Azímut

GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

  • IndiaIndie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Un pintalabios bajo mi burka es la película que el gobierno indio trató de vetar por resultar “demasiado orientada hacia las mujeres" y por mostrar "escenas de sexo contagiosas”. Pero la tozudez de su directora, Alankrita Shrivastava, ganó la batalla a la censura y, finalmente, su historia de liberación feminista pudo proyectarse en las salas de su país. El film es uno de los que podrán verse en IndiaIndie, la muestra de cine independiente que Casa India ha programado del 10 al 14 de ...[Leer más]

  • Wanderlust

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «Errar perezosamente por el bosque y por el campo; tomar esto y aquello, tan pronto una flor como una rama; coger las hierbas al ocaso, observar mil y mil veces las mismas cosas y siempre con el mismo interés...» Jean-Jacques Rousseau era uno de aquellos románticos del XVIII para quienes el deambular por la naturaleza representaba una forma a la vez sensorial y física de apropiarse del mundo y encontrarse con uno mismo. Una exposición en la Antigua Galería Nacional de Berlín nos ...[Leer más]

  • Allá lejos y hace tiempo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Antes de que la madurez y el viaje transoceánico lo alejaran de la tierra donde nació y lo llevaran a Inglaterra, hogar de sus primitivos orígenes familiares, William Henry Hudson había pasado lo que años más tarde llamaría la época más feliz de su vida en Argentina. Así lo reflejó hace ahora cien años en Far Away and Long Ago. A History of my Early Life (1918), vagabundeando por sus antiguas querencias de infancia como ya lo había hecho en otros de sus textos (Días de ocio en la ...[Leer más]

  • El mundo visto desde Asia

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Todo es cuestión de perspectiva. Basta con cambiar nuestra posición sobre el plano para que el mundo en el que vivimos parezca otro completamente distinto. Los primeros cartógrafos budistas colocaban el Himalaya en el ombligo del universo, allá donde se localizaba Jerusalén para un europeo. Tampoco parece la misma Tierra aquella que exploró el almirante Zheng He (1371-1433) o el monje Xuanzang (602-664) en su célebre peregrinación hacia el Oeste. Así, durante siglos los mappae mundi ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




La mirada del lobo

El lobo es el animal que más ha impresionado a las personas de nuestra cultura. Lo hemos temido, odiado, admirado, endiosado, domesticado… El lobo no deja indiferente a nadie y es fuente permanente de polémica porque se parece demasiado a nuestra especie: es gregario, familiar, valiente, astuto.

2 de noviembre de 2017

Estaba agotado. Habíamos recorrido decenas de kilómetros cargados hasta los topes para alcanzar las Sweet Grass, unas llanuras aisladas en el corazón del parque nacional Wood Buffalo, en los Territorios del Noroeste canadienses. Más allá del área visitada por los escasos turistas que llegan tan al norte, habíamos montado nuestras zodiac, remontado durante la mañana el río Athabasca, y atravesado un bosque de abedules y píceas durante siete interminables horas. Todo por intentar grabar los bisontes de bosque.

La mayor parte de la gente desconoce que en América hay dos tipos de bisonte. El primero es el del Lejano Oeste, el de las películas de indios y vaqueros, aquél que formaba manadas de millones de individuos y que los nuevos americanos llevaron al límite de la extinción para intentar, entre otras cosas, matar de hambre a los americanos originales, los indios de las praderas. El segundo, desconocido para el gran público, es el bisonte de bosque. Éste viven en las grandes masas forestales de Canadá. Algo más pequeño y mucho más esquivo, el bisonte de bosque era nuestro objetivo de rodaje. Pero, como suele pasar, al llegar al parque nacional donde con más facilidad se le encuentra, nos dijeron que los bisontes se habían movido a los pastos de salt planes, un área de hierbas altas y afloramientos salinos que a estos grandes bóvidos les gusta visitar. En definitiva, se habían ido al quinto pino.

Cuadernos de viaje. Canadá.

