GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Los chamanes de Tuvá

Un mágico encuentro con los chamanes de Tuvá, república al sur de Siberia donde oímos las llamas de una enorme hoguera silbar, cascabeles sobre la nieve crepitar y el canto difónico de un hechicero que con la música convoca a los espíritus y subyuga a los vivos. Viajamos hasta Kyzyl, su capital, para dejarnos encantar.

4 de noviembre de 2013

51º 43’ 03.64” N-94º 27’ 25.92’’ E

Parecía una buena idea pasar la mañana visitando a un viejo chamán. Nevaba sobre el hielo de la noche anterior y aquel hotel junto al Río Yenisey permanecía aletargado, sin viento. Caían los gordos copos algodonosos en las calles vacías. Una docena de transeúntes corría hacia la puerta oxidada y abierta de un edificio de cemento gris. Grietas en la fachada, tuberías cubiertas de jirones de ropa vieja, telas congeladas y ventanas cubiertas de vaho. El camino a la magia, a la parte oscura de la vida de cada uno, el trazado de nuestros pasos sobre la nieve no podía ser más prosaico. Y por eso inquietante.

La asociación de chamanes de Tuvá era el rescoldo de un antiguo poder que dirigía las vidas de los nómadas de las estepas heladas. En las habitaciones sórdidas aún olía a tierra de la tundra, a sangre de animal y pieles curtidas sobre la grasa del hombre que nos señalaba las sillas en medio de la estancia vacía. Yo había soñado con chamanes tanto tiempo, con sus vidas en los huecos de las rocas y sus cantos oscuros invocando desde las entrañas a los dueños de la vida. Fuego, agua, sol, piedra, tormenta. Labios agrietados y mal aliento tan cerca de mis ojos. Buscaba algo mientras yo permanecía en silencio, sentado en la vieja silla de hierro. Y giró, todo cambió de rumbo en apenas un instante.

Chamanes tuva, hacia 1900.

Vueltas y vueltas alrededor de mi figura, cada vez más rápido, y ese aullido constante que comenzaba en algún lugar de sus vísceras y se enrollaba en las figuras polvorientas sobre la mesa del rincón. Mis ojos ya no veían las paredes verde sucio ni los dibujos del suelo, ni siquiera veía la figura encorvada que saltaba dentro de las pieles que le cubrían. El canto difónico surgía como un camino de baldosas amarillas delante de mí. La senda de los espacios más remotos de nuestra especie, de la guarida del animal que somos cada uno, y las noches de viento y desgarrar el hígado de la presa recién derribada. No había ningún arcoíris al final del camino sino un espacio lóbrego en comunión con los dioses de la tierra, ensartado en lo salvaje y triste, en la naturaleza más esencial.

Aquel hombre abría y cerraba lugares donde yo no quería estar, ni siquiera mirar dentro de cada puerta. Estaba al otro lado del umbral, mirando a un tipo como yo sentado en una silla en una habitación vacía. Y a nuestro alrededor, la estepa abierta, el suelo helado y el olor del rebaño de renos, unos perros negros ladrando.

La mano del chamán empujó suavemente mi cuello hacia un lado. Las llamas de una hoguera enorme silbaban en el centro de aquel grupo. Hombres y mujeres sentados con los ojos sobre mí y el sonido del canto ronquido, de la ballena madre en el vientre del océano. Comencé a cantar. La voz desprendía aroma a almizcle. El sonido de los cascabeles al despertar sobre la nieve en la calle de aquella ciudad soviética.

Varios individuos miraban el cuadro desde la puerta del consultorio. Junto a mis pies, la ceniza de una pequeña hoguera y uno de los muñecos negros de trapo que había visto dentro de la habitación. Me levanté con calma, sacudí la nieve del abrigo y eché a caminar hacia el hotel.

chamanismo, siberia, tuva

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Antonio Cordero

Comentarios sobre  Los chamanes de Tuvá

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.