Azímut

21 de octubre de 2018
“Un derecho que pocos intelectuales se preocupan de reivindicar es el derecho a la errancia, ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Festival Liternatura

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “¿No tienen las montañas, las olas y los cielos otro significado, salvo el que le otorgamos conscientemente, cuando las usamos como emblemas del pensamiento?” Seguro que las palabras de Ralph Waldo Emerson resonarán en el primer festival de literatura y naturaleza que se celebra en el MUHBA Vil·la Joana de Barcelona los próximos 20 y 21 de octubre, con el objetivo de visibilizar una tendencia editorial en alza como es el Nature Writting. Presentación de libros, conferencias, ...[Leer más]

  • Anaran

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hay una tierra al norte, muy lejos... Una tierra donde los inviernos son largos y el sol no brilla. Los días son tan oscuros como la noche. La tierra yace bajo espesos mantos de nieve y el mar se encuentra cubierto de hielo. Vientos salvajes silban y aúllan . No hay árboles en la tierra, no hay barcos en el océano. Es la tierra del rey Helado. Una tierra de más de mil años, donde los icebergs son tan grandes como montañas. Y hace frío, frío, frío... " Northland. Cuento inuit. A ...[Leer más]

  • Asia y el Museo Naval

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los marinos españoles no eran solo magníficos pilotos y valerosos estrategas; eran también hombres cultos, con pasión científica y curiosidad infinita. Fueron ellos quienes, con los materiales que iban recopilando aquí y acullá, nutrieron la colección  del actual Museo Naval. Especialmente entre 1840 y 1880, muchos marineros destinados en Filipinas remitieron a España generosas piezas relacionadas con Asia, sobre todo procedentes de China, con las cuales se creó un exclusivo Gabinete ...[Leer más]

  • El diccionario de Marie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Marie Wilcox es la última hablante fluida de wukchumni, un dialecto de la tribu homónima, en el sur de California. Pasó más de siete años trabajando en un diccionario que se publicó en 2014 y que continúa actualizando, como muestra este corto-documental. Se trata de la obra más completa que existe al respecto, ya que, como la mayoría de nativos norteamericanos, los Wukchumni no escribieron su idioma hasta hace poco (las primeras gramáticas documentadas datan del siglo XX). El libro ...[Leer más]

  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Kuala Lumpur y Malaca, las últimas gotas del cuaderno

Estas son las últimas páginas de un diario cuya escritura empezó en la isla Penang y que, tras visitar el estado de Perak y su capital, Ipoh, se abre a Malaca y Kuala Lumpur, la gran ciudad de Malasia. Había estado en un país… pero parecía que regresaba de varios.

20 de septiembre de 2018

Kuala Lumpur y Malac

Escribiré un día el diario completo de Malasia, con todo aquello que no cupo ni cabría en los artículos ni en los textos ya redactados y aún por redactar, porque cada vez que repaso las centenas de fotografías tomadas en Malasia acumulo sensaciones nuevas que todavía no podría ni sé describir. Experimentar y escribir son dos procesos que pueden coincidir en el tiempo, pero en el imperio de la actualidad y de los resultados inmediatos, me gusta pensar que no lo hacen. “No cedas a la prisa. Para quien sabe esperar, todo tiene en el tiempo, su momento”, me lo dijo hace años un monje budista. Lo anoté en mi cuaderno y en mis neuronas.

Desde entonces, guardo la idea de frenar, aunque sea modestamente, el rendimiento obsesivo que no encaja en algo tan hermoso como es descubrir una cultura diferente, un país desconocido hasta la fecha, y hacerlo sin adelantamientos, a la velocidad justa, dejando incluso que las frases adquieran ese tono hipnótico de quien cuenta una historia antes de dormir.

En un viaje como el realizado en Malasia, hay muchas escenas que recordar, historias individuales tan grandes como las colectivas, historias que pueden relatarse sin guardar un orden cronológico, colocando al final los episodios primeros; por eso, Malaca, que fue casi la última página del diario, precede a Kuala Lumpur donde estuve días antes.

