GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



Mi deuda con el paraíso

Luis Amadeo de Saboya, Duque de los Abruzos, es uno de los grandes exploradores que ampliaron el espectro de la belleza del mundo, junto con personajes como Nansen, T. E. Lawrence o Mummery. Uno solo de sus días bastaría para avergonzar a quienes emplean la palabra aventura con ligereza.

12 de noviembre de 2018

Era el 18 de marzo de 1933. En Somalia. Ese día, el Duque vio el mundo por ultima vez. Puede que en aquel momento, entre las nubes balsámicas de la morfina, todavía aparecieran las siluetas afiladas del Karakórum y los Alpes, el blanco cegador del Polo Norte o las Montañas de la Luna. Unos días que, ahora, a Luis de Saboya –hundidos entre los recuerdos– le parecen imposibles… Sueños con tacto de terciopelo. Y, sin embargo, él sabe que fueron ciertos, que una vez estuvo allí. A su lado, la foto de Katherina Elkins, su gran amor imposible, le acompaña, como siempre en la vida, y tal vez la siente más cercana que a la propia Faduma, que ahora le vela.

Ricardo Martínez Llorca, en Mi deuda con el paraíso, nos abre las puertas del lado más humano de Luis Amadeo de Saboya. Un hombre que desde muy temprano aprendió que perseguir las ilusiones es lo que nos pone alas en los pies, que correr tras nuestros anhelos –sin traicionarnos– nos hace libres y puros, y que sujetar los sueños contra las decepciones, para que no escapen de nuestro lado, es lo que nos ata a la vida y algunas veces nos hace creer que somos inmortales.

Mi deuda con el paraíso. Ricardo Martínez Llorca.

La novela, arranca con la huida de España –Luis era hijo de Amadeo I de Saboya y había nacido en el Palacio Real de Madrid–, pero rápidamente nos conduce, primero a las escenas finales de su vida y después a la exploración de las fuentes del Uebi Scebeli, su ultima expedición. Y entre uno y otro capítulo, nos muestra al Duque en el San Elías de Alaska, en las pendientes expuestas del Chogolisa o en la arista que aún se conoce como la de los Abruzzos en el gigante K2.

Luis de Saboya pasó la mejor parte de su vida viajando: navegó –tres veces la vuelta al mundo–, escaló y caminó incansablemente por la nieve y el hielo, o entre las densas nieblas, las lluvias interminables y la malaria del Ruwenzori. Su época fue la de las grandes exploraciones y los descubrimientos geográficos, en un mundo que aún guardaba sus mejores secretos a buen resguardo. Fue coetáneo de muchos que, a pesar de sus grandes logros, no ensombrecieron su figura. Con algunos de ellos, como Vittorio Sella o el gran Mummery, compartió viajes y escaladas; con otros como Nansen, además, un profundo sentido de la humanidad que les llevó a salvar cientos de vidas. Y tampoco hay que olvidar que en aquellos días estaban en el mundo Peary, Amundsen, Scott o el señor de nuestros Pirineos, el conde Russell. Con todos ellos, sin quererlo, formó una clase de elegidos para la posteridad.

Una extraña hermandad de los que nunca se apearon de la curiosidad ni renunciaron a conocer el mundo. Unos tipos aparentemente capaces de todo, con vidas tan intensas que uno solo de sus días debería bastar para avergonzar a quienes emplean la palabra aventura con ligereza. Seguro que algunos solo lo hicieran por orgullo, por ambición, por la fama o el dinero; pero todos –incluso los que fueron capaces de mentir para conseguirlo– estaban atraídos sin remedio por la luz deslumbrante del sol reflejándose en el hielo, en la arena o en el agua, o por unos pocos rayos que se colaban entre la espesura de la selva.

Mi deuda con el paraíso es un tributo al mundo en el que muchos mapas estaban aún por trazar. Un reconocimiento a quienes lo descubrieron, pero contado desde el final, desde los últimos días de un explorador postrado mientras su tiempo se acaba.

duque de los abruzos, exploracion, libros de viaje, literatura de viaje, luis amadeo de saboya, mi deuda con el paraíso, ricardo martinez llorca

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  Mi deuda con el paraíso

Comentarios sobre  Mi deuda con el paraíso

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.