GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

Histórico noticias



Penang, detrás de las mariposas

Cuando alguna mariposa se quedaba quieta, sonriendo a tu espera, entendías por qué estabas allí, y por qué hay países a los que siempre querrás volver. Malasia es una fusión cultural extraordinaria. Aquí empieza un diario de viaje a tres páginas; esta es la primera, la isla de Penang.

28 de mayo de 2018

Lo difícil era hacer que se detuvieran durante el breve instante que dura el golpe en la pantalla, ese largo segundo en el que podías apreciar hasta el leve temblor de tu mano izquierda, la tensión en las rodillas, la inclinación de tu cuello y la incómoda postura de los ojos para fotografiar sin parpadear su figura.

Cuando alguna mariposa se quedaba quieta, sonriendo a tu espera, entonces entendías por qué estabas allí. No me refiero solo dentro de aquella cúpula habitada por miles de alas agitadas, dentro de ese magnífico proyecto que es Entropia; quiero decir allí, en Malasia. Entiendes por qué hay países a los que siempre querrás volver.

Había volado desde Madrid en la recién inaugurada ruta a Penang de la impecable Qatar Airways y, desde el primer día, la atmósfera de la isla había logrado descender a mis profundidades y encender las luces de todas mis habitaciones. George Town, la capital de Penang, es una ciudad atractiva, hay algo maravilloso en sus casas de dos alturas, esas que años atrás tuvieron prósperos comercios en la planta baja y la residencia familiar en la planta alta. Las miraba de frente, paralizada por la presencia de las enormes persianas de bambú que caían hasta las aceras y protegían el interior de las tiendas, creando espacios de sombra cuando la manta del sol tropical se tumba en las calles. Arriba, grandes ventanales de madera, y por cualquier lugar, el color de las fachadas, los soportales, los farolillos rojos celebrando el Año Nuevo chino, las macetas en las esquinas, la cascada del tiempo.

Viaje a Penang, Malasia

Viaje a Penang, Malasia

A Penang, en la boca norte del Estrecho de Malaca, llegaron comerciantes desde la India y el Medio Oriente. En el siglo IX, la isla, como el resto la actual Malasia, estaba fertilizada de religiones y culturas; su genética siguió siendo fecundada, y con el paso de los años dio a luz un país multicultural donde es igual de fascinante el todo que las partes.

El viaje permite dejar de soñar la realidad y disfrutarla. George Town mostraba sus mercados, sus templos, sus rincones engalanados y sus murales en las paredes. La ciudad abraza tus cinco sentidos y te abre sus secretos. Uno de ellos, aquel local donde los fideos se preparan desde antaño con una gruesa y larga caña de bambú; uno de sus extremos está sujeto y, en el otro, un joven se sienta y salta sobre el enorme junco horizontal, el bambú asciende para después descender sobre la harina, cerrando el ángulo abierto y amasándola. Es el Hong Kee Bamboo Noodles y está en la Campbell Street; sus mesas llenas.

Viaje a Penang, Malasia

Viaje a Penang, Malasia

La calle Jalan Masjid Kapitan Keling tiene dos nombres, y este no es el más frecuente, lo es el segundo, Calle de la Armonía, porque reúne los lugares de culto de varias religiones; entre ellos, la mezquita Kapitan Keling, el templo chino Han Jiang y el templo hindú Sri Mahamarianna. En Penang, se instalaron comunidades chinas, tamiles y armenias, entre otras. También europeas: en 1786, el capitán Francis Light establece en la isla un enclave comercial británico y convierte Penang en un puerto libre. Malasia está llena de huellas y naturaleza.

Contemplando calles, me detengo ante un vendedor de té dulce. Su habilidad para mezclar la infusión me cautiva durante minutos, veo cómo el té pasa de la jarra al vaso y del vaso a la jarra, como una sidra que se escancia. Si tienes prisa te llevas el té en una pequeña bolsa de plástico y lo bebes con pajita, pero si tienes unos minutos, y en Malasia todo merece su tiempo, te lo vierten en cristal y te sientas en una mesa azul intenso donde un hombre lee el periódico y tú te dedicas al sencillo rumor de lo cotidiano. Después descubrí que en George Town las mejores barritas de incienso orgánico las hace a mano el increíble Sr. Lee, de 91 años.

Viaje a Penang, Malasia

Viaje a Penang, Malasia

Hay dos atractivos a los que uno se rinde desde el primer día: el street art y el street food. Las fachadas y muros son un museo al aire libre de fascinantes lienzos con escenas que retratan la esencia de la ciudad. Hay decenas de pinturas que van apareciendo en rincones, en esquinas, cuando levantas la mirada o la dejas descansar sobre las paredes. Caminar por George Town es un deleite. Cuando entro en Love Lane regresan esas casas de doble planta decoradas de pasado. Muchas de ellas son hoy hoteles recuperados por arquitectos y diseñadores que en sus líneas y objetos han mantenido el aroma de un ayer exquisito. Alojarse en Jawi Peranakan Mansion es vivir en una elegante mansión anglo india; o en Muntri Mews, un antiguo estacionamiento comunitario para carruajes de caballos que es hoy un hotel de diseño que crea ambientes llenos de detalles.

