GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Las Clarisas, un hotel adoptado por la literatura

Hay hoteles que la literatura adopta como hijos legítimos y el convento de Santa Clara, en Cartagena de Indias, es uno de ellos. Gabo ambientó allí ‘Del amor y otros demonios’, y en él se han alojado otros muchos escritores como Carlos Fuentes.

1 de octubre de 2015

Las letras modernas patentaron como franquicia cosmopolita el Hay Festival, desde 1997, a partir de los cuatro diletantes que no hace aún treinta años se reunían en una librería galesa para compartir gustos novelescos. Aquella librería de viejo era tan desconocida como el pueblo mercantil en el que se hallaba, Hay-on-way, apenas con 1.500 habitantes, pero, eso sí, con 41 book-shops. “La ciudad de los libros” la llamaban los más optimistas… “El Woodstock de la mente”, vino a rebautizarla el entonces presidente norteamericano Bill Clinton. Y, a partir de ahí, en el 2007, el Convento de Santa Clara, en Cartagena de Indias, vino a ser uno de sus principales lugares de encuentro, llegado el festival al Nuevo Continente. Ese año se alojaron en el convento el cantante Bob Geldof y el Nobel nigeriano Wole Soyinka, entre otras celebridades. Y lo hicieron, además, para rendir homenaje al autor que en su día poblara con su ficción el convento-hotel: Gabriel García Márquez.

Porque allí Gabo, en una de sus antiguas celdas, había encerrado a la niña Sierva María de Todos los Ángeles, supuestamente poseída por el maligno, tras ser mordida por un perro rabioso. Ocurre en su novela titulada Del amor y otros demonios. Así que, a continuación, en el transcurso de sus páginas, hubo de practicarla el exorcismo… Nada mejor que un convento barroco, pues, para reunirla con el sacerdote Cayetano Delaura, encargado del caso y, a la postre, destinado a enamorarse de ella. Con tales antecedentes, el Santa Clara se pobló de fantasmas, cómo no, ganando un palmarés que respetó con devoción religiosa el reacondicionamiento del lugar, a manos de la cadena Sofitel, entre 1991 y 1995. Y es que, original de 1621, sus muros de clausura habían desatado también la imaginación de Germán Espinosa al redactar Los cortejos del diablo, volumen ambientado en el siglo XVII sobre las torturas de la Inquisición en Cartagena de Indias, cuando todavía era puerto inscrito al tráfico de esclavos. Muchas personajes de la creación literaria se quedaron vivir para siempre en este convento, si seguimos desglosando la lista de libros que incluyen su Plaza San Diego en la narración. La tejedora de coronas, también de Espinosa, tiene en cuenta el enclave, contando intrigas del Siglo de las Luces, a través de Genoveva Alcócer. Y por referirnos de nuevo a Gabriel García Márquez, decir que El amor en los tiempos del cólera lo escribió sin dejar de mirar al convento, dado que finalmente se hizo construir una casa a pocos metros de él, en el malecón cartagenero.

Viaje a Colombia

Muchas criaturas librescas habitan el Santa Clara, como para dejar sitio suficiente a los intelectuales y plumas que en tropel demandan habitación allí, coincidiendo o no con las actividades del Hay Festival. Sin embargo, en nuestro siglo, el convento alojó a otros escritores del realismo mágico, como el mexicano Carlos Fuentes, a Sergio Pitol y el poeta José Emilio Pacheco, recientemente desaparecido. A Jonathan Franzen, Jane Teller, Ana Cristina Herreros y al también poeta español Antonio Colinas, que entre los claustros del Santa Clara se planteó reactivar el Pen Club español, acaso sin saber que seguirá en el dique seco durante años. El editor Basilio Cañada lo tiene registrado a su nombre, pero tal registro no es reconocido en los foros del mayor club literario internacional.

Los altísimos techos del convento, por sí mismos, en sus salas de congresos y bajo la viga vista de sus restaurantes, le otorgan carácter sobrenatural. Pero permiten poner los pies en la tierra cuando el anecdotario que atesora el hotel abre sus páginas de novela aún no escrita. Gabriel García Márquez ideó a Sierva María tras presenciar el hallazgo de un esqueleto infantil en la cripta con que la orden de las clarisas cuenta. Una terrorífica noticia que, cual suceso aislado, hubiera bastado para alejar clientes del convento por décadas. Sin embargo, las palas de arena literaria derramadas sobre el asunto invirtió las reacciones. La novela al respecto de García Márquez atrajo mayores personalidades al albergue conventual. De hecho, la publicó en 1994 y un año más tarde, antes incluso de que allí mismo se rodase la película alusiva a su libro, el Santa Clara hospedó una Cumbre de Países no Alineados, con Yasser Arafat y Fidel Castro como principales caras conocidas. Dicen que Yasser Arafat traía su propios alimentos desde Palestina, dispuesto a no dejarse envenenar, pero que acabó cenando dos veces en el restaurante italiano del lugar. Así mismo, se cuenta que Fidel Castro, acompañado en todo momento por su amigo García Márquez, invitó a la directiva del hotel a su suite, mientras la Reina Sofía bajaba a los jardines conventuales con frecuencia para dar personalmente de comer al primer tucán adoptado por el hotel. Mandatarios de 113 países se dieron cita entonces, entre los muros conventuales, anticipándose a la llegada en años posteriores de Juan Carlos de Borbón, Bill Gates y el magnate Carlos Slim, Sting, el tenor Plácido Domingo y los actores Charlie Sheen, Javier Bardem y Mel Gibson. Ya con el cambio de siglo, en el Santa Clara se había registrado Mike Jagger, bajo pseudónimo. Y el cineasta Francis Ford Coppola había hecho lo propio, con idea de copiar detalles ornamentales del hotel para sus resorts caribeños. Quien sin embargo se paseó a cara descubierta por el convento fue el pintor Botero, hasta el punto de dar nombre a una de sus actuales suites, decorada con cuadros propios bajo la supervisión de su hija Lina. Hay hoteles que la literatura adopta como hijos legítimos y el Santa Clara, sin duda, es uno de ellos.

cartagena de indias, gabriel garcía márquez, hotel santa clara, hoteles literarios, viaje a colombia, viajes culturales

12345 (9 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Libros relacionados con  Las Clarisas, un hotel adoptado por la literatura

Comentarios sobre  Las Clarisas, un hotel adoptado por la literatura

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.