GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




La película del campeón

Fernando García del Río, corresponsal de La Vanguardia en Cuba hasta que fue invitado a marcharse del país, relata en el libro ‘La isla de los ingenios’ sus cuatro años de estancia en este surrealista país, centrándose más en las anécdotas de su supervivencia que en las de la supervivencia de los cubanos.

7 de mayo de 2015

Salir de noche, hasta las tantas de la madrugada, visitando garitos donde las suelas de los zapatos se quedan pegadas a los restos de cerveza o clubes de alto copete, a veinte euros el gin tonic, se ha vuelto cada vez más peligroso. Cualquier filo aguarda a la vuelta de la esquina. Si este comentario se lo hiciéramos a cualquier punky, respondería que es cierto: “Cada vez hay más policía”. El punky ha leído la noche desde su posición, diferente a la que lee el hombre de gabardina de canutillo que se pondrá espuelas de plata al día siguiente para practicar la equitación. Lo importante sería ser consciente desde qué posición está leyendo la peligrosidad de la noche cada uno de ellos. Uno desde la clase media acomodada, el otro desde la periferia social.

Traducido a un libro de viajes, cuando el viaje se realiza por un país que por una u otra razón padece el infortunio, el viajero que escribe debería también ser consciente de la lectura que hace del país. La posición más honesta sería la identificación con el habitante del territorio, sea para encontrar la desidia, el vicio, la cordialidad o la pesadumbre. La que menos interesa al lector es la de hacerlo desde el placer, esa que indica que el protagonista del viaje soy yo y no los paisajes ni los encuentros con la gente. Esta postura de clase acomodada convierte al escritor en un campeón. O lo convertiría si fuera capaz de matizar la soberbia inequívoca de la que es difícil escapar.

El efecto de este libro, El país de los ingenios, es semejante al de la denuncia que pretende maldiciendo un modelo de estado, cuando tal vez debería plantearse, previamente, si existe un modelo de estado decente; es decir, si el problema no es el estado moderno, si este no es una forma de distribución del poder con distintas versiones. Casi de cualquier estado moderno, pero especialmente de cierto tipo de dictaduras, como en la de Corea del Norte, lo que nos llegan son las ovaciones indescriptibles al final del desfile, el aplauso que se aplaude a sí mismo, el aplauso incondicional. Sin el modelo de estado con que Fernando García del Río (Santander, 1962) se encuentra durante sus años de estancia en Cuba, su viaje se quedaría sin libro; pues es este modelo el que le permite a él aplaudirse con una discreción en ocasiones no contenida. García del Río sobrevive en medio de la tormenta del acoso burocrático, de la censura mediática y de la picaresca social. Pero en lugar de atender a la pesadumbre, se queda con sus argucias para sortear trabas. Hasta el punto de reconocer que se vuelve poco menos que neurótico cada vez que regresa a Cuba tras unas vacaciones en España, descansando de su corresponsalía en el país.Malecón de La Habana

Cuba es una isla decadente, donde la actual falta de higiene y la música reguetón es más un síntoma de tristeza que de una presión sometida por los poderosos, propia de países enjaulados. Quienes han visitado el país en los últimos años, los que no han ido a hoteles de lujo en Varadero y apenas abandonaron las playas y las discotecas, se preguntan, casi unánimemente, si no han llegado demasiado tarde. García del Río da por supuesto que no es así, que eso que a él le sucede no es un colofón, un final de algo que pudo haber sido o que fue diferente. La paranoia gubernamental y la paranoia del pueblo son, para él, una constante que, da por supuesto, con su falta de indagación en el pasado, ha sido así desde la toma de poder de Fidel Castro. De esta manera, todo queda demonizado, desde la administración hasta los riesgos de salir a la calle. Hasta el punto de apenas creerse nada de lo bueno que pudo haber en el pasado y que la gente le relata. De esta manera, el protagonista del viaje, de la estancia, es él, el superviviente.

En algún momento menciona al documental Balseros, que relata la fuga del país a bordo de improvisada embarcaciones en 1994. El documental sigue la peripecia de la huida de varias personas, a las que regresa un año después, cuando ya están asentadas en distintos lugares de Estados Unidos. Uno de los casos elegidos es una joven pareja que es acogida por la comunidad de una población del noreste, donde los inviernos son fríos y largos, donde apenas existe nada semejante a delincuencia, donde la mayoría de la gente vive en situaciones acomodadas con sus casas con jardín y mascotas. En una escena, quizá la más significativa del documental, ella está llorando en un ataque de síndrome de Ulises: “Aquí no puedo hacer nada”, dice, tapándose la cara con las manos, “no puedo ir a la playa con mis amigas, no puedo salir a bailar”. Abrazándola por detrás, su marido le contesta, con aplomo: “Es que ése es el precio de la libertad”.

En efecto, antes de viajar para leer un país, uno debería sincerarse confesando desde dónde está dispuesto a leerlo: desde la libertad que cree vivir el chico o desde lo que identifica como libertad la muchacha.

Fernando García del Río, La isla de los ingenios, libros de viaje, viaje a cuba

12345 (2 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  La película del campeón

Comentarios sobre  La película del campeón

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.