Azímut

16 de febrero de 2019
“El verdadero montañero es un nómada. Ama estar donde no ha estado antes otro, se ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Eva en los mundos

Escritoras y cronistas

RICARDO MARTINEZ LLORCA

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 188
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Es tiempo de tormentas y sobre ellas han escrito, y lo hacen hoy, mujeres de un talento extraordinario para la crónica. En este mes de marzo queremos dar voz y presencia a algunas de las que más nos gustan: Svetlana Aleksiévich, Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Joan Didion, Hayasi Fumiko, Helen Garner, Martha Gellhorn, Leila Guerriero, Janet Malcolm, Edna O'Brien, Annemarie Schwarzenbach, Marina Tsvetaieva y Rebecca West. Eva en los mundos es una colección de perfiles escritos desde la admiración, porque la pasión la ponen ellas. Pertenecen a diferentes épocas, geografías y culturas pero todas ellas comparten una mirada singular sobre la realidad y un robusto sentido de la justicia.
Noticias en la Línea
  • Cronistas de viajes

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La literatura de viajes es un híbrido de definición difícil. Los expertos fijan sus raíces en los relatos de historiadores griegos como Heródoto o Jenofonte. Desde entonces, ha ido evolucionando y moldeando géneros como las memorias, la novela o el periodismo en un recorrido que se analizará en un interesante ciclo de conferencias programadas en la Fundación Juan March durante el mes de febrero. Eduardo Martínez de Pisón hablará sobre los viajeros imaginarios, Carlos Martínez ...[Leer más]

  • Sofía

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artículo 490 del código penal marroquí castiga las relaciones sexuales mantenidas entre personas de distinto sexo que no estén casadas con una pena de entre un mes y un año de prisión. Esto provoca que muchas mujeres sufran el trastorno conocido como negación del embarazo, una patología en la que el cuerpo de la mujer no da las señales típicas de una gestación y, en algunos casos, no toma consciencia del embarazo hasta el momento de dar luz. Este es el caso de Sofía, protagonista ...[Leer más]

  • Francis Keré

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francis Kéré, arquitecto formado en Alemania, procede de un pequeño pueblo de África Occidental, Gando, en Burkina Faso. Como primer hijo del líder de su pueblo, su padre le permitió asistir a la escuela pese a que muchos de los habitantes de su aldea consideraban que la enseñanza convencional occidental era una pérdida de tiempo. Posteriormente, consiguió una beca para formarse en Alemania, donde se graduó en arquitectura e ingeniería en la TU de Berlín. En paralelo a sus estudios, ...[Leer más]

  • Muestra de cine rumano

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Cine Doré de Madrid acoge una nueva muestra de cine rumano del 23 al 31 de enero, con seis películas que se vuelcan en asuntos de familia, religión, poder o negacionismo histórico nada cómodos, demostrando una vez más que la rumana es una cinematografía comprometida con su sociedad. Tres generaciones y estéticas diversas se podrán ver en la sede de la Filmoteca española, desde el corte clásico en blanco y negro del director Stere Gulea, pasando por cintas firmadas por ...[Leer más]

  • Esto-ha-sido Bamiyan

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los budas gigantes de Bamiyan saltaron a la fama tras su demolición el 11 de marzo de 2001 (exactamente seis meses antes que la catástrofe de las Torres Gemelas de Nueva York). Pero los talibanes se equivocaron al pensar que la explosión de cientos de minas acabarían con estas estatuas milenarias, porque su sombra pervive, como muestra el trabajo del artista plástico Pascal Convert, que ha fotografiado con drones y cámaras robóticas los nichos monumentales que las detonaciones dejaron, ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Mi deuda con el paraíso

Luis Amadeo de Saboya, Duque de los Abruzos, es uno de los grandes exploradores que ampliaron el espectro de la belleza del mundo, junto con personajes como Nansen, T. E. Lawrence o Mummery. Uno solo de sus días bastaría para avergonzar a quienes emplean la palabra aventura con ligereza.