Y ahí estábamos, Gerardo Olivares, Manuel Morales y yo, agotados por la marcha, dispuestos a grabar a los poderosos bisontes. Pero en la inmensa llanura que se abría ante nosotros no se veía un solo animal. Nos sentamos al borde mismo del bosque decididos a esperar a que llegaran las manadas. Delante la llanura se extendía como un mar de hierba dorada. La sombra de los últimos abedules que marcaban el límite del bosque nos aliviaba del sofocón que arrastrábamos después de tantas horas de marcha y el cansancio nos dejó dormidos en cuestión de minutos.

No sé cuánto tiempo estuve durmiendo, pero por algún motivo me desperté intranquilo. Una sensación inexplicable me había puesto en guardia. Miré a las llanuras y no vi nada. Luego miré a mis amigos para comprobar que dormían el más feliz y merecido de los sueños. Y por último me volví hacia la derecha y allí, a unas decenas de metros, en el mismo límite del bosque donde descansábamos, vi la causa de mi intranquilidad. Un enorme lobo blanco me miraba con la misma curiosidad con la que yo le miraba a él. Me acordé entonces de tantas historias que había escuchado y leído sobre el lobo desde niño. Recordé las historias de pastores que me contaban en mi infancia cuando iba a veranear a Asturias. El miedo al lobo, su terrible amenaza. Recordé también al alobado que de forma tan brillante nos dejó Cela en su Judíos, Moros y Cristianos; su miedo, su impotencia, su sumisión ante el único depredador que nos ha acompañado desde el origen de nuestra especie compitiendo con nosotros, haciendo un pacto eterno de lealtad hasta hacerse perro. Y a mi memoria acudieron los gritos de “¡El lobo, el lobo!” de aquel inolvidable programa del maestro Félix, gritos alertando por la llegada del “gran matador”. El lobo es el animal que más ha impresionado a las personas de nuestra cultura. Lo hemos temido, odiado, admirado, endiosado, domesticado…

Cuadernos de viaje. Canadá.

El lobo no deja indiferente a nadie y es fuente permanente de polémica porque se parece demasiado a nuestra especie. Es gregario, familiar, inteligente, valiente, soberbio, astuto. Y un superpredador, lo que equivale a nuestro más directo competidor. Sin ninguna duda puede matarnos, pero a lo largo de nuestra historia común ha aprendido a temernos. Las armas de fuego marcaron un antes y un después entre lobos y hombres. Ahora el lobo nos teme y nos evita. El animal que amamantó a los padres de Roma y salvó de la muerte al admirado Mowgli de Kipling es un proscrito al que nadie quiere cerca de donde vive. O, al menos, ningún político. El lobo ya no es una amenaza para las personas, pero sigue matando su ganado. Y somos una especie que lo quiere todo para sí misma. No importa que hayamos dejado al lobo sin presas naturales o que hayamos talado la mayor parte de sus bosques. El lobo se come “nuestro” ganado. Sigue siendo nuestro más directo competidor. Y al enemigo, ¡ni agua!

El gran lobo blanco me miraba sin mostrar agresividad ni miedo. Creo que estaba tan sorprendido como yo del encuentro. No sé si fue nuestro olor o mi brusco despertar lo que le reveló nuestra posición. Pero, desde luego en mi caso, fue algo instintivo lo que me sacó de mis sueños para afrontar un peligro ancestral, como si la memoria de mis primeros antepasados aún viviera escondida por la racionalidad con la que enfocamos todo hoy en día. Hemos perdido el sentido de lo salvaje; la impronta de nuestro origen. Y así nos va.

Durante largo rato nos miramos tranquilos; un lobo y un ser humano en territorio salvaje. Uno, imagino, notando la diferencia entre aquellos humanos raros y los indios que pueblan los bosques de los Territorios del Noroeste. El otro, sintiendo los ecos de una llamada olvidada, ancestral. Fue un encuentro sin sobresaltos, sin ruidos, maravilloso. Luego el lobo alzó la cabeza, miró al frente y con una dignidad hipnótica avanzó lentamente y se perdió ente las hierbas altas. Fue entonces cuando aparté la vista de su paso, levante la mirada y descubrí en el horizonte de hierba la impresionante silueta de los primeros bisontes.

búfalos, cuadernos de viaje, documentales, lobos, parques nacionales, viaje a canadá

12345 (4 votos. Media: 3,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Libros relacionados con  La mirada del lobo

Comentarios sobre  La mirada del lobo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.