GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

Histórico noticias



Libro de horas de Beirut

Una ciudad ajena provoca particulares estados de ánimo, y si se trata de Beirut, con su pasión por el espíritu y con sus heridas abiertas, la experiencia puede dejar huella, como demuestra el dietario de Amador Vega. Un vuelo del pensamiento en su viaje de ida y vuelta a las regiones del interior.

12 de febrero de 2015

Hay una suerte inmensa en el hecho de que algunos escritores, poetas y filósofos nos deleiten de vez en cuando con la escritura de esa experiencia de extrañamiento que es ir o vivir temporalmente en otro lugar. En el tránsito a ese otro lugar, en “la urgencia por salir y encontrarnos de nuevo indigentes” en un espacio infrecuente, es donde se abre el apetito de la percepción y donde la experiencia adquiere volumen. Además de la valía evidente  de su contenido, este Libro de Horas de Beirut, del filósofo y experto en mística occidental Amador Vega, es un ejercicio particularmente atractivo de escritura. “La escritura —dice el autor—, es lo que permite el cambio de lo que William James llamó ‘el centro emocional’”. Si además la practica alguien que entiende la filosofía, también como género literario, y si además incurre en un género prestado para la ocasión, como es el de la narrativa de viajes, el resultado puede ser tan hermoso y regenerador como este libro. Es regenerador porque lo practica alguien ajeno al hábito de la escritura de viajes, libre de sus lugares comunes, sus cánones y sus fórmulas trilladas; por eso lo ilumina desde otra mirada, o desde otra conciencia instigada por las emociones y el pensamiento. Estamos de suerte.

Amador Vega, catedrático de Estética de la Pompeu Fabra de Barcelona, viaja a Beirut en 2010 por tres meses. Ya  ha vivido en otras ocasiones en esta ciudad, pero esta vez lo hará para dictar un curso en la Université Saint Joseph de Beirut sobre Ramon LLull, o Raimundo Lulio, el filósofo, poeta, místico y escritor medieval de origen mallorquín, que hablaba tres lenguas, latín, catalán y árabe, y vivió en París, Roma, Montpellier, Barcelona, Génova, Pisa, Mesina, Túnez, incluso viajó por Chipre y Argelia. Escribió más de doscientos libros sobre una gran variedad de materias: mística, gramática, educación, novelas, ciencia, filosofía… Vega es un reputado especialista en la obra de este pensador mallorquín a quien ya le dedicó Raimundo Lulio y el secreto de la vida (Siruela, 2002). El curso se abre con una lectura detenida de Libre d’amic e Amat, del cual se conserva una traducción francesa en la Biblioteca de esa universidad. Es un texto singular, autobiográfico, que LLull escribió pasados los ochenta años y que dictó a los monjes cartujos de la abadía de Vauvert. También se revisa otras de sus obras en este curso, como el Libre del gentil e dels tres savis, un auténtico “diálogo de religiones”, como apostilla Vega. Parece una gran excusa para dejarse llevar en esos días por exploraciones  meditabundas de toda índole, como así ocurre.

Libros abandonados en la casa del antiguo Primer Ministro libanés Takieddin el-Solh.

Craigfinlay, Flickr.

