GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Luces y sombras en las ciudades

La luz nacarada de Paris por la mañana se torna dorada al atardecer; Lisboa se acuesta de gris plateado para adquirir una humedad colorida con el sol del amanecer. Paseando por callejuelas marroquíes, el viajero contemplará cómo varía la tonalidad de la ciudad.

29 de mayo de 2013

En algunas ciudades hay algo inasible que nos hace admirarlas y sentirnos bien. Es un sentimiento que no tiene que ver con la belleza de sus edificios, con sus jardines o sus museos. La luz de una ciudad es capaz de cambiar nuestro estado de ánimo, que es previo y más sustancial que una vocación cultural, un deseo gastronómico o un afán consumista. Será el estado de ánimo el que determine nuestro bienestar en una ciudad. Y para ello, la luz es esencial.

La luz algo rosada, nacarada, de París por la mañana temprano, dorada al atardecer, con el brillo del pavimento alquitranado tan peculiar de la ciudad (no hay losetas en las aceras parisinas), de la humedad de la noche, sus tejados tras la lluvia, nos hacen soñar más que sus bien ordenadas casas. Una neblina ligera vela suavemente los edificios más distantes y nos hace pensar en la vida amorosa y bohemia de sus buhardillas, donde parejas de enamorados se preparan para su jornada laboral antes de precipitarse al café du coin a tomar el crème con su croissant.

Lisboa, la ciudad polícroma (ver Lisboas, de Rui Vaz de Cunha, ediciones Gerión, 2009), también nos seduce por su luz especial, la humedad colorida de sus amaneceres, el gris plateado de sus calles al atardecer. Llegar en tren a la estación de Santa Apolonia a temprana hora y deslumbrarse ante la luminosidad del Tajo es una excelente forma de abordar la ciudad.

Calle de Lisboa.

Fernando García Redondo, Flickr.

Los pintores del norte buscaron en Italia la luz. Y, sin embargo, lo que nos atrae en Vermeer o en Patinir es precisamente esa luz mágica, indudablemente septentrional, que se cuela en los interiores del primero y en los valles mosanos del segundo.

Estamos empeñados en combatir la oscuridad y, sin embargo, la luz limitada, la luz escasa, no la contaminación lumínica a que estamos acostumbrados, la resalta, le proporciona siluetas y misterio. Iluminemos con moderación, dejemos que la oscuridad, los matices del atardecer, las sombras nocturnas, nos descubran una nueva ciudad. Así sucede con las ciudades marroquíes, con los atardeceres algo tristes de Rabat cuando una cierta bruma se adentra desde el océano y la medina se adorna con luces amarillentas en sus callejas, pasadizos y adarves.

Pues no siempre la abundancia de luz es inspiradora. El matiz, la nuance, son más importantes que la pasta, que el pigmento. La entreluz nos atrae para pasear por una ciudad más que el brillo inclemente. No deja de ser significativo qué pocas palabras tenemos en castellano para designar los matices. Pasamos del sol y sombra al claroscuro, concepto italiano, pero nos faltan palabras para expresar toda la gama de luces que podemos captar un día de otoño en las Tullerías o una tarde invernal en Belem, a las afueras de Lisboa o una tarde de otoño en el Parque del Oeste madrileño.

Calle de Rabat.

Adam Jones, Flickr.

Siempre se ha debatido qué es más importante, si la luz o el color. La primera determina éste. De ahí que la fotografía o el cine en blanco y negro susciten pasiones, que las tonalidades nos inspiren más que el color primario. Que ciudades grises, como Viena o Bruselas, siempre nos ofrezcan el juego de sombras, como una aguada o un dibujo a tinta china.

Entramos en otro nivel de percepción, más sutil, más poético que el simple color. El sentido de la vista es el más conmovedor, el que más nos mueve, y, a pesar de ello, no es tan obvio. Quizá la velocidad de nuestros paseos, el olvido del arte de la deambulación, del callejeo o flânerie tan cara a Baudelaire, tan esencial en Pessoa, no nos dejan tiempo para apreciar ese cambio paulatino de la luz que cambia una ciudad.

luz de ciudades, primer aniversario la linea del horizonte, viaje a lisboa, viaje a marruecos, viaje a paris

12345 (1 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Comentarios sobre  Luces y sombras en las ciudades

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.