GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




La verdad poética

Chantal Maillard ofrece una bellísima mirada poética sobre India con sus relatos. A través de sensaciones, reflexiones y sentimientos, la escritora recorre por dentro su geografía: Benarés, Bangalore, Jaisalmer… Un hermoso libro con textos que van desde poemas a diarios, ensayos o reseñas.

11 de abril de 2014

Es posible que la diferencia que existe entre el turista y el viajero se asemeje mucho a la que distingue a la verdad científica de la verdad poética. El turista describe el mundo, que es el mismo oficio que ejerce la ciencia, confundiendo descripción con explicación. El viajero, por su parte, se pierde, se ve abocado a una desorientación imprescindible, “pues la propia pérdida es finalmente lo que nos salva de la solidez de nuestro personaje”. Y tal vez sea esa pérdida de solidez lo que distinga a la verdad poética. “¿Cuánto de lo que hacemos lo hacemos por hacerlo y cuánto para contarlo?… ¿Cuánto de auténtico viaje hay en nuestra vida y cuánto de turismo?”

Esta es la primera contribución de Chantal Maillard (Bruselas, 1951) a ese debate eterno en el que tratamos de definir la frontera entre el turista y el viajero. Todos pretendemos ser viajeros porque, a la postre, somos conscientes de que esta versión de intrusismo que es acudir a un lugar remoto para contemplar lo desconocido supone, en mayor o menor intensidad, ejecutar el afán del turismo. A lo mejor la respuesta definitiva pasa por sacralizar menos el espíritu viajero. Y por reflejarnos en el espejo del aprendizaje, ese que evita que vayamos de lo mismo a lo mismo, como indica la propia Maillard, para lo cual crea el concepto de desnacer. Y así, desnaciendo, se atreve a enfrentarse a unos lugares y unas culturas a las que el occidental acudió buscando la paz interior.

Esa forma de mirar con todo el cuerpo a la vez, esa impresión que tiene mucho que ver con la poesía, es la que la lleva a pertenecer a India y a amar ese otro concepto del mundo. Lejos del genio arrogante de V.S. Naipaul, de la pasión histórica de Patrick French, Maillard demuestra cuál es la condición poética en cualquiera de las cuatro versiones de escritura que aquí aparecen: el diario, el verso, el ensayo y la reseña. Y en todas ellas debate sobre la condición neocolonial, sobre el orientalismo, del que reniega sin dolor, sin acritud.

“El caleidoscópico pensamiento de India no es la única asignatura pendiente de la cultura occidental. También lo es la humildad. A todos nos convendría volver los ojos hacia las fórmulas religiosas que enseñan a mirar hacia lo que realmente importa: nuestra común desnudez, nuestra indefensión ante las inclemencias de un mundo que parece no haber sido nunca el nuestro”.

India

Ancilla Tilia, Flickr.

El libro comienza con un diario en el que prima la divagación, la poesía como estrategia para acercarse a la sabiduría, que siempre será un término sin definición convincente: “Ser y conocer simultáneamente sólo es posible en el vacío, porque en el vacío no hay nadie”. Y así se centra en su movimiento interior, que fluye al ritmo de los lugares que visita: su paso por Benarés se vuelve apresurado y críptico, lleno de dudas; en Bangalore permite que se imponga cierto laconismo; y resulta más mimado cuando, lo que le sucede, sucede en Jaisalmer. Pero siempre defiende los principios básicos que han compartido el saber oriental y hombres como Montaigne: “No hay ira en aquel que nada tiene que defender. Nada tiene que defender el que nada posee, ni a sí mismo. Poseerse a sí mismo es poseer un hueco insaciable”.

El mismo tipo de sabiduría que se encuentra en la poesía de las siguientes páginas. Dotada de un oído prodigioso, Maillard no cesa de crear imágenes en las que se combinan lo tangible y lo intangible, el cuerpo lírico y la naturaleza. Con una fluidez que da envidia, versa emociones que se encuentran en la ruta de la tradición india, pero también en los pasos de amor del Cantar de los Cantares:

Para ser tú la más extraña y larga noche

te bastaría ser un barco

de nieve y naufragar en mí.

En cuanto entra en el territorio del ensayo, comienza la indagación directa sobre la gramática de la experiencia estética. Y para ello completa unos capítulos híbridos, en los que la mística debate con la filosofía. La dialéctica se establece entre los filósofos de tradición oriental y la sabiduría popular y poligenésica de India. Se habla del mundo como representación, pero también de la representación como un sentimiento. Se parte de la necesidad del conocimiento de uno mismo para emprender el viaje de aprender, porque una vez que consigues entender con todo el cuerpo, amas. Trae al frente el concepto de ecosofía, igualándolo al proyecto de creencias en Gaia, dentro de una mirada que atiende a las cosmovisiones.

Por último, las reseñas, publicadas en medios de comunicación nacionales, consiguen el fin que persigue cualquier crítico literario: que el lector acuda a las fuentes originales para leer los textos. De su lectura uno puede deducir el proyecto ético que a Maillard se le ha impuesto en la vida: la búsqueda de la serenidad. Y para ello valora el aprendizaje como lo esencial. Pero aprender no es acumular, sino ir soltando lastre: “Pocas doctrinas han sido tan maleables en sus formas como la budista. Se lo podía permitir, dada la simplicidad de su mensaje, algo que tan sólo pertenece a las grandes ideas, aquellas que no sólo sostienen una visión del mundo, sino que la dejan abierta, también, a su transformación”.

India es, en definitiva, un libro muy hermoso.

Chantal Maillard, India, libros de viaje, viaje a india

12345 (5 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  La verdad poética

Comentarios sobre  La verdad poética

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.