GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

Histórico noticias



Línea y horizonte paleolítico

En Cantabria hay muchas cuevas paleolíticas, varias visitables, declaradas Patrimonio de la Humanidad. No se trata de réplicas, sino de grutas con pinturas originales. Al verlas, estamos ante el mundo que aquellos o aquellas pintoras realizaron entre 40.000 y 18.000 años atrás.

24 de septiembre de 2018

Línea y horizonte, viajes reales y mentales, origen del arte y de lo humano. Las notas con las que escribo este artículo las tomé en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) mientras me rompía la cabeza para escribir algo de interés para el blog de la Línea del Horizonte. Hasta que caí en la cuenta de que este museo va, entre otras cosas, de líneas y horizontes. Se trata de una pequeña institución situada en un espacio inapropiado. Es fácil de ver sus limitaciones conceptuales y museísticas, pero sobre todo políticas. Años de gobiernos autónomos y departamentos universitarios del ramo no han creado una estructura investigadora y expositiva para uno de los conjuntos culturales más importantes de la humanidad: el arte paleolítico en Cantabria. En esta Comunidad hay muchas cuevas, varias visitables, que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. No se trata de réplicas, sino de las cuevas con las pinturas originales. Al verlas estamos de pie en el mundo que aquellos o aquellas pintoras (que esta es otra) realizaron entre 40.000 y 18.000 años atrás. Ya saben ustedes que esto de la datación es tema de bastante volatilidad. Estamos de pie, decía, probablemente en el mismo lugar en que aquellos artistas estuvieron mientras realizaban esas obras. Vemos lo que veían sus ojos. Difícil tener un privilegio mayor. Observamos el resultado de su trabajo con una mirada y desde un lugar similares a los suyos, en su mismo espacio.

Comprobamos que el origen del arte, de la representación, de la reflexión es fundamentalmente abstracto. Se ha mantenido durante tiempo que el arte había nacido a partir de simples representaciones realistas hasta llegar a lo más complejo y acabar, al final, en la abstracción. Y parece ser más bien al revés. El origen del arte y tal vez del pensamiento reflexivo nace de forma abstracta. Comenzó con la abstracción y con el paso del tiempo llegó al realismo. Así que ni Picasso ni muchos de los vanguardistas europeos de primeros del siglo XX ni los expresionistas abstractos norteamericanos crearon una forma de pintar y de ver. Regresaron a ella, de manera maravillosa, miles de años después.

Museo de Altamira

Lo interesante de esta visita, imprescindible si se viene a Cantabria, son las piezas que aquí se exhiben. No lo es el edificio ni su exposición ni sus paneles de explicación. Resulta deslumbrante una pequeña sala que contiene algo del apogeo del arte paleolítico. Se trata de grabados, realizados en huesos y astas, de imágenes de diversos animales, incluso peces, y también símbolos de los que luego hablaré. Están trazados con unas incisiones concisas, finas y elegantes. Se exponen en diversas vitrinas en forma de columna que dan la sensación de que estamos en una especie de laboratorio, de esos a los que nos tienen acostumbrados los filmes de ciencia ficción. Sobrecoge tanta habilidad y belleza.

Así como las pinturas se realizaron, obviamente, en el interior de las cuevas, estas obras sobre costillas o astas posiblemente se hicieron fuera. Con mucha luz. Supone un trabajo delicado y sutil. Sorprende que se hayan conservado tantos ejemplos. Siguen apareciendo más en recientes excavaciones.

Contemplarlos da una mágica e inefable unión de ellos con nosotros. De todos los seres humanos. Antes de esa sala se puede disfrutar con un espléndido vídeo titulado La línea. Muestra cómo con líneas precisas, abstractas, sencillas, sobrias, a veces utilizando los volúmenes y grietas de la pared, pero otras sin ese apoyo, realizan dibujos extraordinariamente bellos y eficaces. Conmueve una y otra vez pensar en cómo los realizaban. Cabeza y orejas, línea de lomo y cuartos traseros o delanteros. Tres trazos que determinan los animales importantes para ellos. Es necesario para poder hacer eso una mente precisa, inteligente, capaz de abstraer, de sintetizar y de expresar de tal manera que me viene a la memoria la frase, creo que de Joan Miró, que afirma que desde Altamira el arte no ha hecho más que decaer. Ellos lo comprendían y, en su mayor parte, también nosotros, sin más mediación. ¿Puede existir arte más universal?

Al tiempo, seres humanos tan alejados en muchos aspectos de nosotros se muestran iguales a los actuales pobladores de este planeta. No solo iguales: en su capacidad artística son superiores a la mayoría. En tiempo de xenofobias, racismos y nacionalismos, esta sala adquiere más importancia. Conecta a todos los seres humanos en lo que somos primordialmente: aquellos semejantes con los que compartimos esta tierra.

Teorías sobre el arte paleolítico hay muchas. Todas más o menos convincentes y más o menos inciertas. Una de ellas es la que aborda la extraordinaria similitud del arte a lo largo de miles de años y en lugares muy alejados entre sí. Eso se explica bien si imaginamos una ruta de comunicación e intercambio, al estilo de la ruta de la seda, entre la península Ibérica y los Urales. El arte se fue trasladando junto con sus pintores, influenciando y mostrando a las comunidades con las que se iban cruzando sus modos artísticos. También explicaría su enorme homogeneidad más allá de las diferencias que hay entre los diversos artistas.

Cautivan nuestro interés esas figuras que con tan alto grado de abstracción son, al tiempo, claramente figurativas. A ello hay que añadir las geometrías simbólicas. En la visita al MUPAC, como también en las pinturas si se visita cualquiera de la cuevas de Cantabria, se verán las piezas talladas en hueso con muchos signos geométricos: puntos o líneas agrupados de forma cuidadosa y cuyo significado aún no comprendemos. La comparación con lo que realizan los actuales habitantes aborígenes de Namibia o Australia no nos da mucha luz. Son signos misteriosos y bellos. Así que la geometría, y seguramente las matemáticas, están en el origen de lo humano. Euclides o Pitágoras estarían bastante satisfechos. Y tal vez ya lo sabían. ¿Algún día se descubrirá una serie matemática en ellas? Difícil. Pero quién sabe si algún Fibonacci ya había nacido en las cavernas de Cantabria.

Este pequeño museo y sus líneas, a pesar de estar en un sótano, y de una obscuridad seguramente necesaria para la preservación de las obras, están abriendo el horizonte más amplio posible: el del origen del arte y de la humanidad misma. No está claro si los Neardentales contemporáneos en sus últimos años (miles) a los Sapiens tuvieron arte, pero es probable que sí.

Hoy se habla de una cultura de la imagen mediada por las pantallas y la red Internet. Cierto, ¿pero qué decir de esas culturas que a lo largo de milenios expresaron algo que no comprendemos a través de imágenes?

¿Línea del horizonte? Encontrará alguna al visitar el MUPAC y las cuevas paleolíticas de Cantabria

Arte rupestre, museos, patrimonio de la humanidad, viaje a cantabria

12345 (3 votos. Media: 3,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  Línea y horizonte paleolítico

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.