GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

Histórico noticias



La buena educación

‘Thoreau. La vida sublime’ es un cómic biográfico en el que se capta la esencia del filósofo americano: su espíritu libre, su lucha contra la esclavitud y la guerra, su amor a la naturaleza y a una existencia sencilla. Una obra escrita por A. Dan y dibujada por Maximilien Le Roy que acaba de publicar la editorial Impedimenta.

29 de octubre de 2013

¿Qué puede hacer de Henry David Thoreau (Concord, Massachusetts, 1817-1862) un mito que no cesa? Casi doscientos años después de su nacimiento, apenas nadie cuestiona la figura de Thoreau. Es posible arremeter contra sus ideas, aunque quien lo hace no deja de mostrar respeto. Es posible arremeter contra su idealismo, aunque en el crítico puede subyacer la envidia o su hermana gemela, que es la incomprensión. Es posible cuestionar en qué calidad humana se encuadra su anarquismo, pero no cabe negar que en ese anarquismo está presente la poesía. Porque no lo construye con aquello que cabe dentro de un libelo político, ni con entrevistas célebres forjadas en el ingenio. No lo expresa con palabras, a pesar de que de todas las materias de las que se puede construir el lenguaje, escogió las palabras para expresarse. En realidad, su esencia humana es de fundamento anarquista porque, como demuestra en el lirismo con que trazó su vida, era un hombre que tenía fe en las personas. Pero no en los estados.

Acostumbrado a pensar mientras paseaba por los grandes espacios, a un ritmo nada acelerado, pues estaba enamorado de la lentitud; a observar la naturaleza y a renegar de todo aquello que la estuviera destruyendo; a escribir con una prosa sin otra ambición estilística que no fuera la limpieza, Thoreau sostenía que si a un soldado se le daba una buena educación, el resultado, inevitablemente, sería que terminaría desertando. Esa es su filosofía, que está encerrada en su forma de vivir, tan coherente con sus sentencias, sin teorías sistemáticas.

De ahí que destile tanta lucidez: su obra es una obra en marcha, la obra de un caminante. Alguien que consigue, con su ejemplo, que nos resulte impensable separar el compromiso social del respeto a la naturaleza. Un mito necesario para una condición humana que siempre ha necesitado mitos para no abandonar esa razón que nos incita a pensar que la vida vale la pena, esa razón que se resume en la feliz expresión de Eduardo Galeano: “el derecho al delirio”. Y, por encima de todos, el derecho al delirio como demostración de hombre libre.

Bosque.

Stuart, Flickr.

Pero, para Thoreau, el delirio no sería un sueño imposible. Sería, más bien, la salazón de una vida sublime, la vida en los bosques, la vida bajo el auspicio de la leyenda del Beatus Ille, con la sinceridad del austero buen salvaje, que es un ser real, que está al alcance no de todos los hombres, pero sí de cada uno de los hombres. Pero, para mantenerse en la lucha –porque lo importante es no bajar los brazos–, no basta con manifestarse en contra de la oligarquía, de la mercantilización, del capital y las finanzas y del imperialismo. Saberse vivo es luchar, y la batalla se gana sumando, añadiendo bien al bien. Y no cabe otra fórmula para que bonhomía tome cuerpo que no sea el ejemplo. De ahí que los defensores del medio ambiente, los pacifistas, los libertarios, los activistas que defienden el decrecimiento o que presentan alternativas a la guerra que se llama globalización, o los que denuncian cualquier forma de injusticia, tomen a Thoreau como mito. El modelo a seguir, en buena medida, es el del amante de la soledad, porque en la soledad más bondadosa está el silencio y la poesía del bosque, las buenas cosas que nos llevan a regenerarnos y a renovar nuestro compromiso.

Y la esencia de Thoreau, no la del hombre que fue, sino la del que sigue siendo, se encuentra en este cómic biográfico. Se trata de un cálido compendio en el que la selección de varios episodios extraídos de su obra, de Walden o de sus diarios, resumen el sentir de este filósofo de la naturaleza. Escrito y dibujado con parsimonia, lo que impone el tono del cómic, la vigencia del mito de Thoreau, es el color y la serenidad del color. Tal vez uno de los dos grandes aciertos que encierra este volumen. El otro gran acierto es ese corazón que late en la idea de publicarlo: esa llamada de atención para que no nos olvidemos de las cosas que nos vienen bien recordar, para resucitar las razones por las que merece la pena vivir.

libros de viaje, maximilien le roy, Thoreau

12345 (8 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  La buena educación

  • THOREAU MAXIMILIEN LE ROYPACO ROCADANIELA KRIENPIERRE RABHIHENRY DAVID THOREAUTHOMAS HARDYMOLLY KEANEMIQUEL MARTI I POLROY NORRISSUN TZUASA LARSSONMAXJEAN GIR
    IMPEDIMENTA

Comentarios sobre  La buena educación

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.