GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Los dragones existen

A lo largo del río Adelaide, en los territorios del noroeste australiano, habitan los mayores reptiles de la tierra: los cocodrilos marinos. Con siete metros de longitud, no es de extrañar que los primeros colonos creyeran ver dragones en la Terra Australis Ignota.

27 de noviembre de 2012

Aquella noche íbamos a internarnos en territorio de dragones. Me encontraba a la orilla del río Adelaide, en el norte de Australia, y los sonidos relajantes del agua no podían vencer el nerviosismo creciente de todo el equipo de rodaje. Stuart G. Baker, manager de una granja de cocodrilos en las afueras de Darwin, venía con nosotros en condición de guía. Aquella noche nos iba a enseñar lo impresionantes que pueden resultar los cocodrilos marinos en su medio natural.

Recuerdo estar sentado junto al embarcadero mientras Stuart bajaba la barca con la que nos llevaría Adelaide arriba en busca de los mayores reptiles de la tierra. Era emocionante y aterrador al mismo tiempo. A ambos lados del río había carteles avisándote del peligro que suponía  acercarte a aquellas aguas. Bajo la luz roja de los frenos del Toyota de Stuart se podía leer: “Beware of man-eating crocodiles” “Crocodiles frequent this area. Do not enter water. Keep children and dogs away from water edge”. Los carteles de aviso son casi constantes en las orillas de los ríos y arroyos de los Territorios del Noroeste australiano. Y no es para menos.

Señal de peligro anunciando la proximidad de cocodrilos marinos, Australia.

Fernando González Sitges.

La barca tocó suavemente el agua y nos metimos en su interior sin pronunciar una palabra. Stuart bajó el motor fueraborda y antes de arrancar nos miró con expresión de cierta perplejidad. “Espero que no nos vean. Me podría caer una multa si me pillan entrando en el río con esta lancha. Es un poco pequeña para el mínimo obligatorio”.

En un principio no entendíamos a que se refería nuestro amigo hasta que nos indicó con su linterna un cartel al pie mismo del embarcadero. Allí se leía las medidas mínimas que deben tener las barcas que navegan el Adelaide; una medida de seguridad para el caso de que un cocodrilo marino decida atacar. Por un momento pensamos que era una broma, pero de nuevo la linterna de Stuart despejó nuestras dudas. Semiinundada, encallada en las orillas fangosas como un convincente aviso, vimos una pequeña lancha a la que le faltaba buena parte de la popa. Tal vez no fuera más que una lancha abandonada o parte de un escenario para turistas al mejor estilo de Cocodrilo Dundee, pero los agujeros y desgarros que mostraba la tapa del motor fueraborda hacían que en nuestras mentes se representara una escena de pesadilla.

Señal de prohibido nadar por cocodrilosStuart parecía tranquilo y, como quiera que es uno de los mayores expertos en cocodrilos marinos del mundo, decidimos seguir con nuestra incursión nocturna. Navegábamos corriente arriba, despacio, admirando el hermoso paisaje de unos márgenes oscuros silueteados por la luna. Mientras ascendíamos el Adelaide de aguas pardas, cubiertos por las sombras de la noche y la espesura australiana, pensé, como en tantas ocasiones, en los primeros colonos que llegaron a estas tierras. ¿Qué pensamientos pasarían por la cabeza de aquellos marineros de finales del siglo XVIII al internarse por oscuros ríos como éste? ¿Cuál sería su interpretación de los sonidos ululantes que ahora me llegaban de la espesura? ¿Cómo explicarían la aparición inesperada de un reptil de ocho metros cuyas fauces surgieran de improvisto del agua destrozando sus rudimentarias embarcaciones? ¿Cómo verían a aquel animal mientras alguno de sus compañeros era arrastrado al fondo negro de las aguas sin que nadie pudiera hacer nada salvo gritar e intentar ganar la orilla cuanto antes? Y como respuesta siempre aparecía una única palabra: dragones.

Cocodrilo marino, Australia.

Fernando González-Sitges.

Seguimos navegando y tomamos un afluente de mucho menor caudal. Los primeros cocodrilos nos miraban bajo la cobertura vegetal de las orillas. Sus ojos brillaban como rubíes reflejando la luz de la linterna de Stuart. No eran grandes, pero su presencia resultaba inquietante. Por fin llegamos a una playa solitaria cubierta por las sombras. Nuestro guía nos llamó la atención señalando con la linterna lo que habíamos tomado por un árbol caído. La luz perfiló las escamas del supuesto árbol convirtiéndolo en un magnífico cocodrilo de cerca de seis metros de longitud. Era fascinante y aterrador a un tiempo. Aunque no era de los más grandes, aquel cocodrilo imponía. A pesar de la seguridad de nuestra rápida embarcación, de todos los conocimientos que aprendí durante mis estudios de zoología, a pesar de la experiencia de Stuart y de que todos íbamos sobre aviso en busca de aquel animal que ahora teníamos enfrente, el cocodrilo marino, desde el agua y en mitad de la noche, parecía más temible que nunca.

Recordé de nuevo a los colonos. Aquellos hombres no sabían nada de cocodrilos ni de ninguno de los exclusivos animales del continente austral; a decir verdad, lo más probable es que la mayoría no supiera ni donde estaba. Se internarían en aquella Terra Incógnita Australis sobrecogidos por el temor a lo desconocido, arriesgando su vida en cada metro ganado a la selva y al río. ¿Cómo describirían en este estado a un ser como aquel que ahora tenía delante? ¿De que terribles poderes lo revestirían?

Y de nuevo los dragones volvieron como respuesta.

 

cocodrilos marinos

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Los dragones existen

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.