GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

Histórico noticias



Mito del Palacio Alvear en el país de la mitomanía

Es el hotel de lujo con más charme de Buenos Aires, el mismo donde Madonna se hizo montar una cama super king size. Es Patrimonio Arquitectónico e Histórico de la ciudad  y por él han pasado desde Bob Dylan a Arthur Miller o Nelson Mandela.

20 de abril de 2015
Siempre he volado a la Argentina con prisas, urgencia, visto y no visto el motivo del viaje que allí me llevaba. Quién sabe por qué… Argentina de norte a sur en tres días, durmiendo en asientos de avión más que en hotel alguno. Argentina con viaje relámpago en el cielo de la British Airways… Fue su Ministro de Turismo en los años noventa quien me embarcó hasta allí, justo antes del corralito, para ver si la prensa internacional lograba detenerlo con reportajes que desatasen la llegada masiva de divisas turísticas. En otra ocasión, no obstante, probando la first class de Britsh Airways, nos alojaron sobre almohadas para soñar a pierna suelta en el Hotel con más charme de Buenos Aires, el Alvear, aquel en el que Madonna se hizo montar una cama super king size. Tremenda su superficie, digna de la pop-star devora-hombres que sus fans imaginan. 
Sin embargo, el Alvear guarda para mí secretos de alcoba menor no menos apasionantes. Allí supe de los conciertos del Gran Rex que en el país de las glorificaciones entronizaron a nuestro cantautor con tarjeta de visita más canalla. Si le saldría rentable al dealer su afición a coquetear con la dama blanca, que acostumbraba a reservars su suite contigua, cada vez que el calendario le llevaba por aquellas tierras, dispuesto al service-room, veinticuatro horas disponible. “Con lo que ha sido esta nariz”, declararía en el crepúsculo de su carrera el autor de la canción ‘Hotel, dulce hotel’…

 

The video cannot be shown at the moment. Please try again later.

 

En el Alvear Palace del barrio de la Recoleta, además, cuentan que anunció su presencia con todo protocolo el príncipe Carlos, al único objeto de bailar un tango, sobre sus suelos alfombrados y entre frisos de salón Vêndome o Versalles, nombres de santo y seña galo para evocar cómo la milonga de boliche se refinó al cruzar el charco. Por lo demás, nunca debe desconfiarse de un hotel que, aparte de restaurant bourgogne y Cigar bar, tiene orangerie, nostalgia con aggiornamento del punto de encuentro más parisino, estética de entreguerras, eso sí, con brunch de domingo como para saltar olímpicamente sobre cualquier resaca con no importa qué depre a cuestas o pendiente.
Recuérdese que Borges atribuía a los argentinos la europeidad por excelencia, teniendo en cuenta que los franceses no podían ser sino chovinistas, insulares los británicos y nacionalistas los rusos, a la cabeza de otras rabiosas nacionalidades en el Viejo Continente.
Walt Disney estampó su firma, hace ya décadas, en el Libro de Oro que el Alvear atesora, su peso al alza en semejante metal precioso, a la hora de citar a las muchas celebridades que lo visitaron. Y eso, ya digo, desde que el famoso dibujante norteamericano trazó palacios encantados de ensueño para sus príncipes y princesas de cuento. La presencia de Disney en el Alvear fue, en cierto sentido, vaticinio del sesgo que los habituales del lujo capitolino tomaría con el tiempo en el Río de la Plata: abundan en la memoria palaciega del Alvear los multimillonarios que amasaron fortuna tocados por la varita mágica del deporte o el pop-art, como la citada Madonna y Michael Schumaker. Incluso, en su día, los españoles pagamos allí la suite royal a nuestro ex monarca Juan Carlos, en pleno predicamento de sus dotes diplomáticas. Ocho mil dólares valen sus ciento setenta y seis metros cuadrados de suite royal, en la avenida que le da nombre, antigua periferia residencial de chacras para la alta burguesía porteña, a día de hoy salpicada de mansiones dieciochescas. Los apellidos Durau, Alzaga Unzué, Harilaos de Olmos, Casawy, Pereda y Ortiz Basualdo les dieron nombre lustroso, junto a la Residencia Atucha, la Casa de las Academias Nacionales y el actual Jockey Club de Buenos Aires.
Fachada antigua del Hotel Alvear, Buenos Aires, ArgentinaEl estilo imperio y Luis XVI definen el interiorismo del Palacio Alvear, a primer golpe de vista, uno a uno hasta diez salones en sus espacios públicos. Su Cigar bar congrega desde 1932, diaria y fielmente, a personalidades locales, que en un país altivo como Argentina siempre trae consigo ínfulas de cosmopolitismo, puestos a fumar un habano, citarse para el té de las cinco o paladear la chocolatería más estimulante. Después, más allá de las sábanas de algodón egipcio y el tocador Hermés que te dan la bienvenida a su intimidad, cuenta en el Alvear el anecdotario de su personal de servicio, capaz de contarte, cierto o no, que Bob Dylan se hospedó allí y legiones de fans andaban atentos al momento diario en el que se limpiaba la suite que ocupaba, su basura bajo custodia en el pasillo. Porque, cual menesteroso de clase media en tiempo de crisis, no faltaba entonces el dylanófilo-maníaco que pretendía examinarla a hurtadillas, por si el astro musical había arrugado en ella papel firmado de su puño y letra, envase con sus huellas dactilares o cualquier otra bagatela digna de subasta. Sí, sí, envase incluso para los productos de uso personal en la toilette… Cierto sabueso del marketing pensó en la publicidad gratuita y fidedigna de contar, a los cuatro vientos, que Dylan se aseaba con tal cual marca de toilette. Con sus envases identificados bajo siete llaves nada había que temer… Las malas lenguas cuentan que el roquero argentino Andrés Calamaro se encontraba entre los fans que llegaron a colarse en la suite del amigo Dylan el día en que la abandonó. Calamaro había conseguido telonear al compositor de ‘Blowind`wind’ durante toda su gira en el país, acercándosele en el camerino lo justo como para regalarle su último CD. Pues bien, ¿qué halló Calamaro al precipitarse a la suite que dejaba vacía y hurgar en su papelera? Se encontró su propio compacto musical, sin desenvolver.

hotel alvear palace, viaje a buenos aires

12345 (6 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Comentarios sobre  Mito del Palacio Alvear en el país de la mitomanía

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.