GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




La batalla sobre el tiempo

Más conocida por la versión cinematográfica de Peter Weir, la batalla de Galípoli supuso un cambio en el género periodístico: se trató de la primera masacre a la que asistieron corresponsales de guerra. González-Cota la relata con la poesía que puede sanar esa herida en la historia.

22 de octubre de 2016

Deberíamos comenzar hablando de La Ilíada, cuyos versos amparan la mirada del autor hacia la matanza de Galípoli, una de las batallas más estremecedoras de la Primera Guerra Mundial. Sobre algo parecido al honor encuentra belleza. Galípoli es una península turca, un militar enclave estratégico del Egeo donde damos por supuesto que tuvo lugar la Guerra de Troya. Y si Homero cantó aquella guerra, en un tiempo en que la épica bélica podía identificarse como poesía, Javier González-Cota (Sevilla, 1970) emula al bardo griego. González-Cota se acoge al número mágico de los cien años que han transcurrido desde entonces para justificar su empeño. Mientras visita la península, como un turista que ve, narra la batalla.

Para leer este Viaje por Galípoli tenemos que transformar las entrañas en aire, para evitar que las emociones se enturbien con nuestros prejuicios. Basta conocer la excelente película del australiano Peter Weir, Galípoli, para saber de la crueldad extrema que supuso esa inútil matanza. Aquí se da fe de ella sin alevosía, pero sin denuncia. Entre los retazos del viaje del autor, que se limita a describir lo que ve, se extiende la documentación, hecha relato, de la batalla. Mientras mira a los turistas tostándose al sol, en las playas que quedan junto a las trincheras, rememora la táctica militar y las vidas de algunos de los personajes con lirismo, preocupándose de la música de las palabras, como los poetas manieristas.

Trinchera en Galípoli

González-Cota pertenece más a la estirpe de Borges, la de los prosistas, que a la de Tolstoi, la de los novelistas. No pretendemos que esta manifestación implique nada peyorativo. Más bien al contrario: González-Cota deja bien claro, desde la primera línea, en qué consiste su proyecto literario. Pero dicho proyecto precisa de habitantes. Y aquí caben los hombres de todo pelaje. Desde Chávez Nogales y sus crónicas de Constantinopla, describiendo el costumbrismo de época, hasta el soldado raso que fallecerá apenas cumplidos los dieciocho años, en una muerte de sórdida belleza.

Pero, previamente, conocemos el lugar a vista de pájaro, con sus pliegues que condicionaron la conquista de los cerros. Y también debemos ser conscientes de lo que supone ese enclave, un puente sobre el que han ocurrido cientos de guerras fronterizas, desde las de los imperios otomanos a las del imperio austro-húngaro. Un lugar donde se acumula la ponzoña de los siglos. Conocer la geografía humana y física de Galípoli nos conduce a valorar la logística del paisaje y de la comunión de razas en la batalla. Valgan las referencias a la película Senderos de gloria y al libro Un puente sobre el Drina para hacernos a la idea de los parámetros que sigue la literatura de este proyecto: el malestar del individuo ante la injusticia y la deformación del enclave estratégico por el que pasaron mil culturas en guerra. Paseamos así por los cementerios, los museos bélicos, los emplazamientos de las baterías o los fondeaderos de navíos de guerra, en lo que se adjetiva como turismo funeral. La batalla se nos desgrana en orden cronológico, siguiendo la documentación recabada para la imagen general, y la imaginación humana para los detalles que ornamentan tanto el fuego guerrero como a los pobres combatientes.

Durante esa época, Turquía exterminaba a los armenios. Durante esos años, un inglés de apellido Churchill dirigía el ministerio de la guerra británico. Entre Churchill y el soldado que fumaba su pitillo muerto de miedo, existe una comunicación extremadamente lenta, que hace que el asedio se prolongue hasta el punto de que las trincheras se convirtieran casi en ciudades donde se dejaban caer los primeros corresponsales de guerra. Galípoli fue la primera batalla narrada en una prensa que consideraba el imperio otomano como un anacronismo.

“El más estético de los abandonos”, describe González-Cota el paisaje después de la batalla en esa península alejada del meollo económico, pobre, pero ubicada en un punto estratégico que le otorga una historia, una leyenda. Ese género, el de leyenda, es el que nos permite leer la batalla con la melancolía de los cementerios cultivados, como un estercolero en el que nacen amapolas.

Galípoli, Javier González-Cota, libros de viaje, literatura de viaje, Primera Guerra Mundial, viaje a turquia, Viaje por Galípoli

12345 (3 votos. Media: 3,33 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  La batalla sobre el tiempo

Comentarios sobre  La batalla sobre el tiempo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.