GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

Histórico noticias



La descarnada belleza de las minas de Riotinto

El Parque Minero de Riotinto, en Huelva, ha sido integrado como destino preferente en la Ruta Europea de Patrimonio Industrial. Un aliciente más para acercarnos a estos sorprendentes paisajes vivos y congelados, con una actividad minera intermitente de más de veinte siglos.

24 de noviembre de 2016

Recientemente, el Parque Minero de Riotinto, en Huelva, ha sido integrado como destino preferente en la Ruta Europea de Patrimonio Industrial. Se incorpora así a los 90 puntos principales de esta ruta que componen unos 1.300 lugares de los cinco continentes. Un aliciente más para acercarnos a este sorprendente concentrado de paisajes a la vez vivos y congelados, de variados relatos históricos y de una actividad minera intermitente que tiene más de veinte siglos.

Tras 14 años de inactividad, en 2015 se retomaron los trabajos de barrenado y extracción de mineral de cobre en Riotinto. Emed Tartessus es la empresa multinacional que, alentada por la subida del precio del cobre en los mercados de materias primas, ha iniciado esta nueva etapa de explotación minera. En esta histórica población minera de Huelva conviven hoy la arqueología industrial, convertida en un interesante recurso turístico, y la explotación con técnicas avanzadas. El viaje a Riotinto nos lleva al pasado y el presente de la minería.

Sería magnífico poder ver Riotinto desde el aire. Imagino lo impresionante que resultaría sobrevolar los enormes cráteres de las minas a cielo abierto y seguir el curso del río con sus aguas teñidas de rojo encajadas entre las laderas verdes. Si hay algún territorio en que el paisaje puede calificarse de lunar, Riotinto tiene muchos boletos, con sus rocas de reflejos metálicos, las terrazas rojas y marrones que se escalonan y las desnudas montañas de escorias que crecen en el entorno del complejo minero. La naturaleza y la actuación de los hombres hacen del Parque minero de Riotinto un lugar especial, con una grandiosa belleza descarnada, y apasionante de visitar.

Minas de Riotinto.

María Unceta.

Cuando se asoma uno al gigantesco cráter de Cerro Colorado o recorre los doscientos metros de galerías de la mina Peña de Hierro o visita el Museo Minero que lleva el nombre de Ernest Lluch, es imposible no apasionarse por el relato, con evidentes ribetes épicos, de veinte siglos de historia de la minería. Esa tierra agujereada, plegada sobre sí misma, con la superficie arañada y recubierta de espesas capas de residuos minerales que centellean bajo el sol tiene una enorme carga dramática.

Riotinto es la explotación minera más antigua de la península Ibérica y posiblemente también de Europa. Sus yacimientos de piritas, de los que se extraía primero cobre, luego hierro, y también oro y plata, fueron conocidos desde la prehistórica Edad de los Metales. Con ellos aparecen relacionados los tartesos, y es bajo un cerro llamado Salomón, en una cueva abierta en las entrañas de la sierra de Padre Caro, donde nace el manantial de aguas sulfúricas y ferruginosas que da origen al río Tinto. Relatos legendarios cuentan que el mejor mineral obtenido en las minas de Riotinto tenía por destino la corte del rey Salomón. Así, la toponimia se alimenta de la fantasía.

Aunque el descubrimiento de las minas de Riotinto se remonta al tercer milenio antes de nuestra era, la explotación de las minas no empezó hasta los tiempos de los romanos en Iberia. Su gran capacidad técnica y logística consiguió arrancar de esa tierra rica en metales casi todo lo que ella podía entonces dar. Cuando, tras el largo paréntesis de la Edad Media, en el siglo XVI, se trató de volver a poner las minas en explotación, los encargados del sondeo consideraron que sus posibilidades estaban prácticamente agotadas. El informe sobre su viabilidad técnica y económica fue negativo, pero al menos sirvió para que se encontraron numerosos restos de las antiguas explotaciones romanas: trozos de columnas talladas, piedras labradas con inscripciones, herramientas, hornos de fundición, galerías excavadas y montañas de escorias metálicas. Nadie volvería a ocuparse de las minas de Riotinto hasta que un pionero sueco llamado Liebert Wolters obtuviera en 1724 una concesión para su explotación por 30 años. Técnicos y mineros venidos de Suecia trabajaron durante un tiempo en la extracción del mineral.

 

Los emprendedores británicos

Pero el verdadero apogeo de la minería en Riotinto vendría de la mano de una empresa británica. Fue el año 1873, cuando el gobierno de la Primera República vendió las minas al consorcio londinense Mathesson por 92.800.000 pesetas. Desde esa fecha hasta 1954, la empresa Rio Tinto Company Limited explotó vetas y filones, y creó el mayor complejo minero de piritas de Europa. El momento coincidía con los inicios de la revolución industrial en nuestro país, y los británicos, que ya tenían una considerable trayectoria, exportaron a Huelva su técnica, sus métodos de trabajo, sus sistemas de organización social y hasta su arquitectura y sus formas de vida.

Minas de Riotinto.

María Unceta.

El barrio de Bellavista es el testimonio más visible de este trasplante cultural. Próximo pero separado de las colonias habitadas por los mineros de Riotinto, Bellavista se construyó a finales del siglo XIX, a imagen y semejanza de un barrio inglés, para residencia de los técnicos y directivos británicos. En Bellavista las casas de estilo victoriano están rodeadas de jardines, la iglesia presbiteriana ocupa el centro, hay un Club Inglés y contaba con canchas de críquet y tenis y un campo de polo. La bandera británica ondeaba a la entrada y sus moradores celebraban por todo lo alto cada cumpleaños de la reina Victoria. Se puede visitar el barrio y detenerse en la casa 21, que recrea tal cual el ambiente, la decoración y las formas de vida de los habitantes británicos de la época. Como es sabido, el primer equipo de fútbol que hubo en España nació aquí, en 1914, bajo el nombre de Balompié Rio Tinto; su antecedente, el Rio Tinto Foot-ball Club, estaba formado exclusivamente por súbditos de su graciosa majestad que asombraban a los lugareños con su extraño juego y su atrevida indumentaria deportiva.

