GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

Histórico noticias



La evasión para ser libre

‘Evasión en el Monte Kenia’ es una de las aventuras más interesantes que a un grupo de hombres se le ocurrió vivir: escapar de un campo de prisioneros para ser libres unos días y alcanzar su sueño conquistando una gran cima. Una obra maestra de la literatura de montaña.

1 de enero de 2015

Mientras el sol rueda por las laderas camino del crepúsculo, de la hermosura que precede a los miedos de la noche, cada canto de una chicharra, cada sílaba del viento, cada pincelada malva en el vientre de la nube, es el mundo entero. El pintor que ama el mundo desea la luz hasta en el vientre apagado de los objetos. El amante interpreta la pasión tanto en la tierna brisa como en el ojo del huracán que arrastra los barcos contra los arrecifes. El aventurero, que con su coraza se reconoce en el viaje o en la montaña, cree que lo desconocido es un dios: una pisada en suelo incierto, un rugido entre las ramas de un sotobosque cerrado, el hambre y la sed que empujan a escarbar la tierra y la nieve con los dientes.

Ellos han encontrado ese relámpago que les ha transformado en inmortales durante un instante. A continuación vendrá el perfume de la consunción, la fragancia que se asemeja al auténtico y sosegado olvido. Pues existen dos tipos de olvido: el falso, que te hará permanecer en la fermentada memoria de la erudición, embalsamado con parafernalia, solemnidad, cátedra. Y luego está el olvido auténtico, que es el que nos relega al descanso.

Felice Benuzzi, 1949.En el segundo grupo están los libros felices, los libros que una vez leídos quedaron en la memoria sensorial de algo que llamaremos dicha. Allí está El enamorado de la osa mayor, de Sergiusz PiaseckiLa línea de sombra, de Conrad; algunos cuentos de Buzzati; la mejor novela de StevensonLos traficantes de naufragios. Y, por supuesto, cada página de Chejov. Todos hemos agradecido leer estas obras, porque durante un tiempo dieron un sentido tal vez estético a nuestros calendarios. Porque son libros felices.

Y entre esas obras está la creación de Homero que se llamaba Virgilio. En La Eneida, el protagonista emprende una aventura épica. La vida no le sale al paso. Es Eneas quien corre tras ella y, para saberse, vivo recurre a la proeza.

Confundir esta Evasión en el monte Kenia con la felicidad de La Eneida es un atrevimiento y una hipérbole. Entre otras razones porque, en una época en que ya el cine se había convertido en el gran medio narrativo, relatar una epopeya en verso hubiera resultado un anacronismo y una indulgencia.

“Cuéntame, Musa, las causas; ofendido qué numen o dolida porqué la reina de los dioses a sufrir tantas penas empujó a un hombre de insigne piedad a hacer frente a tanta fatiga”.

Este es uno de los primeros versos de la empresa de Eneas. Y es el que nos separa de la hazaña de Felice Benuzzi, Giovani Balleto y Vicenzo Barsotti. Ninguna musa intervendrá en la narración. La literatura, por fin, es cosa de los hombres. El siguiente verso, nos remitirá a la unión entre una aventura y otra:

“¿Tan grande es la ira del corazón de los dioses?” [1]

Para Virgilio, todo mal, todos los abismos, todo lo monstruoso, todo aquello que se escapara al dominio de lo que los hombres pudieran manipular con sus manos, con su ingenio, tenía un origen divino, mágico. Pero Benuzzi, Balleto y Barsotti, tal vez por haberse ya quebrado el mundo gracias a la ciencia o por haber aprendido que sólo el crucifijo no obedece a las leyes de las disciplinas que se gestan en los laboratorios, no pueden atribuir sus desdichas a un panteón repleto de celos, ira, codicia y caprichos. Cautivos en un campo de guerra, en 1943, no muy lejos del monte Kenia, deciden escapar con el único propósito de alcanzar su cima. Como Eneas, ponen tanta astucia como su hambre y su agudeza les permiten para lograr su propósito. Al igual que Eneas, durante la ruta tropezarán con millones de formas de miedo. En lugar de los cantos de las arpías, será la intuición de unos ojos de leopardo. Cualquier brutalidad similar al Maelström quedará sustituida por la soledad nocturna que obliga a no cerrar los ojos. No habrá un cíclope, pero no les abandonará la fiebre.

Y así ellos también sienten y confiesan el miedo. Y uno se pregunta si, al fin y al cabo, el miedo no es lo mismo que los dioses. O si la génesis del miedo no es la misma que la génesis de los dioses. Por lo tanto, para ellos ascender al monte Kenia equivale a derrotar a los dioses, porque equivale a derrotar al miedo.

“A pesar de todo es una lucha agradable; ya que mientras dura, el tiempo vuelve a ser algo valioso”.

Las frases no pueden resultar más libres y, por tanto, más inestimables. Son obra de Felice Benuzzi, el narrador de este libro épico. Nada de lo que es propio del que quizá sea el primer gran género literario, la épica, le es ajeno a Benuzzi: elaborar un plan psicológico, sobrevolando las desdichas de la guerra, en el que no sólo aprecia la fortaleza física de sus compañeros, sino también la lealtad. Porque la lealtad quizá sea la virtud de los hombres que en cualquier escala de valores hay que colocar en la cumbre. Y, a la lealtad, añadía el entusiasmo y la paciencia.

Monte Kenia desde el campo de prisioneros.

David Shapinsky, Flickr.

Y por último nos topamos con la ilusión por la fantasía, dado que son conscientes de la provisionalidad de la hazaña que se proponen acometer: dormir, soñar, ser libres durante el sueño, despertar. Regresar a eso que conocemos como realidad. Y, mientras tanto, mientras dura el sueño, vivir el camino a través de los detalles que salen al paso y que llenan nuestros días, aparentes insignificancias, verosímiles exactitudes. Porque en eso consiste el camino de la aventura, en los detalles y no en la frívola cartografía. Y esos detalles determinan un acto de voluntad que, en medio de esta inercia que es el diluvio de calamidades en que a veces se convierte el mundo, nos hacen hombres libres.

 

Notas

Extracto del prólogo de Evasión en el Monte Kenia, de Felice Benuzzi, publicado por la editorial Xplora.

[1] En traducción de Rafael Fontán Barreiro. Alianza Editorial. Madrid, 1986.

Evasión en el monte Kenia, Felice Benuzzi, Libros de montaña, viaje a kenia

12345 (4 votos. Media: 4,25 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  La evasión para ser libre

Comentarios sobre  La evasión para ser libre

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.