GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

Histórico noticias



Lisboa, la matamos porque era nuestra

La Lisboa de los libreros y anticuarios está desapareciendo por la gentrificación producida por el turismo incontrolado y por la especulación inmobiliaria. Nadie pone coto a los hostels y airbnbs, mientras Alfama, Mouraria, el Bairro Alto y la Baixa van perdiendo su carácter, su alma.

26 de febrero de 2018

La rua do Alecrim fue siempre una calle de médicos y de bric-à-brac. Aún hay varios anticuarios, la cerámica Sant’Anna y varios libreros. Por poco tiempo. Antes se llamaba rua do Conde de Vimioso, cuyo palacio desapareció en un incendio en 1726, en cuyo lugar está el que lo sustituyó, frente a la estatua de Eça de Queiroz. En él se hospedó el general francés Junot durante la ocupación napoleónica.

La rua do Alecrim (que quiere decir romero), con sus anticuarios, sus libreros, va a dejar de ser una calle con alma. Ya ha desaparecido el vetusto hotel Bragança, que se citaba en la obra de Eça de Queiroz y en El año de la muerte de Ricardo Reis, de José Saramago. Toda la margen izquierda de la calle, según se baja desde el Chiado, desde el Largo das duas Igrejas, es propiedad de los descendientes del Marqués de Pombal, Sebastião de Lorena. Estos señores (que están en su derecho, mal que nos pese) van a utilizar el llamado RAU, Regime de Arrendamentos Urbanos, que libera totalmente los viejos alquileres, norma aprobada por el anterior gobierno de Passos Coelho, para expulsar a los libreros y anticuarios, a los que les han dado la fecha de septiembre de este año para desalojar, sin más. No hay negociación posible, tienen que irse. De la nefasta RAU solo se pueden salvar, tras un largo y complicado proceso burocrático, las llamadas “lojas históricas”, tiendas históricas.

La Lisboa mezclada en la que convivían todo tipo de comercios, en que había palacetes junto a casas modestas, está desapareciendo por la gentrificación o gentrification producida por el turismo incontrolado y por la especulación inmobiliaria. Nadie pone coto a la desaparición de las viviendas pombalinas y queirosianas en pro de hostels y airbnbs. Alfama, Mouraria, el Bairro Alto, y sobre todo la Baixa, van perdiendo su carácter, su alma. Y sus habitantes seculares se van o se mueren.

Las antiguas tiendas de la Baixa son sustituidas por tiendas de quincalla turística propiedad de paquistaníes que no hablan portugués ni inglés y son antipáticos. También pasa con muchos antiguos restaurantes y casas de comidas, como la veterana Regional, que ya ha cerrado también.

Gentrificación turística en Lisboa, Portugal.

Los miradores de Graça y de Nossa Senhora do Monte no son sino aparcamientos de tuk tuks. Olvide el paseante esos lugares. Allí ya no se puede meditar ni contemplar nada tranquilamente.

El Largo das Portas do Sol, en Alfama, es intransitable por el exceso de turistas. El tranvía 28 se ha convertido en un bus turístico en el que muchos turistas se cuelan por la puerta de atrás sin pagar y además ninguno cede el asiento a las pocas viejecitas lisboetas (población en vías de extinción) que todavía lo cogen para ir a sus casas antes de que las desahucien para poner un airbnb.

Algunos dirán que gracias al turismo se restauran cosas, pero el resultado es discutible, aunque no cabe aquí tratar de urbanismo. La praça do Comercio o Terreiro do Paço, probablemente la plaza más bella del mundo, es ya una sucesión de terrazas para turistas, a precios desorbitados.

Así está pasando con muchas librerías (la última Aillaud & Lello), talleres, pequeñas tiendas, que van desapareciendo y los antiguos locales se usan para hoteles, hostels, bares de copas o cafés hipster para turistas, donde el café es más malo, más caro y el servicio peor.

Esa Lisboa que nos gustaba está pronta “a se acabar e consumir” por obra del turismo de masas y por una administración favorable al capitalismo más rapaz. Pacto faústico y mortal, por no decir claramente demoníaco. Amamos Lisboa, la amamos tanto que la mataremos porque era nuestra.

Hay otras formas de salvar una ciudad sin matar su alma, sin convertirla en una ‘commodity’.

Es que el turismo es la nueva Mesta, un arma de destrucción masiva.

No estaría de más, para concluir, recordar la frase del historiador portugués José-Augusto França, “uma cidade é ao mesmo tempo um facto cultural e consciencial, ou melhor… um facto de almas”.

gentrificación, Turismo, viaje a lisboa

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Lisboa, la matamos porque era nuestra

Comentarios sobre  Lisboa, la matamos porque era nuestra

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.