GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Los chamanes de Tuvá

Un mágico encuentro con los chamanes de Tuvá, república al sur de Siberia donde oímos las llamas de una enorme hoguera silbar, cascabeles sobre la nieve crepitar y el canto difónico de un hechicero que con la música convoca a los espíritus y subyuga a los vivos. Viajamos hasta Kyzyl, su capital, para dejarnos encantar.

4 de noviembre de 2013

51º 43’ 03.64” N-94º 27’ 25.92’’ E

Parecía una buena idea pasar la mañana visitando a un viejo chamán. Nevaba sobre el hielo de la noche anterior y aquel hotel junto al Río Yenisey permanecía aletargado, sin viento. Caían los gordos copos algodonosos en las calles vacías. Una docena de transeúntes corría hacia la puerta oxidada y abierta de un edificio de cemento gris. Grietas en la fachada, tuberías cubiertas de jirones de ropa vieja, telas congeladas y ventanas cubiertas de vaho. El camino a la magia, a la parte oscura de la vida de cada uno, el trazado de nuestros pasos sobre la nieve no podía ser más prosaico. Y por eso inquietante.

La asociación de chamanes de Tuvá era el rescoldo de un antiguo poder que dirigía las vidas de los nómadas de las estepas heladas. En las habitaciones sórdidas aún olía a tierra de la tundra, a sangre de animal y pieles curtidas sobre la grasa del hombre que nos señalaba las sillas en medio de la estancia vacía. Yo había soñado con chamanes tanto tiempo, con sus vidas en los huecos de las rocas y sus cantos oscuros invocando desde las entrañas a los dueños de la vida. Fuego, agua, sol, piedra, tormenta. Labios agrietados y mal aliento tan cerca de mis ojos. Buscaba algo mientras yo permanecía en silencio, sentado en la vieja silla de hierro. Y giró, todo cambió de rumbo en apenas un instante.

Chamanes tuva, hacia 1900.

Vueltas y vueltas alrededor de mi figura, cada vez más rápido, y ese aullido constante que comenzaba en algún lugar de sus vísceras y se enrollaba en las figuras polvorientas sobre la mesa del rincón. Mis ojos ya no veían las paredes verde sucio ni los dibujos del suelo, ni siquiera veía la figura encorvada que saltaba dentro de las pieles que le cubrían. El canto difónico surgía como un camino de baldosas amarillas delante de mí. La senda de los espacios más remotos de nuestra especie, de la guarida del animal que somos cada uno, y las noches de viento y desgarrar el hígado de la presa recién derribada. No había ningún arcoíris al final del camino sino un espacio lóbrego en comunión con los dioses de la tierra, ensartado en lo salvaje y triste, en la naturaleza más esencial.

Aquel hombre abría y cerraba lugares donde yo no quería estar, ni siquiera mirar dentro de cada puerta. Estaba al otro lado del umbral, mirando a un tipo como yo sentado en una silla en una habitación vacía. Y a nuestro alrededor, la estepa abierta, el suelo helado y el olor del rebaño de renos, unos perros negros ladrando.

La mano del chamán empujó suavemente mi cuello hacia un lado. Las llamas de una hoguera enorme silbaban en el centro de aquel grupo. Hombres y mujeres sentados con los ojos sobre mí y el sonido del canto ronquido, de la ballena madre en el vientre del océano. Comencé a cantar. La voz desprendía aroma a almizcle. El sonido de los cascabeles al despertar sobre la nieve en la calle de aquella ciudad soviética.

Varios individuos miraban el cuadro desde la puerta del consultorio. Junto a mis pies, la ceniza de una pequeña hoguera y uno de los muñecos negros de trapo que había visto dentro de la habitación. Me levanté con calma, sacudí la nieve del abrigo y eché a caminar hacia el hotel.

chamanismo, siberia, tuva

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Antonio Cordero

Comentarios sobre  Los chamanes de Tuvá

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.