Azímut

13 de diciembre de 2018
“Comienzo a creer que hay una felicidad mayor que la de ver Granada, y es ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • La Morada de las Nieves

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El fotógrafo y montañero Fernando Ezquerro viajó entre 2007 y 2014 a todos los rincones de la cordillera himaláyica para retratar los antiguos reinos de Nepal, Ladakh, Zanskar, Mustang, Sikkim, Tíbet y Bután. Su trabajo puede verse hasta el 26 de mayo en una exposición del Museo Nacional de Antropología que irá cambiando durante los siete meses que dure la muestra. Las imágenes van acompañadas por piezas budistas de la colección museística, vídeos y efectos visuales, sonoros y...[Leer más]

  • Habitar el Mediterráneo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Mediterráneo es mezcla y confrontación de lenguas, culturas y religiones desde los inicios de la historia. El Mediterráneo son ciudades destruidas y reconstruidas, aglomeraciones de vacaciones ilusorias y campos de refugiados. El Mediterráneo es escenario de costumbres y modos de vida que a unos les deja respirar y a otros constriñe. El Mediterráneo es el mar de fondo de una exposición abierta al público en el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) hasta el 14 de abril, con obras de...[Leer más]

  • Ciudades milenarias

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mosul, Irak. Calles destruidas por los bombardeos, monumentos mutilados por Daesh. De la mezquita de al-Nuri, donde se proclamó el Estado Islámico, solo queda un pedazo de mirhab...  Este y otros tesoros torturados como el zoco de Alepo, el templo de Baalshamin en Palmira o el anfiteatro romano de Leptis Magna renacen de sus ruinas en el Instituto del Mundo Árabe de París, que reconstruye en 3D maravillas heridas de nuestro patrimonio mundial. Una exposición necesaria para comprender la...[Leer más]

  • Una ventana al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    National Geographic está de aniversario, cumple 130 años y lo celebra con una exposición que podrá verse hasta el 24 de febrero de 2019 en la Fundación Telefónica de Madrid. Más de un siglo de actividad divulgativa y exploradora se encuentran representados por objetos icónicos, fotografías, mapas y vídeos sobre algunas de las expediciones más emblemáticas auspiciadas por la entidad, como las primeras exploraciones polares, el descubrimiento del Machu Picchu por Hiram Bingham en ...[Leer más]

  • Los últimos bosques vírgenes de Europa

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Aunque parezca imposible, quedan lugares salvajes que la actividad humana no ha perturbado todavía. Un equipo internacional de investigadores, dirigidos por la Universidad de Humboldt en Berlín, ha elaborado un estudio y un mapa donde se muestran los bosques primarios conservados en el continente: más de 1,37 millones de hectáreas, repartidas en 34 países diferentes, entre ellos España; concretamente, en Pirineos y la cornisa cantábrica. Algunos ejemplos son  la reserva Natural ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Mi deuda con el paraíso

Luis Amadeo de Saboya, Duque de los Abruzos, es uno de los grandes exploradores que ampliaron el espectro de la belleza del mundo, junto con personajes como Nansen, T. E. Lawrence o Mummery. Uno solo de sus días bastaría para avergonzar a quienes emplean la palabra aventura con ligereza.

12 de noviembre de 2018

Era el 18 de marzo de 1933. En Somalia. Ese día, el Duque vio el mundo por ultima vez. Puede que en aquel momento, entre las nubes balsámicas de la morfina, todavía aparecieran las siluetas afiladas del Karakórum y los Alpes, el blanco cegador del Polo Norte o las Montañas de la Luna. Unos días que, ahora, a Luis de Saboya –hundidos entre los recuerdos– le parecen imposibles… Sueños con tacto de terciopelo. Y, sin embargo, él sabe que fueron ciertos, que una vez estuvo allí. A su lado, la foto de Katherina Elkins, su gran amor imposible, le acompaña, como siempre en la vida, y tal vez la siente más cercana que a la propia Faduma, que ahora le vela.

Ricardo Martínez Llorca, en Mi deuda con el paraíso, nos abre las puertas del lado más humano de Luis Amadeo de Saboya. Un hombre que desde muy temprano aprendió que perseguir las ilusiones es lo que nos pone alas en los pies, que correr tras nuestros anhelos –sin traicionarnos– nos hace libres y puros, y que sujetar los sueños contra las decepciones, para que no escapen de nuestro lado, es lo que nos ata a la vida y algunas veces nos hace creer que somos inmortales.

Mi deuda con el paraíso. Ricardo Martínez Llorca.

La novela, arranca con la huida de España –Luis era hijo de Amadeo I de Saboya y había nacido en el Palacio Real de Madrid–, pero rápidamente nos conduce, primero a las escenas finales de su vida y después a la exploración de las fuentes del Uebi Scebeli, su ultima expedición. Y entre uno y otro capítulo, nos muestra al Duque en el San Elías de Alaska, en las pendientes expuestas del Chogolisa o en la arista que aún se conoce como la de los Abruzzos en el gigante K2.

Luis de Saboya pasó la mejor parte de su vida viajando: navegó –tres veces la vuelta al mundo–, escaló y caminó incansablemente por la nieve y el hielo, o entre las densas nieblas, las lluvias interminables y la malaria del Ruwenzori. Su época fue la de las grandes exploraciones y los descubrimientos geográficos, en un mundo que aún guardaba sus mejores secretos a buen resguardo. Fue coetáneo de muchos que, a pesar de sus grandes logros, no ensombrecieron su figura. Con algunos de ellos, como Vittorio Sella o el gran Mummery, compartió viajes y escaladas; con otros como Nansen, además, un profundo sentido de la humanidad que les llevó a salvar cientos de vidas. Y tampoco hay que olvidar que en aquellos días estaban en el mundo Peary, Amundsen, Scott o el señor de nuestros Pirineos, el conde Russell. Con todos ellos, sin quererlo, formó una clase de elegidos para la posteridad.

Una extraña hermandad de los que nunca se apearon de la curiosidad ni renunciaron a conocer el mundo. Unos tipos aparentemente capaces de todo, con vidas tan intensas que uno solo de sus días debería bastar para avergonzar a quienes emplean la palabra aventura con ligereza. Seguro que algunos solo lo hicieran por orgullo, por ambición, por la fama o el dinero; pero todos –incluso los que fueron capaces de mentir para conseguirlo– estaban atraídos sin remedio por la luz deslumbrante del sol reflejándose en el hielo, en la arena o en el agua, o por unos pocos rayos que se colaban entre la espesura de la selva.

Mi deuda con el paraíso es un tributo al mundo en el que muchos mapas estaban aún por trazar. Un reconocimiento a quienes lo descubrieron, pero contado desde el final, desde los últimos días de un explorador postrado mientras su tiempo se acaba.

duque de los abruzos, exploracion, libros de viaje, literatura de viaje, luis amadeo de saboya, mi deuda con el paraíso, ricardo martinez llorca

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  Mi deuda con el paraíso

Comentarios sobre  Mi deuda con el paraíso

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.