Pronto el motivo central de su estancia en Beirut pasa a segundo plano y el libro inicia un vagabundeo dictado por ese estar fuera de lo habitual, en un abandono pasajero de lo propio; en un tiempo proustiano suspendido, “el tiempo de la vida que pasa, no emitir juicios, simplemente observar, en otros lugares, en otras lenguas, pisar otras calles, no pensar nada ante otro mar, cansarse en otras montañas. Un vaciado de las densidades agolpadas, la interrupción de las mismas voces, la ausencia de quienes te sostienen y te atienden, te escuchan y te aman”. Aquí se inicia un relato de momentos, pensamientos y pequeños sucesos de esos días que  componen  un fresco con varios niveles de lectura, pues tan pronto nos adentra en el sentido de la mística, “un ir a contracorriente” —con esta cita Heideggeriana que utiliza a menudo: “Un fenómeno de la mística debe ser asumido y comprendido como contramovimiento elemental”— y en figuras como San Juan de la Cruz, Simeón el Estilita y el propio LLull, como nos envuelve en la melancolía de la extrañeza, la de habitar por un tiempo un lugar ajeno, en una idea de lo oriental que tal vez experimentaron otros viajeros, singularmente Hester Stanhope en su retiro en el Chouf, Gerard de Nérval o Gustave Flaubert a su paso por ese oriente, que tal vez sólo fuera entonces un artificio del deseo y todavía hoy “una idea y una pasión que busca acabar con un estado de disgusto permanente”, según nos confesará el autor en otro momento.

Pero además está Beirut, una ciudad que lucha contra sí misma desde hace más de treinta años y aún no ha conseguido cicatrizar sus heridas de guerra, pero  convive con sus fantasmas en cada rincón de su maltratada piel. Amador Vega la vive en sus pliegues y en sus márgenes, en la pasión de su sufrimiento antiguo “que habita esta tierra y que encarna todo el pasado del alma humana”. Instalado en una de las pocas casas centenarias otomanas que quedan en el barrio de Ayn-al-Mraysseh, en la Rue Arsalan Sinno, la vida se desliza en el artificio de otra cotidianeidad que pronto acabará domesticada en los rituales repetitivos “de los gestos, los mismos pasos, la misma voluntad de no apartarse nada de esa singularidad que nos sostiene sobre el abismo de la vida”. La visita puntual al pequeño colmado Calimera para aprovisionar necesidades, la misma mesa en el café que bautiza como Casablanca frente al mar y en el Al-Dirwandi en la Avenue des Françaises… “De pronto los lugares se instalan en nosotros, de modo que ningún lugar anterior parece tener mayor realidad y, sin embargo, se trata de una ilusión concebida para poder sobrevivir al estado presente”.

Y está el país que recorre los fines de semana visitando recoletas iglesias maronitas, monasterios de culto melquita u ortodoxo, y enclaves eremitas, además de las dos escapadas a Siria y Grecia que, de forma sucinta, añade como epílogo; pero Líbano se lleva el protagonismo. Nunca se ha repuesto del pavoroso conflicto de su Guerra Civil. La reconstrucción vertiginosa que se llevó a cabo desde el 2000 sufrió un tajo inoportuno con la guerra del verano de 2006 entre Hezbolláh y el ejército de Israel. Cuatro años después, cuando Amador Vega vuelve a Beirut, todo camina en una dirección, y las últimas trincheras de cierta burguesía maronita le parece que tienen los días contados, sobre todo la que puebla el barrio de Gemmayze en la capital, “un reducto  de resistencia y modernidad occidentales frente a una sociedad que no puede ocultar el acoso de la estrecha moralidad religiosa de algunos sectores”. Beirut sigue siendo un campo de batalla, un escenario idóneo para la especulación que aletea sobre lo material y lo tangible,  pero también sobre lo inefable y las angustias del espíritu: “La vida presenta un dolor que crece en la conciencia de apertura que desarrollamos en soledad. Es el dolor que acompaña a la misma gratuidad de vivir”.

La lectura de estas notas vividas en otro espacio y en otro tiempo nos deja en un  asombro embelesado: el del vuelo del pensamiento en su viaje de ida y vuelta a las regiones del interior; el de una escritura a veces poética, otras desenfadada y siempre elocuente y sensible; el de la capacidad de extraer delicadamente de cada momento su  esencialidad.

amador vega, Libro de Horas de Beirut, libros de viaje, viaje a beirut

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Pilar Rubio Remiro

Libros relacionados con  Libro de horas de Beirut

Comentarios sobre  Libro de horas de Beirut

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.