GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




La Lora, Texas

Tener petróleo era el sueño autárquico del franquismo. Fue en 1964 cuando brotó el primer chorro de oro negro al más puro estilo tejano, pero en Valdeajos, en un paisaje para el que la palabra belleza no resulta suficiente. Visitamos el único punto de extracción petrolera en tierra europea.

8 de septiembre de 2016

Los campos petrolíferos pertenecen a nuestro imaginario gracias al cine. Gigante y Pozos de ambición me vienen ahora mismo a la memoria junto a James Dean y Daniel Day-Lewis. También pertenecen a nuestro imaginario político actual por algo muy sórdido: las guerras que occidente desató para obtener el control del petróleo, disfrazadas de lucha por la democracia. Uno hace soñar, el otro llorar.

Texas, Iraq y La Lora, en Burgos. La historia es conocida. Tener petróleo era el sueño autárquico del franquismo. Se buscó en las zonas en las que geológicamente era posible. La compañía estatal Campsa, con el auxilio técnico de empresas americanas como Chevron Oil, hicieron prospecciones en varios lugares de España, y en 1964 brotó en Valdeajos el primer chorro de petróleo al aire, al más puro estilo tejano. Pero ese momento fue casi el inicio del final. Al principio se produjeron varios miles de barriles al día para ir decayendo hasta la actualidad, cuando se obtienen algo menos de doscientos al día (Arabia Saudí produce doce millones al día). Es un petróleo químicamente complejo e interesante. Tiene arsénico y parafina que le hacen de casi imposible refino. Restos de lo que fue aquel mar primordial por cuyo fondo ahora paseamos. Ya el arsénico, un nombre de veneno y que suena a anciana decimonónica, anuncia lo peor. La producción es muy pequeña y sólo se utiliza para pequeños usos bioquímicos, industriales o farmacéuticos. O para quemar. Aunque algunas compañías sostienen que bajo La Lora aún hay mucho petróleo y gas. Tal vez. O quizá sea propaganda para apoyar el fracking. En la red pueden encontrarse fácilmente los aspectos técnicos e históricos de estos campos de petróleo que han pasado ya por las manos de más de siete compañías que los mantienen, por si acaso llegan a tener un valor, ya que el costo de mantenimiento es ínfimo.

La Lora, Burgos

Rafael Manrique.

El viajero puede subir por la carretera desde Polientes, en Valderredible (el valle del Ebro). Al llegar arriba del páramo lo primero que ve es nada: un yermo. También un observatorio astronómico que pertenece a Cantabria, que gestiona su universidad y que no funciona por falta de fondos… y abundancia de desidia. El viajero verá asimismo aerogeneradores que rompen la horizontalidad extrema de este paisaje y que hoy proporcionan la energía que prometía esta Texas burgalesa. Y camino a Sargentes de Lora, poco antes de llegar, vemos la inconfundible y un poco alucinante imagen a la lejos de los caballitos, las cigüeñas de bombeo. Estamos en el único punto de extracción de petróleo en tierra europea. Nada menos.

Aquí hoy el petróleo ya no tiene ninguna importancia económica. Sin embargo, tendría una evidente explotación turística por su originalidad. Pasaremos por pueblos muy pequeños con pocos habitantes y que cada día son menos. Aquí se vive del trigo, de la patata y de algo de ganado. Eran y son tierras muy duras, calientes, frías, ásperas, poco fértiles. La Castilla dura, esa que posee una belleza extremada. Merece mucho la pena la visita a esta zona que proporciona una sencilla y emocionante experiencia.

Los campos petrolíferos se sitúan en un paisaje para el que la palabra belleza no resulta suficiente, ya que al minimalismo salvaje de este páramo se añade el que se asoma a un precipicio y ve, muchos metros más abajo, el valle verde y fértil que el Ebro  abrió. Una profunda brecha en el yermo territorio que se extiende por todo el norte de Castilla en las faldas sur de la Cordillera Cantábrica, que se observa magnífica desde lo alto. Más allá de lo bello por la conjunción de paisaje, de la geología asombrosa, el valle fluvial, la paramera, el viento permanente… y los campos de extracción de petróleo en la zona de Ayoluengo.

Aquí el paisaje se transforma debido al lento y melancólico movimiento de los caballitos de extracción. Algunos los denominan cigüeñas, aunque más se asemejan a garzas picoteando el suelo. De la marca Lufkin, esas bombas parecen ajenas al tiempo, a la  historia, al clima e incluso al petróleo. Se mueven incansablemente con el ruido de un motor ronroneante a punto de averiarse. Ignoran si están en Burgos o en Texas. Si merecen la pena o no. No es su cometido. Su situación de soledad y envejecimiento hace que parezcan pájaros de una civilización postindustrial al estilo de los que nos mostraron los filmes de la serie Mad Max.

Es evidente que el petróleo no trajo nunca riqueza a los pueblos de la zona, más allá de que alguna persona sí consiguiera ganar dinero con ello. Ni puestos de trabajo, ni inversiones o ingresos por impuestos. En el haber está el poder tener las carreteras asfaltadas y abiertas gracias a la quitanieves de la empresa explotadora. Las expropiaciones también fueron en ocasiones difíciles y traumáticas en aras de un futuro que nunca apareció. Y si pasa gente de camino a las labores (no es cosa fácil: en Ayoluengo viven unas diez personas), veremos a gente acostumbrada a que la tierra sea lo más estable y permanente que uno pueda imaginar. Poco que ver con los cambios, injusticias, abusos y tragedias que en todas zonas petroleras se dieron.  En La Lora, las patatas, el trigo, el trabajo, el silencio, la sobriedad y un cierto desapego existencial sigue siendo lo típico de estas zonas en las que nada es fácil, nada es gratis, nada es superfluo. Los excedentes son aquí de estrellas. Un cielo bello y puro como en pocas zonas de España. Apenas humedad y a más de mil metros de altura.

Es posible acercarse a varios de los caballitos activos. Su lento movimiento resulta  romántico, melancólico… Uno de ellos al lado de casi el único árbol que es posible divisar.  Gigante, Pozos de ambición… nunca estaremos más cerca.

Es un movimiento tan lento y regular que resulta hipnótico. En estos tiempos en que el rendimiento, la rapidez y la eficacia son fundamentales, dejar la mirada en ese subir y bajar de apariencia eterna es un lujo de la existencia.

Por eso el día lunes arde como el petróleo

cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,

y aúlla en su transcurso como una rueda herida,

y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Pablo Neruda

 

Petróleo que no se come

Petróleo que contamina

Petróleo que irreverente nos asesina

a voz viva y en secreto.

Petróleo que nos mantiene

siervos tristes de codicias extranjeras…

Felipe Antonio Santorelli 

la lora, petróleo, valdeajos, viaje a burgos

12345 (4 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  La Lora, Texas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.