GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

Histórico noticias



Marsella: Capital Cultural… ¿Europea?

Desde que hace 2.600 años los griegos fundaran Massalia, la ciudad portuaria no ha dejado de recibir viajeros inmigrantes que construyen la historia de sus barrios y  calles. Quizás por  ellos, junto a Kosice, Marsella será Capital Europea de la Cultura 2013.

23 de septiembre de 2012

Los primeros inmigrantes que llegaron a Marsella lo hicieron hace 30.000 años. Provenían de un punto indeterminado del continente africano y se instalaron en la gruta de Cosquer. Estos marselleses debieron hacer poco ruido, porque no nos dimos cuenta de que estaban allí hasta que un escafandrista descubrió la gruta en 1985. Unos cuantos años más tarde, hacia el 600 a. C, un pueblo griego también amarraría su buque en este fondeadero.

Lo de los focenses era un viaje de negocios. Nada de retirarse en una cueva submarina para pintar: ellos venían a trapichear. Así que fundaron Massalia y se alojaron en un barrio céntrico cerca del puerto: el barrio de Le Panier. Aunque el nombre no se lo pusieron ellos, si no la fama de una taberna del siglo XVII por todos conocida como Le Logis du Panier. Hoy hay un restaurante que se llama igual en la Rue Puits-du-Dernier, pero nada tiene que ver.

Miguel, artista de calle marsellés.

Meritxell Álvarez Mongay

Los recién llegados debían  sentirse bien en el barrio, porque después de los griegos se hospedaron corsos e italianos que, en el siglo XXI, han dejado sitio a argelinos, vietnamitas y a un artesano de origen gaditano. Trabaja en una de aquellas calles estrechas que, según una reputada placa, “propician la vida comunitaria”, y estaba esculpiendo cartón pluma bajo el tórrido sol marsellés cuando, descalzo y lleno de purpurina, me lo encontré. Su nombre es Miguel –no Michel–, llegó a Marsella siendo un crío y empezó a utilizar el papel como materia prima en sus obras artísticas, así que un día, aburrido, decidió redecorar las paredes de su habitación con pasta de cartón.

En este sentido, se parece más a los vecinos del Paleolítico que le daban al gotelé con pinturas rupestres en Cosquer que a los comerciantes del golfo de Esmirna que llegaron después. “Creo que no es lícito mezclar arte y negocios”, me cuenta sin sesear mientras moldea una escultura tan alta como él y que no tiene intención de vender. “Prefiero que la gente me escriba lo que piensa…”, y me enseña un libro de visitas repleto de dedicatorias y firmas, deteniéndose con orgullo en una página caligrafiada por una coreana, aunque no tiene la más remota idea de lo que significan las armoniosas líneas.

Taller de cerámica marsellés.

Meritxell Álvarez Mongay

Miguel no trabaja en un taller-boutique como el resto de artesanos emplazados en el barrio, la mayoría de ellos, ceramistas que cuecen santons en el mismo local, aunque todavía falten meses para que llegue Navidad y, como dicta la tradición, las familias marsellesas añadan una figurilla más a su pesebre. “Yo siempre he sido un artista de calle, porque es la mejor manera de hacer llegar a todo el mundo el arte”, comenta desde su cachito de acera, arrimándose a una tapia para que no le atropelle uno de los pocos coches que por ahí pasan y que a él no le hacen ni pizca de gracia. “Hace poco, atropellaron a un chaval -denuncia-. Para mejorar la sociedad, es necesario, antes que nada, acondicionar sus calzadas. En Marsella no hay espacios verdes para la juventud… y claro, ¡después se quejan de que hay delincuencia!”

Colina de Notre Dame de la Garde.

Meritxell Álvarez Mongay

Si abrimos cualquier periódico francés, entenderemos la irritación de Miguel: cuando no aparecen 200 cartuchos de kalashnikovs debajo de una piedra, los encuentran incrustados en el pecho de veinteañeros por ajustes de cuentas. En lo que va de año, ya llevan contabilizados 14 asesinatos; pero, si no tenemos por costumbre traficar con cannabis durante nuestro tiempo vacacional, no nos veremos envueltos en ninguna de estas reyertas. Menos si no nos asomamos a los barrios del norte de la ciudad y seguimos como buenos chicos el circuito establecido por los trenes turísticos, fotografiando desde la carretera postales típicas de Marsella: la colina de Notre Dame de la Garde, el Fuerte de Saint Nicolas y el de Saint Jean, el Palais du Pharo, la Abadía de Saint Victor, el puente de la Fausse Monnaie y su mareógrafo, la playa de los Catalanes -de la que os hablaremos, en otro post, más adelante-… y allá, a lo lejos, un esbozo de las islas de Frioul y del Castillo de If, donde, si nos acercamos con una navette, todavía podremos ver el agujero que el abate Faria cavó en su celda para comunicarse con Edmond Dantès.

