GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Luces y sombras en las ciudades

La luz nacarada de Paris por la mañana se torna dorada al atardecer; Lisboa se acuesta de gris plateado para adquirir una humedad colorida con el sol del amanecer. Paseando por callejuelas marroquíes, el viajero contemplará cómo varía la tonalidad de la ciudad.

29 de mayo de 2013

En algunas ciudades hay algo inasible que nos hace admirarlas y sentirnos bien. Es un sentimiento que no tiene que ver con la belleza de sus edificios, con sus jardines o sus museos. La luz de una ciudad es capaz de cambiar nuestro estado de ánimo, que es previo y más sustancial que una vocación cultural, un deseo gastronómico o un afán consumista. Será el estado de ánimo el que determine nuestro bienestar en una ciudad. Y para ello, la luz es esencial.

La luz algo rosada, nacarada, de París por la mañana temprano, dorada al atardecer, con el brillo del pavimento alquitranado tan peculiar de la ciudad (no hay losetas en las aceras parisinas), de la humedad de la noche, sus tejados tras la lluvia, nos hacen soñar más que sus bien ordenadas casas. Una neblina ligera vela suavemente los edificios más distantes y nos hace pensar en la vida amorosa y bohemia de sus buhardillas, donde parejas de enamorados se preparan para su jornada laboral antes de precipitarse al café du coin a tomar el crème con su croissant.

Lisboa, la ciudad polícroma (ver Lisboas, de Rui Vaz de Cunha, ediciones Gerión, 2009), también nos seduce por su luz especial, la humedad colorida de sus amaneceres, el gris plateado de sus calles al atardecer. Llegar en tren a la estación de Santa Apolonia a temprana hora y deslumbrarse ante la luminosidad del Tajo es una excelente forma de abordar la ciudad.

Calle de Lisboa.

Fernando García Redondo, Flickr.

Los pintores del norte buscaron en Italia la luz. Y, sin embargo, lo que nos atrae en Vermeer o en Patinir es precisamente esa luz mágica, indudablemente septentrional, que se cuela en los interiores del primero y en los valles mosanos del segundo.

Estamos empeñados en combatir la oscuridad y, sin embargo, la luz limitada, la luz escasa, no la contaminación lumínica a que estamos acostumbrados, la resalta, le proporciona siluetas y misterio. Iluminemos con moderación, dejemos que la oscuridad, los matices del atardecer, las sombras nocturnas, nos descubran una nueva ciudad. Así sucede con las ciudades marroquíes, con los atardeceres algo tristes de Rabat cuando una cierta bruma se adentra desde el océano y la medina se adorna con luces amarillentas en sus callejas, pasadizos y adarves.

Pues no siempre la abundancia de luz es inspiradora. El matiz, la nuance, son más importantes que la pasta, que el pigmento. La entreluz nos atrae para pasear por una ciudad más que el brillo inclemente. No deja de ser significativo qué pocas palabras tenemos en castellano para designar los matices. Pasamos del sol y sombra al claroscuro, concepto italiano, pero nos faltan palabras para expresar toda la gama de luces que podemos captar un día de otoño en las Tullerías o una tarde invernal en Belem, a las afueras de Lisboa o una tarde de otoño en el Parque del Oeste madrileño.

Calle de Rabat.

Adam Jones, Flickr.

Siempre se ha debatido qué es más importante, si la luz o el color. La primera determina éste. De ahí que la fotografía o el cine en blanco y negro susciten pasiones, que las tonalidades nos inspiren más que el color primario. Que ciudades grises, como Viena o Bruselas, siempre nos ofrezcan el juego de sombras, como una aguada o un dibujo a tinta china.

Entramos en otro nivel de percepción, más sutil, más poético que el simple color. El sentido de la vista es el más conmovedor, el que más nos mueve, y, a pesar de ello, no es tan obvio. Quizá la velocidad de nuestros paseos, el olvido del arte de la deambulación, del callejeo o flânerie tan cara a Baudelaire, tan esencial en Pessoa, no nos dejan tiempo para apreciar ese cambio paulatino de la luz que cambia una ciudad.

luz de ciudades, primer aniversario la linea del horizonte, viaje a lisboa, viaje a marruecos, viaje a paris

12345 (1 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Comentarios sobre  Luces y sombras en las ciudades

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.