GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



La bahía de los tiburones en Australia

La naturaleza salvaje del Parque Nacional François Peron, en Shark Bay, nos relata la historia geológica del planeta Tierra, desde que las placas tectónicas estaban unidas en Pangea, hasta que el continente australiano se alejó de la Antártida y quedó aislado.

22 de enero de 2013

Australia Occidental, casi a mil kilómetros al norte de Perth. La zona de la  bahía de los tiburones Shark Bay contiene varios lugares considerados Patrimonio de la Humanidad. Y dentro de ella el Parque Nacional François Peron. Lleva el nombre del naturalista que, en los primeros años del siglo XIX, exploró esta zona y recogió especímenes vegetales y animales desconocidos en Europa. Lo visitamos ayer durante todo el día. Tuvimos suerte. Nos estaba rozando un ciclón situado al norte de Australia.  Lloviznaba un poco, lo que hacia que las moscas no fueran tan abundantes y que la temperatura, dentro del calor, se pudiera soportar.

Retrato-de-François-PéronToda esta costa fue explorada desde el siglo XVI casi sin querer. En esa zona del Índico, las corrientes y tempestades  son frecuentes y poderosas. Arrastraban hasta aquí a los buques que se hundían ante sus arrecifes. Otras veces, los exploradores europeos desembarcaron tratando de obtener agua desesperadamente y no lo encontraban. De esa experiencia terrible nos hablan los nombres que hallamos en esa Península de Peron: Falsa Entrada, Camino Inútil, Puerto Decepción, Puerto de la Desesperanza. Muchos no sólo perdieron la esperanza, sino también la vida. Sólo los indígenas Malgana podían sobrevivir aquí, y no les gustó mucho la presencia de extranjeros en sus tierras. Muy al sur, en Fremantle, hay un fascinante y original museo de los naufragios con piezas de muchos de ellos. Destaca la odisea del barco Batavia… Pero esa será otra historia.

Toda esta bahía y  la Península Peron han sido fondo del mar hasta hace poco tiempo. Y se nota. El suelo está hecho de arena y conchas marinas solidificadas por el tiempo y la presión. Por eso son frágiles y erosionables. Eso ha dejado en la superficie estratos más profundos, y el aspecto multicolor y con múltiples texturas configura un extraño paisaje. El resultado son bellas e inaccesibles playas a las que hay que llegar en un coche con tracción 4×4 y desinflar las ruedas para no quedar enredado en las arenas.

La-bahía-de-los-tiburones-en-Australia

Rafael Manrique

Pero la dificultad de estas playas no está solo en el acceso, está en  sus circunstancias. Hay cientos de kilómetros de costa que técnicamente son playas pero están muy lejos de lo que en Europa consideramos un lugar al que ir a pasar el día.  El sol quema por la delgada capa de ozono de estas latitudes, el viento es constante, las corrientes son tremendas, el mar está lleno de sorpresas (tiburones, cormoranes, rayas, elefantes marinos, medusas, delfines y otros muchos peces y mamíferos marinos que soy incapaz de nombrar), hay moscas, arrecifes y, si vas a la zona boscosa, te encontrarás con algunas de las arañas y serpientes más venenosas de la Tierra… No  es como para turismo de masas, pues despierta casi todos los miedos ancestrales de los humanos.

Pero, al tiempo, su belleza es pura y deslumbrante: arenas blancas, rojas, negras, depósitos de conchas, barros de tierras ferruginosas, mar de color verde  o azul  intenso… Y la más absoluta soledad y aislamiento. La única presencia  de civilización son los restos de una explotación de ovejas, hoy ya en desuso, pero bien conservada. Era para ovejas rudas y poco exigentes, pues el clima aquí es muy duro para ellas, y la merinas son demasiado “señoritas”; no durarían ni  una semana. Los visitantes tampoco lo tienen fácil, y han de poder garantizar ser autosuficientes en este inmenso y difícil lugar.