 

A cielo abierto

La mina Corta Atalaya tiene un cierto parecido con el cráter de un volcán. Con forma de embudo y el agua roja embalsada al fondo, las paredes de este enorme boquete están labradas en escalones de abajo arriba. Cuando nos asomamos desde el borde perdemos el sentido de la medida, la inmensidad se hace protagonista. Vetas de intensos colores –ocres, negros, verdes, violetas…– recorren las laderas aterrazadas en un espectáculo de una extraña belleza, y un vagón de carga, que desde la distancia parece de juguete, ayuda a situar las proporciones de esta gigantesca mina a cielo abierto: con 1.200 metros de largo, 900 de ancho y 335 de profundidad, es la mayor que existe en Europa.

Minas de Riotinto.

María Unceta.

Ahora, también los astrofísicos se interesan por la zona: estudian las similitudes entre el subsuelo de la zona de Riotinto y el de Marte, y las investigaciones pueden ayudar en la búsqueda de vida en el planeta rojo. El proyecto Moonwalk, en el que participan siete instituciones europeas, entre las que está el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) a través del Centro de Astrobiología, ha realizado esta pasada primavera una simulación de cómo serían las operaciones reales en una hipotética misión tripulada a Marte.

El antiguo hospital para los mineros construido por la Rio Tinto Company Limited se inauguró en 1927. Formaba parte –junto con el economato, la escuela, los talleres de formación, etc.– de la red asistencial creada por la empresa británica. En 1992 la Fundación Riotinto, que tuvo como primer presidente a Ernest Lluch, asesinado por ETA en el año 2000, abrió en él un museo que refleja la historia de la minería de la zona. La reproducción de una mina romana, la maquinaria utilizada a lo largo de los siglos para la extracción del mineral, y la sala dedicada al ferrocarril, con el lujoso vagón de Maharajá, construido para un viaje de la reina Victoria de Inglaterra a la India, son algunas de
los hitos más atractivos del museo.

 

El tren minero

También en la época en que los británicos comenzaron su explotación llegó, de la mano de la minería, el ferrocarril. Entre 1874 y 1876 se construyeron 348 kilómetros de vías, 84 kilómetros de vía general que servían para el transporte del mineral desde Riotinto hasta el puerto de Huelva y otros 264 de ramales que conectaban con los pueblos del entorno para el traslado de pasajeros. En 1963 dejó de funcionar para los pasajeros y en 1975, para las mercancías. Ahora el tren minero turístico, con convoyes formados por locomotoras y vagones antiguos restaurados, recorre una veintena de kilómetros, en paralelo a las aguas enrojecidas del río, para que los visitantes del Parque Minero de Riotinto puedan disfrutar de los alucinantes paisajes del entorno. En la hora y media que dura el trayecto se pasa junto a enormes taludes formados por escombros de piedras y
deshechos de minerales arrancados a la tierra y por pequeños viaductos construidos para salvar los desniveles del terreno. A los lados de la vía duermen restos de maquinaria obsoleta y herrumbrosa, cables, torretas y ruinas de edificaciones que en otro tiempo eran jalones de la cadena de explotación y hoy aparecen como fantasmas en un paisaje desolado.

Minas de Riotinto.

María Unceta.

La visión del río, un hilillo de agua que lame el fondo del valle y en ocasiones forma pequeñas lagunas, está presente durante todo el viaje: por momentos rojo, amarillo o verde oscuro, esta caprichosa paleta de colores es el resultado de la meteorización de los minerales que arrastra. El recorrido resulta, además, instructivo, ya que a lo largo de él se explica a los viajeros la historia del lugar, los métodos de extracción y transporte y los procesos que han llevado a conformar ese impresionante paisaje industrial.

Minas de Riotinto.

María Unceta.

Riotinto en el cine

Del año 2007 es la película El corazón de la tierra, un drama sobre las duras condiciones de trabajo y las luchas reivindicativas de los trabajadores de Riotinto, la vida de los directivos ingleses y su relación con los mineros onubenses. La película, dirigida por Antonio Cuadri y basada en la novela del mismo título de Juan Cobos Wilkins, se centra en la movilización que tuvo lugar en febrero de 1888 contra la contaminación producida por la calcinación al aire libre de los residuos minerales, una práctica prohibida en Gran Bretaña desde 1864. La represión que segó esta movilización dio lugar a que se conozca el hecho como “el año de los tiros”.

Para acceder a toda la información práctica sobre el lugar: www.parquemineroderiotinto.es

huelva, minas de riotinto

12345 (4 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de María Unceta

Comentarios sobre  La descarnada belleza de las minas de Riotinto

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 26 de enero de 2018 a las 14:57

    You should advertise this more to railway preservation movement in the UK there are people in UK who would be very interested in Rio Tinto Mines & Railway but have no knowledge of its existence. I only found out because I worked for RTZ mining at one of there subsidiary aluminium processing factories in UK. I Have visited this fascinating place a year ago, will be there next month or March for a further visit. It would be nice if a secure place was made for tourists with motor homes ( camping cars ) to stay nearby in Rio Tinto Town or Nerva Town.

    Por Alan Whitehouse