Azímut

28 de mayo de 2018
“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?” Frida Kahlo.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

  • Ex Oriente

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las bibliotecas públicas y privadas de Aragón guardan entre sus fondos un importante volumen de libros de viajeros, cartógrafos y geógrafos, comerciantes y embajadores, misioneros y eruditos que, publicados entre los XVI y XVIII, dieron a conocer la singularidad de las culturas chinas y japonesas en la Europa de la Edad Moderna. Una exposición en la Universidad de Zaragoza muestra este patrimonio bibliográfico excepcional, con un centenar de textos, mapas, grabados, porcelanas... Hasta el ...[Leer más]

  • Yo soy somalí

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La poesía fue durante mucho tiempo el medio de expresión preferido por los artistas somalíes; de allí que su país se conozca como la "tierra de los bardos"... Tal preferencia vino determinada por la tradición islámica que condena las imágenes y abraza el poder de la palabra hablada. Pero siempre hay quien se mueve a contracorriente: una exposición en el Minneapolis Institute of Art destaca el trabajo de Hassan Nor y Aziz Osman, dos pintores que emigraron a Estados Unidos en la década ...[Leer más]

  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




La mirada del lobo

El lobo es el animal que más ha impresionado a las personas de nuestra cultura. Lo hemos temido, odiado, admirado, endiosado, domesticado… El lobo no deja indiferente a nadie y es fuente permanente de polémica porque se parece demasiado a nuestra especie: es gregario, familiar, valiente, astuto.

2 de noviembre de 2017

Estaba agotado. Habíamos recorrido decenas de kilómetros cargados hasta los topes para alcanzar las Sweet Grass, unas llanuras aisladas en el corazón del parque nacional Wood Buffalo, en los Territorios del Noroeste canadienses. Más allá del área visitada por los escasos turistas que llegan tan al norte, habíamos montado nuestras zodiac, remontado durante la mañana el río Athabasca, y atravesado un bosque de abedules y píceas durante siete interminables horas. Todo por intentar grabar los bisontes de bosque.

La mayor parte de la gente desconoce que en América hay dos tipos de bisonte. El primero es el del Lejano Oeste, el de las películas de indios y vaqueros, aquél que formaba manadas de millones de individuos y que los nuevos americanos llevaron al límite de la extinción para intentar, entre otras cosas, matar de hambre a los americanos originales, los indios de las praderas. El segundo, desconocido para el gran público, es el bisonte de bosque. Éste viven en las grandes masas forestales de Canadá. Algo más pequeño y mucho más esquivo, el bisonte de bosque era nuestro objetivo de rodaje. Pero, como suele pasar, al llegar al parque nacional donde con más facilidad se le encuentra, nos dijeron que los bisontes se habían movido a los pastos de salt planes, un área de hierbas altas y afloramientos salinos que a estos grandes bóvidos les gusta visitar. En definitiva, se habían ido al quinto pino.

Cuadernos de viaje. Canadá.

Y ahí estábamos, Gerardo Olivares, Manuel Morales y yo, agotados por la marcha, dispuestos a grabar a los poderosos bisontes. Pero en la inmensa llanura que se abría ante nosotros no se veía un solo animal. Nos sentamos al borde mismo del bosque decididos a esperar a que llegaran las manadas. Delante la llanura se extendía como un mar de hierba dorada. La sombra de los últimos abedules que marcaban el límite del bosque nos aliviaba del sofocón que arrastrábamos después de tantas horas de marcha y el cansancio nos dejó dormidos en cuestión de minutos.

No sé cuánto tiempo estuve durmiendo, pero por algún motivo me desperté intranquilo. Una sensación inexplicable me había puesto en guardia. Miré a las llanuras y no vi nada. Luego miré a mis amigos para comprobar que dormían el más feliz y merecido de los sueños. Y por último me volví hacia la derecha y allí, a unas decenas de metros, en el mismo límite del bosque donde descansábamos, vi la causa de mi intranquilidad. Un enorme lobo blanco me miraba con la misma curiosidad con la que yo le miraba a él. Me acordé entonces de tantas historias que había escuchado y leído sobre el lobo desde niño. Recordé las historias de pastores que me contaban en mi infancia cuando iba a veranear a Asturias. El miedo al lobo, su terrible amenaza. Recordé también al alobado que de forma tan brillante nos dejó Cela en su Judíos, Moros y Cristianos; su miedo, su impotencia, su sumisión ante el único depredador que nos ha acompañado desde el origen de nuestra especie compitiendo con nosotros, haciendo un pacto eterno de lealtad hasta hacerse perro. Y a mi memoria acudieron los gritos de “¡El lobo, el lobo!” de aquel inolvidable programa del maestro Félix, gritos alertando por la llegada del “gran matador”. El lobo es el animal que más ha impresionado a las personas de nuestra cultura. Lo hemos temido, odiado, admirado, endiosado, domesticado…

Cuadernos de viaje. Canadá.

El lobo no deja indiferente a nadie y es fuente permanente de polémica porque se parece demasiado a nuestra especie. Es gregario, familiar, inteligente, valiente, soberbio, astuto. Y un superpredador, lo que equivale a nuestro más directo competidor. Sin ninguna duda puede matarnos, pero a lo largo de nuestra historia común ha aprendido a temernos. Las armas de fuego marcaron un antes y un después entre lobos y hombres. Ahora el lobo nos teme y nos evita. El animal que amamantó a los padres de Roma y salvó de la muerte al admirado Mowgli de Kipling es un proscrito al que nadie quiere cerca de donde vive. O, al menos, ningún político. El lobo ya no es una amenaza para las personas, pero sigue matando su ganado. Y somos una especie que lo quiere todo para sí misma. No importa que hayamos dejado al lobo sin presas naturales o que hayamos talado la mayor parte de sus bosques. El lobo se come “nuestro” ganado. Sigue siendo nuestro más directo competidor. Y al enemigo, ¡ni agua!

El gran lobo blanco me miraba sin mostrar agresividad ni miedo. Creo que estaba tan sorprendido como yo del encuentro. No sé si fue nuestro olor o mi brusco despertar lo que le reveló nuestra posición. Pero, desde luego en mi caso, fue algo instintivo lo que me sacó de mis sueños para afrontar un peligro ancestral, como si la memoria de mis primeros antepasados aún viviera escondida por la racionalidad con la que enfocamos todo hoy en día. Hemos perdido el sentido de lo salvaje; la impronta de nuestro origen. Y así nos va.

Durante largo rato nos miramos tranquilos; un lobo y un ser humano en territorio salvaje. Uno, imagino, notando la diferencia entre aquellos humanos raros y los indios que pueblan los bosques de los Territorios del Noroeste. El otro, sintiendo los ecos de una llamada olvidada, ancestral. Fue un encuentro sin sobresaltos, sin ruidos, maravilloso. Luego el lobo alzó la cabeza, miró al frente y con una dignidad hipnótica avanzó lentamente y se perdió ente las hierbas altas. Fue entonces cuando aparté la vista de su paso, levante la mirada y descubrí en el horizonte de hierba la impresionante silueta de los primeros bisontes.

búfalos, cuadernos de viaje, documentales, lobos, parques nacionales, viaje a canadá

12345 (3 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Libros relacionados con  La mirada del lobo

Comentarios sobre  La mirada del lobo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.