esto quién lo paga? Hoy en día, estos barcos tienen dificultades en todo el mundo para preparar sus expediciones científicas, y resulta que, cuando estaban trabajando, reciben una llamada de socorro y, evidentemente, lo tienen que abandonar todo para salvarlos, porque en la Antártida no hay nadie más. Esto se tiene que regular de una forma u otra, no puede ser… La Antártida es una tierra para trabajar e investigar. Yo me despedí en el año 94 del hielo, y no quiero volver si no tengo un trabajo que hacer. Así que, como turista, a mí allí no me busquéis, porque no me encontraréis.

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

Actividad científica, akademik shokalskiy, documentales, ernest shackleton, exploradores polares, josefina castellvi, los recuerdos de hielo

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Meritxell-Anfitrite Álvarez-Mongay

Comentarios sobre  Josefina Castellví

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.