Refrescos árabes.

Meritxell Álvarez Mongay

Todo esto está muy bien, pero sería una pena que no nos apeáramos del tren para visitar el barrio de Nouailles, no incluido en ninguno de los recorridos turísticos. Quizá porque hace ya mucho tiempo que desaparecieron los hoteles lujosos donde se alojaban políticos y artistas famosos. Quizá porque si te sales de la Rue Canebière desaparecen las tiendas de moda y las galerías Lafayette. Quizá porque hoy es un barrio popular y en su mercado no encontraremos ni jabón de la Licorne, ni pastis, ni cigalas en un souvenir, sino africanos, comorenses y magrebís haciendo sus courses en la Rue Longue des Capucins. Con cualquier calle de Tánger se podría confundir: salones de té donde  moscas hiperglucémicas van a comer, descuartizadores de pastèques italiennes, colas y limonadas arábigas y, en lugar de boucheries y poissoneries, مجزرة y سوق السمك.

Pan marroquí.

Meritxell Álvarez Mongay

Lo cierto es que, en estos lugares, saber francés no te garantiza entender al mercader. Pero pocas palabras bastan a la hora de vender. No hay más que ver la jerga cefálica que utilizan en la boulangerie Soleil d’Egypte. Con un golpe ligero de cabeza, el panadero me pregunta qué quiero. Y, con un golpe seco, obtengo licencia para retratar las delicatesen de su tienda. Entre los panes marroquies no encontraremos macarons de foie-gras ni de regaliz; pero, en su horno callejero, asistiremos a la elaboración de crepes argelinas en directo, buñuelos de patatas y burekas de carne picada.

La mayor parte de inmigrantes en Marsella proceden de Italia, Córcega y Armenia, seguidos de norteafricanos, bereberes, turcos y, alejándonos del Mediterráneo, chinos, vietnamitas y comoranos. Por eso Miguel, el artista español, se sulfuró cuando le pregunté su opinión sobre la elección de Marsella como capital cultural europea. “¡Empezamos mal si a la cultura le ponemos fronteras!”. Siempre podemos proponer un cambio de nombre al Parlamento Europeo… “¿Qué tal Capital Mundial?” Un tanto pretencioso, quizá… por muy rica que sea la diversidad provenzal que la acción comunitaria quiere resaltar.

Rue Longue des Capucins, Marsella.

Meritxell Álvarez Mongay

La ciudad cuenta con un presupuesto de 98 millones de euros para este proyecto. Dinero con el que ha puesto de patas arriba el paseo marítimo, además de elaborar un ambicioso programa donde los cuentos de Las mil y una noches comparten cartel con El conde de Montecristo; dramaturgos árabes contemporáneos, con exposiciones de Cézanne y  de Picasso; Averroes, con Le Corbusier; festivales de música internacionales, con conciertos literarios y festines mediterráneos… Más de 400 actividades multiculturales que llenarán el calendario marsellés en 2013, mientras los políticos se llenan la boca de “participación ciudadana”, “desarrollo social” y “diálogo intercultural”.

Vamos, toda una oportunidad para la ciudad, que, después de mirar al cielo y ver las nubes que hay, predice que  atraerá a dos millones de turistas más de lo normal, obteniendo seis euros de beneficio por cada uno invertido. Habrá que ver si, entonces, alguien se acuerda de las cuevas submarinas del norte de Marsella. Sin duda, sería una buena ocasión para que otro Henri Cosquer las descubriera y les propusiera a sus inquilinos dejar a un lado los kalashnikovs y redecorar su habitación con papel cartón.

capital europea de la cultura, inmigracion, marsella

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Meritxell-Anfitrite Álvarez-Mongay

Comentarios sobre  Marsella: Capital Cultural… ¿Europea?

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.