GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

Histórico noticias



Los peligros invisibles del Everest

La tarde del 10 de mayo de 1996, una violenta tormenta descargó toda su fuerza en la vertiente nepalí del Everest, dejando diez cadáveres a su paso. El montañero Jon Krakauer estaba allí, y escribió el libro ‘Mal de altura’ antes de que Baltasar Kormákur rodara su película.

30 de noviembre de 2015

Ya sabía, puesto que conocía de antemano el desenlace,  que entraba en el cine para asistir a una tragedia, para ver –desde una butaca–  como una sucesión fatal de acontecimientos y factores se encadenaba y ponía de acuerdo para que todo acabara mal. Muy mal.

A pesar de saberlo –de ir prevenido por tanto– un regusto amargo me acompañó durante toda la película. No podía evitarlo viendo a aquel puñado de héroes trágicos enfrentarse con un destino  que les llama para conducirles a la muerte; pero con la crueldad añadida de no permitirles ser parte de lo divino, sino sujetándoles para siempre a las pasiones y a todo lo que define a lo humano. Una condición ésta que, como bien se sabe, conjuga lo mejor con lo peor, lo grandioso con lo mezquino. A primera vista parece que  la película de Baltasar Kormákur trata sobre ellos, hombres y mujeres que corren tras sus sueños; pero inmediatamente se advierte que, tal vez, en este caso la expresión haya sido empleada con demasiada ligereza, sobre todo si tenemos en cuenta que hablamos de unos sueños  que son escurridizos y peligrosos y que, por si esto fuera poco, están a más de 8.000 metros de altura. En los 8.848 metros del Monte Everest, y que, además, todo este intenso drama sucede entre personas dispuestas a pagar –o a cobrar– grandes cantidades de dinero por hacerlos realidad.

Durante la tarde del 10 de mayo de 1996 una violenta tormenta –que se adelantó a todos los pronósticos– se cebó con la vertiente nepalí del Everest y puso cerco a la vida de cuantos descendían impidiendo que muchos de ellos pudieran alcanzar el refugio que les ofrecían sus tiendas de los campos de altura. Sin duda que tuvo que ser una lucha terrible –y desigual– en la que la tormenta descargó toda su fuerza dejando a su paso diez cadáveres. Y es por esto, por este final dramático, por lo que creo que el tema central de la película no es tanto la ascensión a una montaña como lo que sucede cuando se toman decisiones equivocadas o a destiempo. Y, en segundo término, como un argumento puede que secundario, la pregunta de si no se considera algo banal la importancia de un objetivo, de una meta, al creer que el dinero, en vez del esfuerzo, es suficiente para alcanzarla.

Este debate no es nuevo ni, desde luego, ha terminado, así como tampoco la polémica acerca de lo que sucedió y que es posible que la película reavive. Hay quienes dicen que la falta de coordinación en la colocación de las cuerdas fijas retrasó durante horas a los dos grupos más otro de Taiwán… O, que los clientes eran en su mayoría inexpertos en altura. Si bien otros responden que se palió esta realidad asignando a varios guías por grupo y un sherpa por cada cliente.

Everest. Película de Baltasar Kormákur.

Para situarse en toda esta polémica, nada mejor que leer Everest 96 (The climb en el original), en el que se puede conocer –tal como lo transcribió Gary Weston Dewalt– qué pensaba Anatoli Boukreev, destacado alpinista y guía de una de las dos expediciones comerciales, que, en los peores momentos, no quiso abandonar a nadie ni rendirse y consiguió salvar unas cuantas vidas. También se puede abordar la cuestión a través de lo que el periodista Jon Krakauer cuenta en Mal de altura (Into the thin air). Él, estaba allí como parte de una de las expediciones, era un montañero experimentado y su propósito era escribir un reportaje para la revista Outside acerca de la creciente comercialización del Everest. Krakauer también se vio involucrado en aquellos sucesos y en el libro acusa, creo que bastante injustamente, a Boukreev y se muestra muy crítico con la decisión de aquél de no utilizar oxígeno mientras guiaba a su grupo, atribuyendo a esto la lentitud a la que, en gran medida, se culpa del desastre.

Sea como sea, la película cuenta todo en un lenguaje verosímil y creíble, es seria en el relato y en los detalles e invita a nadar en aguas más profundas en las que flotan las preguntas acerca del drama. Además ayuda a comprender cómo se escala el Everest, qué es una expedición comercial y a separar conceptos que, a veces, se confunden fácilmente, como dificultad técnica y altura, dejando claro que todo puede llegar a ser complicado –incluso los movimientos más sencillos– en ese terreno en el que el aire se vuelve fino y el peligro invisible. Solamente las escenas de la arista cimera y del escalón Hillary me resultaron tal vez algo teatrales o como si estuvieran rodadas en interiores. No me atrevo a  juzgarlo porque no he estado allí… Sin embargo, sí que me gustó el caótico laberinto de grietas del glaciar Khumbu, las escaleras metálicas, las luces colándose entre el hielo…

Y para terminar, ya que he citado antes a la dificultad y al peligro, acabo de leer en una web de montaña que dos alpinistas ucranianos, Balabanov y Fromin, ascendieron el pasado 2 de noviembre el pilar nor-noroeste del Talung, una mole de 7.439 metros situada en algún lugar seguramente remoto de la frontera entre Nepal y Sikkim. Su ascensión –probablemente con pocos medios– contrasta con las expediciones comerciales en las que quienes pagan 65.000 dólares cuentan con todo un equipo de porteadores, sherpas y guías que equipan su camino, les suministran oxígeno y hacen cuanto está en sus manos para que sus clientes pisen la cumbre. Sin duda son dos cosas bien distintas y yo guardo un profundo respeto para quienes logran escalar –o intentan hacerlo– una montaña, sea de la forma que sea.

Tal vez este año, en el que el Everest y algunas de las montañas más altas del planeta se quedarán –por diferentes razones–  sin recibir a nadie en sus cimas y el vacío se adueñará de gran parte del skyline del Himalaya, sea un buen momento para pensar en todo esto.

cine de montaña, everest, peligros en la montaña

12345 (1 votos. Media: 3,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  Los peligros invisibles del Everest

Comentarios sobre  Los peligros invisibles del Everest

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.