GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

Histórico noticias



Las imágenes que no pierden color

‘Escaladores de la libertad’ es uno de los mejores libros de montaña que uno podrá leer este año. Centrado en el grupo de escaladores polacos que durante décadas dominó, con fatiga, el territorio del Himalaya, es un relato apasionante, lleno de todo lo bueno que posee la épica.

26 de diciembre de 2014

Estos son los hermanos de los tigres. Los tigres salen a cazar, en tanto que estos hombres empuñan los piolets detrás de unos ojos humanos cargados de locura. Según dicta Virgilio en la Eneida, la locura sirve a las armas. Por esa razón, porque van armados y porque salen decididos a devorar, estos hombres son los hermanos de los tigres. Y tal vez también son los hermanos de la locura. Pero estos soldados ya no tienen odio. No hay batalla. No hay enemigo. Aun así, saben que allí a donde van “todo se conjura para llevar la muerte a los hombres”. El verso también es de Virgilio. El poeta romano cantaba a los rostros, porque los rostros eran el reflejo de todo lo que había de humano en los hombres que construían su poesía, y era en los rostros donde los héroes, los locos y los dioses se llenaban de emociones celestiales o satánicas. Virgilio cantaba a los actos de heroísmo.

Y, como Virgilio, Bernadette McDonald canta a la sangre concreta de cada uno. Y a los actos de heroísmo, porque la frontera entre el heroísmo y la locura no sólo es difusa. Lo más probable es que ni siquiera exista. Vivir es difícil. Vivir es heroico. Y hay quien decide no enterrarse en vida porque, eso sí, vivir sin sentir la montaña rusa de las sensaciones no es vida. A ellos les dedicaba Virgilio su poesía. Pero el poeta romano contaba con una ventaja: él acudía o se escudaba en las Musas. ¿Qué es lo que ha sustituido a las Musas en las narraciones que dedicamos a nuestros hombres apasionados? Ante preguntas así, es mejor guardar silencio. Ya no hay musas. Ahora hay humanidad.

Escaladores del Himalaya, Bernadette McDonaldDe ahí, tal vez, que lo más sensato sea limitarse al relato. Como hace McDonald en este libro que, para qué vamos a tardar más en decirlo, es una maldita joya de la literatura de aventuras. McDonald, acostumbrada al mundo del periodismo y de la literatura de montaña, se da cuenta de que algo especial debería haberse fraguado en los años setenta y ochenta en Polonia. Algo que bien pudiera ser locura, pasión o Musas. Porque durante esa época un numeroso grupo de alpinistas de ese país protagonizó la mayoría de las hazañas que tuvieron lugar en las terribles y piadosas cumbres del Himalaya. Los nombres permanecen en la memoria: Jerzy Kukuczka, Voytek Kurtyka, Wanda Rutkiewicz, Kristof Wielicki, Andrew Zawada, Artur Halzer. Han pasado muchos años y las fotografías han virado a sepia o a unos colores difuminados, como si se los hubiera comido el sol. O al menos eso es lo que ha sucedido con las fotografías que uno guarda en las retinas. Pero no con las que McDonald consigue hacernos llegar a través de la lectura de un texto que uno no puede soltar de las manos hasta llegar a la bibliografía.

Escaladores de la libertad es un libro apasionante. McDonald se pregunta cómo, en un país donde se luchaba por sobrevivir sacando carbón y ganándose enfermedades pulmonares que rebajaban la expectativa de vida a niveles de hambre, se conjuró este grupo invencible. Nos relata la historia del país, las condiciones de los alpinistas, sus recursos piratas para conseguir dinero. Y luego nos transporta con ellos a la batalla. Consigue que muramos de frío y agotamiento, que lloremos las pérdidas, que nos sobrepongamos al sufrimiento físico y a la tensión emocional. Que batamos récords que sólo sirven para satisfacernos, no por arrogancia, sino porque significan más y más vida amontonada sobre más y más vida. Y siempre caracterizando a cada uno de los alpinistas con apenas tres rasgos, como hace cualquier buen narrador: la fortaleza de Kukuzca, el segundo hombre en batir los catorce ocho miles, extraída de su poderío físico y su fe en Dios; la confianza de Wanda, un arroyo de la naturaleza en plena primavera que no dejaba de manar fogosidad; la serenidad de Voytek, que nacía de su reconocimiento como mortal y de su deseo de construir un viaje a lo alto de la montaña en el que primara lo hermoso de la ruta sobre la fotografía desde la cima.

En literatura es siempre el lector el que termina de escribir la obra. En este caso, cada lector, al interpretar los valores, que son locura de tigre y heroísmo vital, podrá añadir sus propios desvelos, sus cóleras, sus envidias, sus frustraciones. Pero también eso que se conoce, aunque tengamos que recurrir al lugar común, como amor a las montañas y a los compañeros de cuerda.

Bernadette McDonald, Escaladores de la libertad, Libros de montaña

12345 (4 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Las imágenes que no pierden color

Comentarios sobre  Las imágenes que no pierden color

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.