12 de noviembre de 2018

Era el 18 de marzo de 1933. En Somalia. Ese día, el Duque vio el mundo por ultima vez. Puede que en aquel momento, entre las nubes balsámicas de la morfina, todavía aparecieran las siluetas afiladas del Karakórum y los Alpes, el blanco cegador del Polo Norte o las Montañas de la Luna. Unos días que, ahora, a Luis de Saboya –hundidos entre los recuerdos– le parecen imposibles… Sueños con tacto de terciopelo. Y, sin embargo, él sabe que fueron ciertos, que una vez estuvo allí. A su lado, la foto de Katherina Elkins, su gran amor imposible, le acompaña, como siempre en la vida, y tal vez la siente más cercana que a la propia Faduma, que ahora le vela.

Ricardo Martínez Llorca, en Mi deuda con el paraíso, nos abre las puertas del lado más humano de Luis Amadeo de Saboya. Un hombre que desde muy temprano aprendió que perseguir las ilusiones es lo que nos pone alas en los pies, que correr tras nuestros anhelos –sin traicionarnos– nos hace libres y puros, y que sujetar los sueños contra las decepciones, para que no escapen de nuestro lado, es lo que nos ata a la vida y algunas veces nos hace creer que somos inmortales.

Mi deuda con el paraíso. Ricardo Martínez Llorca.

La novela, arranca con la huida de España –Luis era hijo de Amadeo I de Saboya y había nacido en el Palacio Real de Madrid–, pero rápidamente nos conduce, primero a las escenas finales de su vida y después a la exploración de las fuentes del Uebi Scebeli, su ultima expedición. Y entre uno y otro capítulo, nos muestra al Duque en el San Elías de Alaska, en las pendientes expuestas del Chogolisa o en la arista que aún se conoce como la de los Abruzzos en el gigante K2.

Luis de Saboya pasó la mejor parte de su vida viajando: navegó –tres veces la vuelta al mundo–, escaló y caminó incansablemente por la nieve y el hielo, o entre las densas nieblas, las lluvias interminables y la malaria del Ruwenzori. Su época fue la de las grandes exploraciones y los descubrimientos geográficos, en un mundo que aún guardaba sus mejores secretos a buen resguardo. Fue coetáneo de muchos que, a pesar de sus grandes logros, no ensombrecieron su figura. Con algunos de ellos, como Vittorio Sella o el gran Mummery, compartió viajes y escaladas; con otros como Nansen, además, un profundo sentido de la humanidad que les llevó a salvar cientos de vidas. Y tampoco hay que olvidar que en aquellos días estaban en el mundo Peary, Amundsen, Scott o el señor de nuestros Pirineos, el conde Russell. Con todos ellos, sin quererlo, formó una clase de elegidos para la posteridad.

Una extraña hermandad de los que nunca se apearon de la curiosidad ni renunciaron a conocer el mundo. Unos tipos aparentemente capaces de todo, con vidas tan intensas que uno solo de sus días debería bastar para avergonzar a quienes emplean la palabra aventura con ligereza. Seguro que algunos solo lo hicieran por orgullo, por ambición, por la fama o el dinero; pero todos –incluso los que fueron capaces de mentir para conseguirlo– estaban atraídos sin remedio por la luz deslumbrante del sol reflejándose en el hielo, en la arena o en el agua, o por unos pocos rayos que se colaban entre la espesura de la selva.

Mi deuda con el paraíso es un tributo al mundo en el que muchos mapas estaban aún por trazar. Un reconocimiento a quienes lo descubrieron, pero contado desde el final, desde los últimos días de un explorador postrado mientras su tiempo se acaba.

duque de los abruzos, exploracion, libros de viaje, literatura de viaje, luis amadeo de saboya, mi deuda con el paraíso, ricardo martinez llorca

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  Mi deuda con el paraíso

Comentarios sobre  Mi deuda con el paraíso

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.