GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

  • La España de Laurent

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    J. Laurent (firmaba solo con la inicial de su nombre) nació en Garchizy en 1816, pero desarrolló su carrera fotográfica en España, abriendo un estudio en la Carrera de San Jerónimo 39 (donde hoy está el Congreso de los Diputados). Retrató la segunda mitad del siglo XIX español, tomando vistas panorámicas de ciudades, paisajes, monumentos y obras de arte que documentan el patrimonio cultural material e inmaterial de la península ibérica. Una exposición con más de doscientas imá...[Leer más]

  • Buscando huellas en el desierto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En la árida costa meridional peruana, entre aproximadamente el 200 a.C. y el 650 d.C., se desarrolló Nasca, una de las culturas más fascinantes y enigmáticas de los Andes prehispánicos. Desde su descubrimiento a inicios del siglo XX, esta civilización ha deslumbrado al mundo por su llamativa cerámica y sus finos tejidos, así como los enormes dibujos conocidos como líneas o geoglifos que fueron plasmados sobre las pampas, cuya naturaleza y función ha sido materia de grandes ...[Leer más]

Histórico noticias



Los Awá y sus relaciones de género

Los indios Awá-Guajá viven en la selva amazónica, protegidos por el estado brasileño de Maranhão. Son sociedades de cazadores-recolectores donde los hombres no dominan a las mujeres, pero esta aparente igualdad podría cambiar con el contacto occidental.

25 de julio de 2013

La mayor parte de la gente tiene sueños de infancia que nunca llega a materializar. Yo tuve la suerte de convertir en realidad uno de ellos: vivir con un grupo de indios del Amazonas. La experiencia siempre desmitifica las fantasías que una misma se construye, pero también, a cambio, genera un conocimiento inesperado, imposible de concebir desde el lugar donde se concibieron las fantasías. Porque, al entrar en el mundo de los cazadores-recolectores, se entra en un universo distinto, con lógicas y dinámicas diferentes, donde el mundo parece el mismo pero es otro, regido por causalidades ajenas a las de nuestra estricta racionalidad occidental, habitado por otros seres, resultado de complejidades distintas.

Adentrarse en la selva y convivir con los Awá (denominados Guajá por los antropólogos) en Brasil, gracias a uno de esos proyectos de investigación cuya financiación ya está desapareciendo en España, constituyó una oportunidad única para volver a ser testigo de la maravillosa diversidad del ser humano. Podría relatarse esa diferencia desde infinidad de puntos de vista, pero me limitaré a reflejarla desde uno sólo de ellos: el que tiene que ver con el género.

Hombres awá de caza.

Almudena Hernando.

El contacto de los cazadores-recolectores (de cualquier lugar del mundo) con la sociedad occidental siempre ha conducido a la aparición o intensificación de los rasgos patriarcales. Conquistadores, militares, misioneros, etnólogos, comerciantes, viajeros, aventureros o representantes del gobierno, han sido, en general, hombres socializados en la mentalidad patriarcal de la sociedad de la que procedían. De esta forma, han elegido sólo hombres indígenas como interlocutores y les han dado privilegios que no concedían a las mujeres. Este hecho debe tenerse en cuenta para juzgar las desigualdades de género que puedan encontrarse en estos grupos tras el contacto, para discriminar el origen de las desigualdades que puedan atestiguarse.

Éste es el caso de los Awá-Guajá. En este momento, aunque aún quedan Awá no contactados, la mayoría reside en tres reservas o Tierras Indígenas protegidas por el gobierno brasileño en el estado de Maranhão. En ellas, los Awá siguen cazando y recolectando, pero su área de movilidad es cada vez más reducida, porque los madereros están entrando desenfrenada e impunemente en sus tierras. Los representantes del gobierno consideran que uno de los efectos de esta reducción del área de caza es que los animales acabarán extinguiéndose, razón por la cual están obligando a los Awá a aprender a cultivar, del mismo modo que les están dando ropas, hamacas o linternas. Dado que en la sociedad campesina brasileña son los hombres quienes cultivan, el gobierno hace recaer las tareas agrícolas también sobre los hombres Awá que, de esta manera, tienen que simultanear sus tareas como cazadores con aquellas relacionadas con la agricultura. Paralelamente, las mujeres, tradicionalmente ocupadas en la recolección y la elaboración de los productos textiles (faldas, bandas para acarrear a los bebés, hamacas, etc.), van perdiendo responsabilidades y tareas, lo que lleva a una situación paradójica: ellos están todo el día trabajando (no sólo en tareas de caza o agricultura, sino también en la tala de árboles para conseguir miel, e incluso lavando o cosiendo la ropa que les dan, a imitación de lo que hacen los guardas de esas reservas, siempre hombres solos), mientras las mujeres pasan la mayor parte del día sentadas en sus hamacas y cuidando de sus hijos, o charlando entre sí.