Kuala Lumpur y Malaca

Kuala Lumpur y Malaca

Una vez en Malasia, visita Malaca. Es una de las ciudades más hermosas del país, donde la historia casi se mastica. Fundada en 1401 y bañada por el estrecho de Malaca, su pasado de puerto internacional atrajo a portugueses, holandeses y británicos. En el barrio chino, perviven las casas-taller, similares a las que existen en las calles de Georgetown e Ipoh, casas de dos alturas, donde la planta baja la ocupaba el comercio y la alta, la residencia. Muchas de ellas han sido restauradas y en la actualidad son cafés u hoteles con una atmósfera que arrulla.

Camina por Jonker Street, entre puestos de dulces y tés de hierbas, tiendas de antigüedades, cerámica y una amplia presencia de restaurantes de cocina nyonya y de la cultura peranakan, nombre que recibe la fusión de la cultura de los descendientes de inmigrantes chinos con la cultura local malaya. De nuevo, se respira la tolerancia hacia los diferentes credos que hace que las calles se vistan por igual con templos, mezquitas o iglesias, como el templo budista Cheng Hoon Teng; la mezquita Masjid Kampung Kling con un sorprendente minarete de base cuadrada y seis pisos, y el templo hindú Sri Poyyatha Vinayager Moorthi dedicado a la diosa Ganesha.

En una esquina, sorprende The Orangutan House, una tienda-galería de arte con un interior muy atractivo. La calle termina en un puente sobre el río que, al cruzarlo, lleva a la animada Plaza de los Holandeses o Dutch Square, imposible no identificarla por el color rojizo de los edificios con la iglesia protestante, Christ Church Malaca, la Torre del Reloj y la Fuente de la Reina Victoria. Sin embargo, el color llamativo lo ponen las recargadas decoraciones de los trishaw o cycle rickshaw, que recorren la ciudad y tienen allí su punto de encuentro. Desde la plaza, se sube la colina hacia la iglesia de San Pablo, y se baja por detrás hasta la Puerta de Santiago, el único vestigio en pie de la desaparecida fortaleza de Malaca construida por los portugueses y conocida como A Formosa. Malaca es una preciosa caja de sorpresas policromadas.

Kuala Lumpur y Malaca

La llegada a Kuala Lumpur vino marcada por los reflejos del sol en los cristales de los edificios, por dos torres de idéntico tamaño y forma dibujadas con enorme maestría sobre el fondo del atardecer. Son las Torres Petronas, los edificios gemelos más altos del mundo. Con sus 452 metros de hormigón armado, acero y vidrio, fueron los edificios más altos del mundo ente 1998 y 2003. Son el emblema de esta urbe acogedora, que conjuga serenidad y tradición con ser vibrante y moderna. Las Petronas son las agujas que buscas desde cualquier punto de la ciudad, la referencia que marca el tiempo y el espacio. Un ejemplo de cómo los materiales más comunes y sobrios, bien amasados, crean belleza, porque estos dos edificios son impresionantes, pero, sobre todo, son bellos, a cualquier hora del día o de la noche, desde la pasarela del piso 41 a 170 metros de altura o desde la base. En cualquier momento, el observador siente el magnetismo que irradian las dos torres de 88 pisos diseñadas por el arquitecto argentino Cesar Pelli.

Kuala Lumpur, como Malasia, es pluricultural, de una riqueza étnica asombrosa, un ejemplo de convivencia de diferentes orígenes que se combinan en la identidad malaya. Es una mezcla, principalmente, de malayos, chinos e indios, también euroasiáticos y otras razas indígenas de Malasia oriental y la península malaya. Esto hace que la mayoría de sus habitantes hablen varias lenguas con una facilidad y naturalidad pasmosa. La lengua nacional es el bahasa Melayu, el malayo; otras como el mandarín, el cantonés, el tamil, son también comunes; el inglés es de obligado aprendizaje en las escuelas.

Debajo de la conocida Torre KL, la torre de comunicaciones, está Bukit Nanas, una de las tres reservas forestales de la capital y la más antigua del país, un bosque virgen asentado en el pecho de Kuala Lumpur. La ciudad cuenta también con la reserva forestal de Bukit Sungai Putih y la de Bukit Sungai Besi. Malasia es uno de los denominados países megadiversos, donde la naturaleza crece con comodidad siguiendo sus ciclos. La mayor ciudad del país deja constancia de la importancia que para los malayos tiene la protección del medioambiente, basta abrir la ventana del hotel para apreciar la abundancia de los tonos verdes que proceden de bosques, parques y jardines.