Penang es el universo gastronómico más aclamado de Malasia, y la comida es un tema de conversación casi omnipresente. Hay excelentes restaurantes, pero, en toda Malasia, el arte de comer se practica sobre todo en las calles. La experiencia culinaria más singular está en ese ambular por los puestos que ocupan las aceras desde las primeras horas del día hasta las últimas de la noche. Comer es un verbo y una filosofía que se mastica sentados alrededor de los platos. Algunas de las recetas más populares son el Asam Laksa, un caldo de fideos picante rico en pescado, o el Cendol, un postre local imprescindible que reta el paladar, un tazón de hielo raspado cubierto de frijoles rojos, maíz, leche de coco fresca, jarabe de azúcar moreno. A veces, cerraba los ojos y despacio me perdía entre los puestos hasta que mi olfato quedaba hipnotizado.

Viaje a Penang, Malasia

Viaje a Penang, Malasia

En el interior de la isla, en Balik Pulau, y en otros destinos de Malasia, puedes alojarte con una familia malaya en los pueblos e impregnarte así de la cultura y de la forma de vida rural, el llamado homestay. Es una forma única de conocer algunas de sus actividades cotidianas, como la recolección de frutas tropicales, el trabajo en los campos de arroz, la cocina local, la pesca o los paseos hacia el mar para contemplar el ocaso. También en Balik Pulau, tres hermanas han puesto en marcha un proyecto que se puede visitar en un día o alojarse allí varias noches. Está ubicado en lo alto de una colina y solo se acede en todoterreno por un empinado camino de tierra, hasta el lugar donde hace más de cien años se instaló una comunidad de inmigrantes chinos de la etnia hakka. Las hermanas han buscado en sus raíces y recuperado el entorno de un pueblo hakka; en las casas están los aperos y utensilios que formaban parte de sus faenas. Tienen un restaurante con productos locales y una terraza al mar donde, entre sillones de bambú, se disfruta de la compañía tanto como del paisaje. Anoté la frase que leí en los carteles a la entrada del Balik Pulau Lodge: “Nunca te rindas”. También la que te recibe, repetida decenas de veces, sobre un muro: “Antes de morir, quiero…” Dejé que mis manos trabajaran sobre el cuaderno, porque sabía lo fácil que es olvidarlas.

Antes de regresar a George Town, bajamos hasta el puerto de un pequeño pueblo de pescadores y paramos en una fábrica de nuez moscada con una producción orgánica y manual de bálsamos, especias y aceites.

Por la mañana en un folleto del célebre Festival de George Town, un extraordinario evento cultural que cuenta cada año con artistas locales e internacionales, había leído una cita del pintor Vincent Van Gogh: “Las grandes cosas están hechas por una sucesión de pequeñas cosas que se unen”, y pienso que es una buena definición de la isla e incluso de Malasia. Recuerdo esta frase al atardecer desde el piso 68 de The Top en la torre Komtar, encima de una plataforma de cristal a 249 metros sobre el suelo. Desde esas alturas, la ciudad de noche es un conjunto de pequeñas luces que pintan un gran suelo estrellado. Y desde allí, admiro el mar, como antes lo hice desde la colina más conocida de la isla, Penang Hill, e imagino los navíos del siglo XIX amarrados a puerto esperando que el monzón los deje zarpar a través del estrecho.

Al día siguiente, en el tren de camino a Ipoh, termino esta página. Escribo sobre ventiladores de techo, calles y especias, escribo sobre el recuerdo. Anoto que Penang no puede repetirse porque es una piedra única en el bello mosaico de Malasia. Soy como mariposa que continúa su viaje.

Viaje a Penang, Malasia

Viaje a Penang, Malasia

 

Fotografías: Luis Gago.

Con la colaboración de Qatar Airways, Oficina de Turismo de Malasia, Oficina de Turismo de Penang y GTHH.

penang, viaje a malasia, viajes culturales

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Belén Alvaro

Comentarios sobre  Penang, detrás de las mariposas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 01 de junio de 2018 a las 8:38

    ¡Qué maravilla! que ganas de viajar allí y ver a esas mariposas que te sonríen….un abrazo y mil gracias por compartir estas fantásticas experiencias tan bien contadas y que nos hacen sentirnos allí por un rato…

    Por Laura
  • 02 de junio de 2018 a las 10:18

    Corroboro lo dicho y atestiguo que si. Penang es una maravilla, he estado 2 veces y deseando volver.

    Por Paco
  • Pingback: Perak, a la luz de las piedras | La Línea del Horizonte