GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

Histórico noticias



Los chamanes de Tuvá

Un mágico encuentro con los chamanes de Tuvá, república al sur de Siberia donde oímos las llamas de una enorme hoguera silbar, cascabeles sobre la nieve crepitar y el canto difónico de un hechicero que con la música convoca a los espíritus y subyuga a los vivos. Viajamos hasta Kyzyl, su capital, para dejarnos encantar.

4 de noviembre de 2013

51º 43’ 03.64” N-94º 27’ 25.92’’ E

Parecía una buena idea pasar la mañana visitando a un viejo chamán. Nevaba sobre el hielo de la noche anterior y aquel hotel junto al Río Yenisey permanecía aletargado, sin viento. Caían los gordos copos algodonosos en las calles vacías. Una docena de transeúntes corría hacia la puerta oxidada y abierta de un edificio de cemento gris. Grietas en la fachada, tuberías cubiertas de jirones de ropa vieja, telas congeladas y ventanas cubiertas de vaho. El camino a la magia, a la parte oscura de la vida de cada uno, el trazado de nuestros pasos sobre la nieve no podía ser más prosaico. Y por eso inquietante.

La asociación de chamanes de Tuvá era el rescoldo de un antiguo poder que dirigía las vidas de los nómadas de las estepas heladas. En las habitaciones sórdidas aún olía a tierra de la tundra, a sangre de animal y pieles curtidas sobre la grasa del hombre que nos señalaba las sillas en medio de la estancia vacía. Yo había soñado con chamanes tanto tiempo, con sus vidas en los huecos de las rocas y sus cantos oscuros invocando desde las entrañas a los dueños de la vida. Fuego, agua, sol, piedra, tormenta. Labios agrietados y mal aliento tan cerca de mis ojos. Buscaba algo mientras yo permanecía en silencio, sentado en la vieja silla de hierro. Y giró, todo cambió de rumbo en apenas un instante.

Chamanes tuva, hacia 1900.

Vueltas y vueltas alrededor de mi figura, cada vez más rápido, y ese aullido constante que comenzaba en algún lugar de sus vísceras y se enrollaba en las figuras polvorientas sobre la mesa del rincón. Mis ojos ya no veían las paredes verde sucio ni los dibujos del suelo, ni siquiera veía la figura encorvada que saltaba dentro de las pieles que le cubrían. El canto difónico surgía como un camino de baldosas amarillas delante de mí. La senda de los espacios más remotos de nuestra especie, de la guarida del animal que somos cada uno, y las noches de viento y desgarrar el hígado de la presa recién derribada. No había ningún arcoíris al final del camino sino un espacio lóbrego en comunión con los dioses de la tierra, ensartado en lo salvaje y triste, en la naturaleza más esencial.

Aquel hombre abría y cerraba lugares donde yo no quería estar, ni siquiera mirar dentro de cada puerta. Estaba al otro lado del umbral, mirando a un tipo como yo sentado en una silla en una habitación vacía. Y a nuestro alrededor, la estepa abierta, el suelo helado y el olor del rebaño de renos, unos perros negros ladrando.

La mano del chamán empujó suavemente mi cuello hacia un lado. Las llamas de una hoguera enorme silbaban en el centro de aquel grupo. Hombres y mujeres sentados con los ojos sobre mí y el sonido del canto ronquido, de la ballena madre en el vientre del océano. Comencé a cantar. La voz desprendía aroma a almizcle. El sonido de los cascabeles al despertar sobre la nieve en la calle de aquella ciudad soviética.

Varios individuos miraban el cuadro desde la puerta del consultorio. Junto a mis pies, la ceniza de una pequeña hoguera y uno de los muñecos negros de trapo que había visto dentro de la habitación. Me levanté con calma, sacudí la nieve del abrigo y eché a caminar hacia el hotel.

chamanismo, siberia, tuva

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Antonio Cordero

Comentarios sobre  Los chamanes de Tuvá

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.