GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

Histórico noticias



Matar a un elefante

Los elefantes son unos de los animales más inteligentes de la Tierra. El autor convivió con más de 200 de ellos en el río Ewaso Ngiro de Kenia. Los pintó y fotografió mientras se bañaban en sus aguas enfangadas e intentó averiguar por qué está permitida la caza regulada

11 de junio de 2012

Delante tenía cerca de doscientos elefantes. Machos jóvenes, madres, hijos, nietos, abuelas…; la familia bebía en aguas del Ewaso Ngiro. Llevábamos rodando cuarenta días en Kenia y había dado el día libre al equipo. Armado de plumilla y acuarelas me acerqué a uno de los pasos donde las grandes manadas de elefantes cruzan el río. Allí, en la orilla, dejé que el tiempo dejara de importar. Y me dediqué a observar los elefantes; a disfrutar de los elefantes.

Cuando paras el tiempo empiezas a entender lo que tienes delante. Aquellos elefantes que los turistas fotografiaban rápidamente y dejaban atrás para buscar nuevos objetivos, empezaron a adquirir personalidad. El grupo de animales se convirtió en familia. Apareció la matriarca, la líder del grupo, respetada por grandes y pequeños. A un lado pude ver que había un joven elefante con problemas de timidez. De los arbustos del fondo llegó una elefanta con una pata inútil a la que de inmediato ayudaron las demás elefantas a bajar hasta el río. Los más pequeños jugaban, los machos jóvenes entrenaban en incruentas peleas, las madres mayores dejaban a sus hijos en guarderías vigiladas por hembras más jóvenes mientras se daban baños relajantes de agua y barro. La familia entera interactuaba, se comunicaba, se tocaba, se cuidaba. Los primeros esbozos aparecieron en el diario. Los elefantes bañándose en las aguas marrones del Ewaso me hipnotizaban.

Matar a un elefante.

Fernando González Sitges.

Cuando el sol empezó a caer lain Douglas Hamilton se acercó al vado. Contábamos con su inestimable ayuda para el rodaje y se había acercado hasta allí incapaz de perderse el espectáculo. Pensé en cómo vería él los elefantes. Douglas Hamilton lleva más de cuarenta años viendo y estudiando elefantes salvajes. A aquellos los conocía por su nombre. A todos. Con esa forma tan de agradecer que tienen los que respetan la intimidad de los momentos especiales Iain puso su Land Rover junto al mío, arqueó una ceja a modo de saludo y se unió a la observación silenciosa. Ni preguntas, ni “déjame ver qué estás dibujando”, ni nada. Silencio. Respeto. Comunión, Complicidad. Y una familia de doscientos elefantes bañándose en el Ewaso Ngiro.

 Aquella noche, junto al fuego de campamento, Hamilton se acercó a compartir un güisqui con nosotros. Hablamos de elefantes. Comentamos sobre algunos de los tristes datos que Peter Matthiessen cuenta en Los Silencios de África y que había tenido la fortuna de leer en las primeras semanas del viaje. Hablamos de los complejos vínculos sociales de los elefantes, de su reconocimiento y respeto por la muerte, de su altruismo para ayudar a los más necesitados de la familia. Me contó increíbles anécdotas de la abnegada entrega de las madres hacia sus hijos. Y me explicó que se están quedando sin futuro. “Somos demasiados” – dijo sin ninguna vehemencia – “y les estamos dejando sin sitio”. Así de sencillo. Así de trágico.

Matar a un elefante.

Fernando González Sitges.

Un par de güisquis después me atreví a preguntarle por la caza. Hamilton no es en absoluto extremista y sus opiniones se basan en su profundo conocimiento de los elefantes. Me explicó el problema que supone tener exceso de población de elefantes en algunos parques. Huyó de una visión sentimental propia de ecologistas superficiales. Incluso me explicó cómo hay comunidades indígenas que viven y conservan el terreno y los elefantes porque éstos aportan grandes sumas de dinero cuando los cazadores pagan por abatirlos. “Pero, de algún modo – concluyó –, sabiendo lo que sabemos hoy sobre los elefantes, el hecho de que sean criaturas tan inteligentes, con lazos emocionales tan fuertes entre ellos, hace que matar uno sólo por placer me parezca un acto realmente malvado”.

Disfruté durante las siguientes semanas de muchos momentos con los elefantes en las maravillosas tierras de Shaba y Samburu. Y para no olvidar el mensaje de Hamilton – algo imposible después de tantos días con las familias de paquidermos – añadí su frase al diario.

Matar a un elefante.

Fernando González Sitges.

elefantes, Ewaso Ngiro, Samburu

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Matar a un elefante

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 19 de junio de 2012 a las 11:56

    Soy cazador con más de cincuenta años o licencias a mis espaldas y siempre he pensado, entre otras cosas, que la caza es algo muy serio porque conlleva la muerte de un animal pero no hay que confundir la ética con la estética y desde un punto de vista de respetoi por la vida total tal tremendo es matar un elefante como “chafar” una cucaracha.

    Dicho lo anterior creo que el cazador no debería cazar nunca por el trofeo sino por la dificultad de la caza en sí misma; creo que siempre debe haber un límite entre la capacidad total del cazador para dar muerte a la pieza y las defensas naturales de esta y creo también que debe haber un aprovechamiento equilibrado de lo que sin duda es una riqueza para muchos países y para muchas sociedades, incluidas por ejemplo las castellanomanchegas rurales, y finalmente que el cazador debe sentir siempre un gran respeto por la pieza abatir.

    Por Mario Giménez Casado