GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




La China que conoció Vicente Blasco Ibáñez

Blasco Ibáñez fue un gran escritor viajero, pionero del género en España. Vitalista y libre pensador, viajó por Los Balcanes, el Mediterráneo, Argentina, Extremo Oriente… Y fruto de uno de esos periplos es la obra rescatada por la editorial Gadir, ‘China’.

14 de julio de 2012

A menudo el aprecio de los críticos literarios españoles ha sido inversamente proporcional al éxito editorial del encausado. Algo así sucedió en su época con Vicente Blasco Ibáñez, muy popular en todo el mundo y poco considerado por sus pares. Millonario gracias a sus obras y las películas que se hicieron sobre ellas, suscitaría sin duda bastante envidia, ese defecto nacional. Además, el ser un furioso anticlerical (La Araña Negra, sobre los jesuitas, es demoledora) y republicano, así como un librepensador políticamente incorrecto, le pasó factura.Portada del Libro "China" de V. Blasco Ibáñez

De pluma fácil, colorida, muy plástica (aunque algunos la tildaron de pastosa), como buen valenciano, sus obras han padecido algo por el paso del tiempo. Pero son frescos muy vívidos de la sociedad de entonces y de cómo eran los países y pueblos que describía en un lenguaje que todos podían comprender.

La tierra y la sociedad valencianas quedaron perfectamente retratadas en sus novelas, a veces calificadas, de forma muy simplificadora, de costumbristas. El caciquismo, la mentalidad campesina, los industriales, los marinos, son estamentos inmortalizados en sus novelas, aunque en muchas a veces haya demasiada obra muerta. Pero también los bajos fondos madrileños fueron objeto de un vivo cuadro, La Horda, superior incluso a La Busca, de Baroja, mucho más conocido.

Otras obras memorables de Blasco Ibáñez son Los muertos mandan (la contradicción entre el peso de la tradición y el ansia de modernidad), Mare Nostrum, la navegación, y muchas obras de novela histórica muy bien pergeñadas, como El Papa del mar (los Borgia, Borjas valencianos).Retrato de Blasco Ibáñez en su casa de la Malvarrosa

Como objetos, sus libros, de la editorial Prometeo (que era suya), son hoy auténticos coleccionables por la ilustración de sus portadas. La elección del nombre de la editorial no fue casual: Prometeo, el inventor del fuego, símbolo de regeneración y de transformación, el rebelde ante los dioses.

Pero hay otro capítulo en la obra del valenciano: fue el más conspicuo y variado escritor español de viajes, o viajero escritor, de su tiempo. Un precursor y una rara avis en una época en que España estaba bastante ensimismada en sus problemas, comparable a Pierre Loti o Pierre Benoit. Los Balcanes, el Mediterráneo, Extremo Oriente, Argentina (donde incluso lanzó un proyecto de granja de colonos valencianos, en Río Negro), han sido descritos en su obra, tanto la novelística como la viajera.

Esta obra que hoy rescata la editorial Gadir, China, extraída de La vuelta al Mundo de un novelista, ha adquirido ya la suave pátina del tiempo. La China de entonces, la Manchuria o Mandchu-kuo, ya no tienen nada que ver con hoy. Quizás ello precisamente es lo que nos atrae de este libro. Era la China del fin del mandarinato (El último Emperador aún vivía, conservado como una reliquia por los republicanos chinos), como en un limbo entre la tradición y la modernidad, que la invasión japonesa, la revolución comunista y hoy el capitalismo salvaje se han encargado de laminar para siempre. Al leerlo, nos acordamos del mundo descrito por Pearl S. Buck, por Benoit, hasta por Hergé en El Loto Azul, o en lejanas aventuras de Corto Maltese (Hugo Pratt).

Es un reportaje pormenorizado en el que no olvida la crítica social y política, como la expoliación y destrozo que perpetraron los occidentales en la Guerra de los Boxers, con el pretexto de defender el libre comercio. Su estilo es algo anticuado y no se para en barras para hablar de la suciedad y atraso de las gentes, de sus viejas costumbres, en un tono que hoy sería considerado casi racista, pero sin que don Vicente caiga nunca en el desprecio. A veces el lector agradece esa sinceridad que da pimienta al relato, en lugar de tantos asépticos reportajes que parecen sacados de una guía turística. Su descripción de las legaciones internacionales en Shanghai y Cantón (Guangz-hu) son memorables, las visitas a Hong Kong y a Macao, sus viajes en tren y en el paquebote Franconia II (un excelente navío de la Cunard Line que años después serviría para albergar la comisión británica en Yalta), los personajes occidentales, los incidentes de la ruta, nos llevan a soñar con un mundo totalmente desaparecido y, sin embargo, no tan lejano en el tiempo.

Pequeños trazos de humor, como ese tártaro que le recuerda a su contemporáneo, hoy casi olvidado, Anatole France, las comparaciones con su jardín de Mentón, los personajes españoles que encuentra, son la prueba de que Blasco Ibáñez no escribió ese libro desde un sillón, sino que le imprimió su subjetividad, sus sensaciones. Un libro curioso que es recomendable para cuantos visiten la China de hoy y quieran saber qué vestigios restan de aquella época. Probablemente ninguno.

China, de Vicente Blasco Ibáñez, 247 págs. Editorial Gadir, Madrid, 2011

Blasco Ibañez, Viaje por el mundo

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  La China que conoció Vicente Blasco Ibáñez

Comentarios sobre  La China que conoció Vicente Blasco Ibáñez

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 09 de abril de 2017 a las 20:01

    Acabo de terminar de leer (admirado!) la primera parte del segundo tomo de “La vuelta al mundo de un novelista”. Es un libro de una profundidad impresionante.en el que Blasco Ibáñez penetra audazmente en la realidad histórica de China y encuentra las claves del renacimiento chino del siglo XXI. Es además un libro ameno en el que este valenciano universal se luce con una prosa que deleita!

    Por Francisco Iturraspe