GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




La risa, esa terapia

A pesar de la mala prensa que tiene el turismo frente a los valores del viaje, maldecirlo sería como maldecir la risa por sus carencias frente a la felicidad. El artículo  invita a reflexionar sobre cómo encontrar sinceridad en un negocio tan despreciado, en ocasiones, por los amantes del viaje como el turismo.

10 de octubre de 2013

El problema de la risa como terapia es creer que uno practica la sanación de quererse mucho. A la hora de la verdad, no somos un agente profundo que quiera a un agente que actúa. Dado que la risa no es intemporal, no es eterna, su valor reside en el sustrato sobre el que crece, cuyo mejor abono es sentirse amigo. En caso de carecer de un cimiento tan sólido como ese, el peligro de la risa es la tentación de la melancolía, fraguar instantes que un segundo más tarde recordaremos con la tristeza que nos da el querer vivir en los mejores tiempos pasados. En un mundo en el que el infierno ya no son los demás, como quiso Sartre, si no inventos como la Nintendo, morirse de risa está sustituyendo, con frecuencia, a divertirse; estar a gusto es el único significado que le queda a la palabra disfrutar, y bienestar quiere decir calzar unas chanclas de dedo cuando la temperatura exterior ronda los veintiocho grados.

En cierta medida, en esto consiste el riesgo de sostener la vida humana sobre unos periodos de vacaciones sometidos al turismo. La pregunta es: ¿puede el turismo ser savia, como lo fue la vida del pescador, la vida del explorador, la vida sin propaganda de los pioneros de la montaña o la vida del hombre que quiso mantenerse al margen de esta crisis que llamamos sistema?

Arista de Bionnassay y Mont Blanc por los Cuatromiles.

Javi Gandaki.

Una hora antes de la puesta de sol, la pequeña multitud se reúne en la cima de la montaña para ver un cielo de sangre. A lo largo de los minutos, dedican a la estampa los adjetivos más conmovedores que se encuentran en el diccionario de términos usados, y uno se vuelve a cuestionar la relación que existe entre la poesía y el silencio. Disparan fotos, charlan y muestran ciertas reticencias a consentir el silencio. Y al adjetivar estamos envasando. Así, los elementos del paisaje –nieve, arista, cielo, nube, bosque, senda, pico, roca, acantilado– comienzan a presentarse frente a nosotros tan envasados como cualquier producto que se pueda comprar con una tarjeta de crédito. O pasan a formar parte, no de nuestra vida, sino del decorado de nuestra vida; no de nuestros sabores, sino del aderezo confitado de nuestros menús.

El problema no es que el hombre mate aquello que ama, como dictó Oscar Wilde en su peor alarde de pesimismo, sino que fulmine el acto de amar privándolo de su sana pasión. ¿Qué queda en sitios frecuentados por las hordas turistas que pueda ser amado? En los antiguos puertos pesqueros, ni siquiera permanece el gesto del anciano que arroja una colilla a la calle. En las arriesgadas actividades de montaña se delata con demasiada evidencia su gestación en una cocina o en un laboratorio: si se han diseñado para exhibirse, su esencia delata una presunción. Y presumir no es la mejor de las cualidades que puede poseer el cadáver que todos guardamos en el armario. El monje protagonista de la novela Kim diría que para alcanzar la senda media es imprescindible ventear el orgullo hasta que se diluya en el cosmos.

Y, sin embargo, renegar de la risa, de los crepúsculos atados a sus epítetos, de la adrenalina que supone entregarse al vértigo de la montaña porque consideremos que estamos participando de esa parte del turismo que ronda la patraña, sería un suicidio, o, al menos, una estupidez. El problema más grueso del turismo es que quien trabaja en él traba lucha contra los demás trabajadores, en que añade el horror del comercio al de la esclavitud, en que saca a colación la parte menos social y más competitiva del hombre, entendiendo que el vecino es un rival, consiguiendo falsificar hasta las sonrisas.

Por lo demás, no nos entreguemos a maldecir al turismo. Por mucho artificio con que se vista el viaje, a nadie que conserve un resto de humanidad, aunque sea enterrado junto a las culpas que escondemos en el jardín, deja de subyugarle la solidez del Himalaya.

Concepto de Viaje, Turismo

12345 (9 votos. Media: 4,89 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Comentarios sobre  La risa, esa terapia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 10 de octubre de 2013 a las 7:50

    Unas reflexiones interesantes (aunque la exposición es un poco espesa para mi gusto). Aún así, no puedo dejar de señalar que no todos podemos o nos atrevemos a viajar con tan sólo una mochila en la que ocupen más espacio los libros que la ropa, con más ganas de aventura que dinero y dónde lo único que tienes reservado es el aire que respirarás al día siguiente. Sea como sea, en un momento u otro todos somos turistas en este gran viaje que es la vida, y viajar a otros países y conocer otras gentes y otras culturas (aunque sea en formato de pequeñas multitudes) sigue siendo hoy por hoy la mejor (si no la única) forma de ensanchar nuestros horiziontes, ampliar nuestras miras, y aprender a practicar actitudes de respeto y tolerancia. Y ya que te gustan las citas, querido Ricardo, como remate de mi comentario (escrito con todo mi cariño, te consta) suscribo de corazón esta perla de nuestro inmortal Cerantes: “Viajar vuelve a los hombres discretos”. ¡Bien sabe Dios la falta que nos hace!

    Por Javier Juárez
    • 10 de octubre de 2013 a las 14:08

      Bueno, Javier, si dispones de menos de cuatro mil caracteres para intentar explicar algo, ¿cómo consigues que no sea espesa la exposición? Por cierto, debe ser demasiado espesa, ya que no se maldice a las hordas turistas y se alaba al mochilero. Más bien al contrario. Abrazos

      Por Ricardo Martinez Llorca
  • 10 de octubre de 2013 a las 17:37

    Yy… no se si maldecir, pero sin dudas criticar. El turismo convirtió en empresa y negocio lago tan humano como andar y estar en contacto con la naturaleza. Le podemos poner slogans como ecofriendly, etnoturismo o lo que quieras, pero sigo convirtiendo en un producto algo que a mi gusto es casi sagrado. Y siguiendo la linea de la metáfora de la risa. La risa y la alegría tampoco zafaron de nuestro querido mercado. “Viajar no es turismo”

    Por BOLETOdeIDAeIDA
    • 10 de octubre de 2013 a las 17:53

      No sé si tienes toda la razón, pero sin duda un porcentaje muy alto de ella. Lo que sucede es que el artículo no atiende a todos los temas que afectan al turismo y al viaje. En realidad, pretende que los turistas no se sientan culpables por ejercer esa terapia, como apunta Javier en su comentario anterior. Sobre otras parcelas de este tema hemos hablado en artículos anteriores: http://lalineadelhorizonte.com/blog/20/viajar-por-codicia. Gracias por el comentario.

      Por Ricardo Martinez Llorca