GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Lo que corre por mis venas

Las cartas que Sheila MacDonald escribió a su madre desde Rodesia, la actual Zambia, son una crónica fresca y llena de sentido del humor sobre la vida de una mujer recién casada en la antigua colonia británica, donde la autora no pretende ser otra cosa que una europea en África.

24 de abril de 2017

La libertad es un éter que va tirando de ti mientras caminas, como si tuvieras atado a la muñeca al mejor amigo del hombre y éste te mostrara, con el rabo alzado, lo que supone tener ganas de vivir. Y cuando llegas a casa, escuchas inevitablemente la música del piano, sin darte cuenta de que eres tú quien acaricia las teclas. Lo difícil es aprender que no se puede tocar el piano con guantes de boxeo. Al igual que uno no puede salir de paseo con el perro si le calza botas de hormigón. Cualquiera de las dos cosas te llevaría a perder la sonrisa. Conseguir que una obra transmita esa alegría de vivir es un mérito tan extraño que la cataloga en la antología de narraciones únicas. Por ejemplo, en toda la historia del cine solo existe una película que lo consiga, y eso a pesar de ser un musical; se titula Cantando bajo la lluvia. En literatura uno tiene que hacer muchos esfuerzos para pensar en algún título de este género, y revisar toda la biblioteca. En ficción, como apuntó Tolstói al inicio de Ana Karénina, no existe. En viajes, tal vez, tal vez El antropólogo inocente, pero no. No, porque reírse de uno mismo no es lo mismo que representar la libertad que da la alegría de vivir. Y así sucede que pasan por nuestra vida miles de páginas, hasta que nos encontramos con este libro genial, que iguala a Cantando bajo la lluvia, y que recopila las cartas que Sheila MacDonald escribió a su madre durante los años de estancia en Rodesia a principios del siglo XX.

“La calidez y la amistad y la juventud y la alegría corren por mis venas y los muchos altibajos (…) no me preocupan lo más mínimo”.

Lo genial del libro no es que lo enuncie, sino que lo transmita. MacDonald consigue que la seguridad de que las cosas saldrán mal sea una fiesta. Su desesperanza y su llanto son los del espectador de una vida, no los del sufriente. Pertenece a la rarísima estirpe de quienes no desean presumir de sus desgracias, de quienes ni se les ha pasado por la cabeza entrar en la carrera de ser el líder en padecer despropósitos, dolores de cabeza, malentendidos, enfermedades. Las amargas lágrimas de la desilusión no nos llevan a morirnos de risa, pero sí a la sensación, mucho más grata, de que si eso nos sucede es porque estamos vivos. Y si no nos podemos permitir ese lujo, será porque hemos saltado al otro lado de la tumba.

Literatura de viajes. Libros de viajeSu intención, en principio, es recopilar las mejores anécdotas para contárselas a su madre. Pero su madre quiso que todo el planeta pudiera participar de esa alegría, de esa libertad. Y a nosotros no nos cabe sino agradecérselo. La humildad que muestra para adaptarse, la felicidad de la vida sencilla y las confidencias, de la complicidad, la sensibilidad por las rosas y también por las gallinas, hasta la inoportuna presencia de un repollo, bastan para hacernos felices. No deja de intentar importar costumbres, porque no podemos dejar de ser quienes somos y querer acomodarnos a lo que nos hizo sentir cómodos. Pero no existe libro menos procolonialismo o proneocolonialismo que este que tenemos entre manos. MacDonald no pretende ser otra cosa que una europea en África. Y desde esa perspectiva, se ríe de los arquetipos coloniales, tanto de los colonos como de los colonizados. Se ríe o, mejor dicho, se sonríe del costumbrismo de unos y otros, de Europa y de África. Como si solo existieran las personas, una a una, y no los clanes. Ama el lugar, pero reconoce las incomodidades, sobre todo a medida que va siendo madre. De ahí que a medida que avancemos en las fechas de las cartas, se cuestione más los hábitos de vida. Pero siempre sin perder el tono, ese que le da, sin que ella lo sepa, un carácter de antropología de lo cotidiano al libro. Un género literario inocuo basado en la ciencia de la ignorancia, que es tanto como decir en la ciencia de aprender a caminar y a decir las primeras palabras. Un libro lleno de humanidad. Un libro para recordarnos que vivir no es necesario, es un regalazo.

libros de viaje, literatura de viaje, Sally en Rodesia, Sheila MacDonald, viaje a zambia

12345 (2 votos. Media: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Lo que corre por mis venas

Comentarios sobre  Lo que corre por mis venas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.