Una mirada superficial a la escena parecería indicar una clara dominación femenina sobre los hombres, quienes, además, están siempre dispuestos a ir a cazar todo aquello que a sus mujeres se les pueda antojar. Algunas de ellas tienen, por otro lado, la misma capacidad asertiva que algunos hombres, siendo, por ejemplo, una mujer quien decidía si nosotros les podíamos acompañar cada día a cazar o si compartían la comida con nosotros. No existe ningún tipo de jerarquización formal, ni diferencias de poder en este grupo, por lo que la capacidad de decisión tiene que ver sólo con el talante personal de cada cual. Así pues, podríamos decir que la sociedad es completamente igualitaria, o incluso que tienen más poder las mujeres, ya que asumen menos carga de trabajo en todos los ámbitos. Sin embargo, un análisis más profundo de la situación muestra las complejidades que puede tener la relación de género en ámbitos diferentes al nuestro. Porque en el ámbito simbólico, lo masculino tiene mayor prestigio.

Hombre awá haciendo la colada.

Almudena Hernando.

 

Desigualdad de género entre los Awá

Así, por ejemplo, las mujeres no pueden realizar el karawára, ritual a través del cual los Awá, en estado de trance, visitan el mundo de los ancestros. O el propio nombre que se conceden a sí mismos, Awá, significa hombre (un mono awá es un mono macho, por ejemplo) (Cormier 2003 a: 136). O interpretan los sueños de manera diferencial: el de los hombres consiste en un viaje al mundo espiritual de los ancestros, el iwa; mientras que el de las mujeres es el resultado de la posesión de sus cuerpos por espíritus, que son los verdaderos agentes de una acción en la que las mujeres adoptan una posición pasiva (Íbidem).

Esta es la misma actitud que se les atribuye, curiosamente, en la gestación de los bebés. Como muchos otros grupos de cazadores del Amazonas, los Awá relacionan el proceso con el semen, que se ve; pero no pueden relacionarlo con los óvulos, de cuya existencia sólo tenemos conocimiento a través de la ciencia. Así que ellos explican la gestación como resultado de la mezcla de sustancias: por un lado, el semen; por otro, la sangre menstrual, que deja de fluir durante el embarazo porque se queda dentro para servir de materia prima al nuevo ser. Ello obliga a cada mujer embarazada a tener relaciones con varios hombres mientras está gestando, en general dos o tres, para recibir suficiente aporte de semen y permitir que el feto se construya (Forline 1997: 168; Cormier 2003 b:64-65). El resultado es que cada Awá tiene dos o tres padres, que son aquellos que han colaborado con su madre en su gestación, convicción que es denominada paternidad múltiple en la bibliografía académica (Shapiro 2009). Esto significa que, incluso en la gestación, que podría considerarse el proceso protagonizado por excelencia por las mujeres, vuelve a concederse el papel de agente principal a los hombres.

Mujer awá amamantando a un mono.

Almudena Hernando.

Ahora bien, ninguno de estos privilegios simbólicos tiene plasmación en las relaciones de poder de la vida cotidiana. Como hemos visto, los hombres no dominan a las mujeres, ni mandan sobre ellas, ni las tienen, de ninguna manera, a su servicio. Es muy posible que esta relación de poder se concrete en el futuro, a medida que las mujeres pierdan definitivamente las funciones económicas que hasta ahora realizaban y sean los hombres quienes, a través de los sesgos introducidos por el contacto con la sociedad brasileña, vayan asumiendo todas las responsabilidades.

Pero, de momento, las mujeres parecen neutralizar esta deriva hacia la desigualdad, compensando la pérdida de sus funciones en la recolección y el tejido con una intensificación de su función maternal, la única que les va quedando. Los Awá, como muchos otros grupos del Amazonas, no sólo amamantan a sus bebés, sino también a monos, ardillas u otros animales, visibilizando así constantemente su capacidad reproductora y nutricia. El problema es que si continúa su especialización en este campo, el resultado será, paradójicamente, el contrario del que parece perseguir, porque la sociedad occidental brasileña habrá conseguido hacer de los Awá un grupo definido por las más típicas relaciones de género: las mujeres serán madres y los hombres cumplirán cualquier otra función especializada y servirán de intermediarios del grupo con el resto del mundo. Y se cumplirá, de este modo, en un nuevo grupo de cazadores-recolectores, esa muerte anunciada de la igualdad de género tan inherente a la globalización capitalista.

 

Bibliografía

  • Cormier, L.A. a: ‘Decolinizing History. Ritual Transformation of the Past among the Guajá of Eastern Amazonia’, en Histories and Historicities in Amazonia. Edited by Neil L. Whitehead, pp.123-39. Lincoln: University of Nebraska Press, 2003.
  • Cormier, L.A. b. Kinship with monkeys. The Guajá foragers of Eastern Amazonia. New York: Columbia University Press, 2003.
  • Forline, L.C. The persistence and cultural transformations of the Guajá Indians: foragers or Maranhão State, Brazil. PhD dissertattion, University of Florida, Gainesville, 1997.
  • Shapiro, W. Partible paternity and Anthropological Theory. The construction of an Ethnological Fantasy. Universitary Press of America, Lanham, Maryland, 2009.

Puede consultarse también:

  • Hernando, A., Politis, G., González Ruibal, A. y Beserra Coelho, E. ‘Gender, power and mobility among the Awá-Guajá (Maranhão, Brazil)’. Journal of Anthropological Research 67: 189-211, 2011.

awa, desigualdad de genero, indios amazonas

12345 (11 votos. Media: 4,82 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Almudena Hernando

Comentarios sobre  Los Awá y sus relaciones de género

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.