GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Las imágenes que no pierden color

‘Escaladores de la libertad’ es uno de los mejores libros de montaña que uno podrá leer este año. Centrado en el grupo de escaladores polacos que durante décadas dominó, con fatiga, el territorio del Himalaya, es un relato apasionante, lleno de todo lo bueno que posee la épica.

26 de diciembre de 2014

Estos son los hermanos de los tigres. Los tigres salen a cazar, en tanto que estos hombres empuñan los piolets detrás de unos ojos humanos cargados de locura. Según dicta Virgilio en la Eneida, la locura sirve a las armas. Por esa razón, porque van armados y porque salen decididos a devorar, estos hombres son los hermanos de los tigres. Y tal vez también son los hermanos de la locura. Pero estos soldados ya no tienen odio. No hay batalla. No hay enemigo. Aun así, saben que allí a donde van “todo se conjura para llevar la muerte a los hombres”. El verso también es de Virgilio. El poeta romano cantaba a los rostros, porque los rostros eran el reflejo de todo lo que había de humano en los hombres que construían su poesía, y era en los rostros donde los héroes, los locos y los dioses se llenaban de emociones celestiales o satánicas. Virgilio cantaba a los actos de heroísmo.

Y, como Virgilio, Bernadette McDonald canta a la sangre concreta de cada uno. Y a los actos de heroísmo, porque la frontera entre el heroísmo y la locura no sólo es difusa. Lo más probable es que ni siquiera exista. Vivir es difícil. Vivir es heroico. Y hay quien decide no enterrarse en vida porque, eso sí, vivir sin sentir la montaña rusa de las sensaciones no es vida. A ellos les dedicaba Virgilio su poesía. Pero el poeta romano contaba con una ventaja: él acudía o se escudaba en las Musas. ¿Qué es lo que ha sustituido a las Musas en las narraciones que dedicamos a nuestros hombres apasionados? Ante preguntas así, es mejor guardar silencio. Ya no hay musas. Ahora hay humanidad.

Escaladores del Himalaya, Bernadette McDonaldDe ahí, tal vez, que lo más sensato sea limitarse al relato. Como hace McDonald en este libro que, para qué vamos a tardar más en decirlo, es una maldita joya de la literatura de aventuras. McDonald, acostumbrada al mundo del periodismo y de la literatura de montaña, se da cuenta de que algo especial debería haberse fraguado en los años setenta y ochenta en Polonia. Algo que bien pudiera ser locura, pasión o Musas. Porque durante esa época un numeroso grupo de alpinistas de ese país protagonizó la mayoría de las hazañas que tuvieron lugar en las terribles y piadosas cumbres del Himalaya. Los nombres permanecen en la memoria: Jerzy Kukuczka, Voytek Kurtyka, Wanda Rutkiewicz, Kristof Wielicki, Andrew Zawada, Artur Halzer. Han pasado muchos años y las fotografías han virado a sepia o a unos colores difuminados, como si se los hubiera comido el sol. O al menos eso es lo que ha sucedido con las fotografías que uno guarda en las retinas. Pero no con las que McDonald consigue hacernos llegar a través de la lectura de un texto que uno no puede soltar de las manos hasta llegar a la bibliografía.

Escaladores de la libertad es un libro apasionante. McDonald se pregunta cómo, en un país donde se luchaba por sobrevivir sacando carbón y ganándose enfermedades pulmonares que rebajaban la expectativa de vida a niveles de hambre, se conjuró este grupo invencible. Nos relata la historia del país, las condiciones de los alpinistas, sus recursos piratas para conseguir dinero. Y luego nos transporta con ellos a la batalla. Consigue que muramos de frío y agotamiento, que lloremos las pérdidas, que nos sobrepongamos al sufrimiento físico y a la tensión emocional. Que batamos récords que sólo sirven para satisfacernos, no por arrogancia, sino porque significan más y más vida amontonada sobre más y más vida. Y siempre caracterizando a cada uno de los alpinistas con apenas tres rasgos, como hace cualquier buen narrador: la fortaleza de Kukuzca, el segundo hombre en batir los catorce ocho miles, extraída de su poderío físico y su fe en Dios; la confianza de Wanda, un arroyo de la naturaleza en plena primavera que no dejaba de manar fogosidad; la serenidad de Voytek, que nacía de su reconocimiento como mortal y de su deseo de construir un viaje a lo alto de la montaña en el que primara lo hermoso de la ruta sobre la fotografía desde la cima.

En literatura es siempre el lector el que termina de escribir la obra. En este caso, cada lector, al interpretar los valores, que son locura de tigre y heroísmo vital, podrá añadir sus propios desvelos, sus cóleras, sus envidias, sus frustraciones. Pero también eso que se conoce, aunque tengamos que recurrir al lugar común, como amor a las montañas y a los compañeros de cuerda.

Bernadette McDonald, Escaladores de la libertad, Libros de montaña

12345 (4 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Las imágenes que no pierden color

Comentarios sobre  Las imágenes que no pierden color

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.