Kuala Lumpur y Malaca

Kuala Lumpur y Malaca

La arquitectura presenta influencias coloniales, asiáticas e islámicas, pero también del arte moderno y posmoderno, la mayoría de sus edificios coloniales son de finales del siglo XIX y principios del XX. El clima ecuatorial pone condiciones y deja su marca en las construcciones urbanas que se adaptan a las temperaturas cálidas y a las abundantes precipitaciones. Hay que pasear por la Plaza Merdeka o Plaza de la Independencia, en el distrito colonial, acercarse al Royal Selangor Club y al edificio del Sultán Abdul Samad, con sus cúpulas de cobre. Ir a la confluencia de los ríos Klang y Gombak donde se sitúa el origen de la ciudad, datado en 1857 y donde se alza la mezquita Masjid Jamek. Cerca queda el Mercado Central, que alberga decenas de puestos con productos de artesanía local, y en su parte trasera puedes adquirir interesantes pinturas sobre seda y cuadros.

Entra en el barrio chino, por Jalan Petaling. En este lugar abruma el número de restaurantes, puestos de comida, locales que ofertan un abanico interminable de productos. Chinatown vive de día y de noche con una intensidad que pone a prueba los sentidos. Y, a unos metros, se puede contemplar el templo hinduista más antiguo de KL, Sri Mahamariamman, el más antiguo de la ciudad, su fachada principal rebosa de deidades hindúes. Si hablamos de templos, merecen una visita el templo chino Thean Hou y las Cuevas de Batu, fuera de la India; este es uno de los lugares más importantes para el culto hinduista. Lo primero que ves es la estatua dorada de 42,7 metros de alto, dedicada al hijo de Shiva y Parvati. Detrás de ella, queda la gran escalera que conduce a las cavernas naturales de más de 400 millones de años. No son los únicos templos, hay muchos más.

Kuala Lumpur y Malaca

Recorre el conocido triángulo dorado, Bukit Bintang, el distrito de las compras, con sus deslumbrantes centros comerciales, el Suria KLCC y el Pavillon. Y entra en Jalan Alor, la calle donde disfrutar de altas cimas del street food, calles abarrotadas, mesas al aire libre y un olor a comida que se fija en las fosas nasales y despierta las papilas gustativas; o saborea auténticos platos de la gastronomía india en Little India. Pasea entre rascacielos por las dos orillas de Jalan Sultan Sulaiman, o disfruta del paisaje urbano desde la magnífica Infinity Pool en el piso 51 del The Face Suites, uno de los alojamientos más elogiados de la ciudad. Las vistas desde su sky desk se convierten en acuarelas con las Torres Petronas y la torre KL en primera línea. Kuala Lumpur es este contraste que fluye dinámico y respetuoso; es crecimiento económico y es el placer de los pequeños rincones populares donde sentarse bajo la cúpula celeste.

En el vuelo de regreso, recuerdo que cerré los ojos un instante y las imágenes de Malasia se superponían sobre los párpados. Cuando miré la mesilla desplegada, vi el té que acababa de pedir con un dulce sobre una servilleta. En ningún momento me había quedado dormida, pero la suavidad del servicio, entre muchos otros detalles, explica que Qatar Airways haya sido nombrada cuatro veces “Aerolínea del Año”, en 2011, 2012, 2015 y 2017; que este mismo año haya sido elegida por tercer año consecutivo como la “Mejor Clase Business del Mundo” en los prestigiosos premios Skytrax World Airline 2018. Había visitado un país y parecía que regresaba de varios. Busqué entre las opciones de música, me ajusté los cascos y sonó un chelo. Me convertí en la mujer del asiento en ventanilla que revisa sus páginas de viaje, la mujer que repasa todas las gotas antes de escribir su diario de Malasia.

Kuala Lumpur y Malaca

Texto e Ilustraciones: Belén Álvaro.

Fotografías: Luis Gago.

Con la colaboración de Qatar Airways, Turismo de Malasia, Kuala Lumpur y Malaca tour-operador y The Face Suites.

diarios de viaje, kuala lumpur, malaca, viaje a malasia

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Belén Alvaro

Comentarios sobre  Kuala Lumpur y Malaca, las últimas gotas del cuaderno

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.