GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

Histórico noticias



La aventura en sepia

‘La coronación del Everest’ es el mejor relato que se ha escrito sobre una de las grandes expediciones del Himalaya, protagonizada por el alpinista Edmund Hillary. La periodista de viajes Jan Morris narra con pasión y un estilo impecable la primera ascensión a la cumbre más alta del mundo.

23 de abril de 2015

Por mucho que uno se ponga una corona regia, una medalla de un premio Nobel o de un récord alpinístico, somos casi idénticos a la mosca del vinagre. A esa conclusión llegaron los científicos que descifraron el genoma. Aunque a la hora de la verdad, nuestros actos no son iguales a los de las moscas, ni siquiera son iguales entre sí. No es lo mismo una proeza en sepia protagonizada por pasión al alcanzar la cumbre de una montaña, que una victoria contra un gigante en el valle de Elah, porque el tramposo de David poseía un arma capaz de matar a más larga distancia que la musculatura de Goliat. En la épica del alpinismo, esas aventuras que ya sólo podemos añorar en los tonos apagados de la melancolía, no había rivales a los que asesinar. Pero sí motivos para trepar a lo más alto.

Jan Morris (1926), todavía James Morris cuando escribió este texto, antes de su cambio de sexo, los describe en La coronación del Everest, que es, tal vez, el mejor relato de una gran expedición que se haya escrito nunca. Al menos el mejor en lo que se refiere a experiencia literaria. Morris mide perfectamente los pasos que debe dar en su narración, cuándo debe posponer el desenlace, cuándo debe mantenerse al margen como observadora, cuándo debe comparar esa experiencia con la que había vivido en sus años urbanos, cuándo debe incidir en la personalidad de cada miembro de la expedición que en 1953 ascendió, por primera vez al monte Everest. Todo con un estilo limpio, pero atractivo, sin renunciar a la metáfora o a la comparación para enriquecer el texto. Morris fue un literato que acompañó a la expedición, un periodista sin apenas experiencia en montaña, lo cual no le impidió trepar hasta el Campo III, incluso un poco más arriba, y hacerse a la idea de lo que supone la vida del montañero. Da fe de corresponsal, pero también de los sonidos, las visiones, los esfuerzos y la potencia necesaria, producto de la pasión.

¿Por qué ascender al Everest? ¿Porque está ahí? Morris sugiere que si esa respuesta de Mallory tuvo lugar fue para evitar que nadie volviera a preguntarle. A fin de cuentas, el monte estaría ahí a la semana siguiente. Pero acalla a los inoportunos asistentes a las ruedas de prensa sin dejar atrás un poco de misticismo. Hillary, la segunda persona por la que Morris demuestra más admiración, tras el sherpa Tenzing, dijo que escalaba por diversión. Un motivo inobjetable, honrado y simple. Aunque uno puede preguntarse qué es la diversión.

Everest, Himalaya

Para Morris parece ser la carrera por evitar que otro corresponsal transmita la noticia del éxito de la expedición antes que él. Ese motivo da empuje a la narración, junto con la épica perdida y la conciencia de estar participando en una epopeya que no volverá a repetirse.

Mención especial para los amantes de la montaña merece el párrafo en el que Morris reflexiona sobre las razones de los montañeros: “Creo que su razón para escalar es parte orgullo, porque no se atreven a admitir debilidad; parte ambición, porque la cálida caricia de la gloria envuelve a todo escalador exitoso, aunque únicamente llegue a alcanzar una cima menor y poco reputada, solo y sin honores; parte esteticismo, porque su deporte los lleva a sitios preciosos; parte misticismo, porque se regodean sensualmente en un desafío espiritual; y parte masoquismo, porque en realidad disfrutan de las incomodidades que atraviesan (…). Entre estas razones, era la última la que me parecía más convincente conforme luchábamos por subir la montaña”.

Y nosotros con ellos. Porque Jan Morris consigue que el lector sea partícipe de la aventura; porque Jan Morris sabe lo que es la épica, pero también sabe lo que es la literatura en pleno estado de ebullición.

edmund hillary, jan morris, La coronación del Everest, Libros de montaña

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  La aventura en sepia

Comentarios sobre  La aventura en sepia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.