La-bahía-de-los-tiburones-en-Australia

Rafael Manrique

No es que sea un lugar salvaje y bien protegido. Es más que eso: es el origen de la Tierra, el origen de los tiempos… tal como era. Si uno decidiera visitar un punto en el que estuvieran activos procesos geológicos  y biológicos evolutivos, en el que se leyera la historia física del planeta Tierra, en el que la  naturaleza fuera insólita y en el que vivieran especies únicas y amenazadas de extinción, estaría en este lugar.

Todo paisaje forma el marco en el que vivimos, sea este australiano o una barriada marginal de una gran urbe. El paisaje se introduce en nosotros y nos aporta significados. Algunos de forma objetiva pues dependen de ese paisaje y otras de forma subjetiva ya que dependen de cómo lo interpretamos. Por eso solemos buscarlos, para facilitar nuevos accesos a sentimientos e ideas que deseamos tener.

La-bahía-de-los-tiburones-en-Australia

Rafael Manrique

Pero hay que hacer una distinción: el paisaje no es naturaleza; es el producto de una visión humana y, como tal, sesgada, cultural  e histórica. Muy distinto es la naturaleza que es, por definición, lo no humano. Creo que el filósofo japonés Watsuji afirmaba que la toma de conciencia de la propia existencia es histórica y paisajística. El paisaje es interior, pero la naturaleza pura siempre es exterior a nosotros, algo a lo que somos ajenos. De ahí la gozosa desazón que estos días estamos sintiendo. El paisaje es cultura, la naturaleza es real.

Y quizá ésta sea la razón por la que se viene a un lugar como éste. Una tierra que pertenece tanto a lo paisajístico como a lo natural. Sólo en estos lugares se puede experimentar el aislamiento, la soledad. Es enfrentarse a lo real, a lo ajeno, a través de un paisaje que apenas está humanizado. Pero, al tiempo, ese contacto ocurre de forma segura, controlada y, por tanto, tal vez un poco pusilánime.

Estamos en una de las tierras que más tiempo llevan emergidas de toda la corteza terrestre. Como es sabido, fue un metereólogo, Alfred Wegener, quien, en los primeros años del siglo XX, afirmó lo que debería haber parecido obvio mucho antes: las formas de los continentes encajaban entre sí como si fueran piezas de un puzzle, sugiriendo que habían estado unidos.

La-bahía-de-los-tiburones-en-Australia

Rafael Manrique

Así nació la teoría  tectónica de placas y la deriva continental, hoy plenamente confirmada. Los continentes han realizado un fascinante baile geológico a lo largo de la historia de la Tierra: a veces han estado todos unidos en un supercontinente como Pangea; otras veces, muy fragmentados, derivando hacia todos los puntos cardinales. Australia estuvo unida a lo que hoy es África; más tarde, a la Antártida, y luego se separó y se situó, por ahora,  donde la vemos en la actualidad. Se alejó de todas las otras masas, y ese aislamiento produjo una evolución física y biológica separada del resto de los continentes.

Toda esta isla, que es un continente y un país, habla de la fuerza de la evolución, de la adaptación y de la sutil fragilidad de la vida.  Uno se puede adaptar a cualquier cosa. Hasta un mundo tan pobre como el de los koalas, hecho tan sólo de eucaliptos que apenas le proporcionan energía o proteínas y que, además, le llena el cuerpo de alcaloides venenosos, puede configurar un mundo viable y hermoso. O el ejemplo de otro animal si cabe mas raro: el ornitorrinco, cuya existencia hizo feliz a Darwin. Nadie hubiera pensado que la tarea de Darwin, embarcado en un barco a recoger plantas y observar bichos, iba a ser importante. No se podía predecir que de sus actividades saliera la única teoría científica que será permanentemente verdadera: la evolución de las especies.

bahia de los tiburones, parque nacional françois peron, viaje a australia occidental

12345 (4 votos. Media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  La bahía de los tiburones en Australia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.