GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




N de Noguera Pallaresa y Noguera Ribagorzana

No hay valle sin río, ni montaña sin valle, así que los ríos son el origen de todo. Nacen en zonas elevadas como las laderas del Pico Mulleres, recogen el agua de las lluvias y nieves, y rugen con ferocidad a su paso por los pueblos pirenaicos.

19 de enero de 2017

La etimología de la palabra Noguera puede hacernos rebuscar en los idiomas antiguos para encontrar el término prerromano nuc que dará la palabra latina nucaria que significa fuente de un río. Así al menos lo piensa Cayetano Enríquez de Salamanca en su obra clásica, Por el Pirineo Catalán. En castellano, significa sencillamente nogal. Pero algo de verdad debe contener la investigación etimológica de Enríquez, porque muchos ríos catalanes llevan este nombre. En los valles pirenaicos encontramos en paralelo el Noguera Ribagorzana y el Noguera Pallaresa.

El río Noguera Pallaresa nace en el Pla de Beret, en el valle de Arán. Se dirige hacia el sur y atraviesa el Pallars, primero el Pallars Sobirà, y tras atravesar el congosto de Collegats, el Pallars Jussà. En este punto se le une el río Flamisell tras pasar Puebla de Segur. El Noguera Pallaresa es históricamente el eje de comunicación principal, alrededor del cual se articula la vida de estas comarcas. Desemboca en la orilla derecha del Segre tras abandonar las comarcas que le dan nombre, por el desfiladero de Terradets, que atraviesa la sierra del Montsec, justo antes de llegar al embalse de Camarasa (en la comarca de Noguera, en la provincia de Lérida). Tiene 154 kilómetros de longitud.

El río Noguera Ribagorzana es también un afluente del río Segre. Nace en el valle de Mulleres a 2.750 metros de altura, en la vertiente Sur de la divisoria formada por el macizo de Maladeta – Aneto – Salenques – Gerbosa – Puerto de Viella – Rius. Durante buena parte de los 130 kilómetros de su curso coincide con la línea divisoria entre Cataluña y Aragón.
Esto dice la Wikipedia de estos ríos, pero a través de los Nogueras dedicaremos la letra N a hablar de los ríos pirenaicos.

Los ríos, que como es conocido, nacen mayoritariamente de las montañas porque sus pendientes permiten que fluyan los cursos de agua (entre otras razones obvias), han conformado los Pirineos, y mucho más en su vertiente española. Nacen en las zonas más elevadas como el Pla de Beret o en las laderas del Pico Mulleres, van recogiendo aguas de las nieves, de las lluvias, hasta que se definen con fuerza y a lo largo de los siglos crearon los valles que se convertirán en sus cuencas. Ya por los pueblos pirenaicos se escucha su rugido con ferocidad. En la vertiente española ―donde la cordillera se extiende de oeste a este, pero sus valles se organizan de norte a sur―, prácticamente todos los valles tienen una estructura semejante. La estructura que han creado los ríos y que a menudo dan nombre también a sus valles. El río Aragón, el Valle Aragón; el río Gállego, el valle de Tena; el Ara, que conformó Ordesa, y el Cinca, que pasa por Bielsa, que se unen pronto en el Sobrarbe, al que también se añade el Ésera, que nace en la vertiente norte del macizo norte de la Maladeta, allí también podemos ver cómo el Garona es tragado por la tierra en la sima del Forau de Aigualluts, para resurgir en el Valle de Arán y unirse a las aguas del Garona (en un enigmático transcurso, no del todo esclarecido), para terminar en el Atlántico Francés. En Graus recibe las aguas del Isábena, que conforma un hermoso valle en las laderas del Turbón (2.492 metros). En el límite entre Aragón y Cataluña, encontramos el Noguera Ribagorzana y después el Pallaresa. Finalmente, recogiendo a éstos y al Cinca, encontramos el río Segre. El río Segre nace en la vertiente norte del Pico del Segre, en el municipio francés de Llo, Alta Cerdaña. Gira al oeste formando el valle de la Cerdaña y entrando en España por Cataluña termina desembocando en el Ebro, como todos los demás.

El siguiente gráfico puede ayudar a esta densa descripción:

Cuencas Pirenáicas

Los valles pirenaicos tienen todos un aire de familia: desde las altas laderas de las cumbres que conforman la frontera franco-española descienden rápidos y bravos hasta que se amansan en los llanos característicos que amansan las montañas. Allí crean cuencas muy amplias que solo se llenan en el deshielo, por lo que normalmente encontramos amplios cauces con poco caudal que fluye entre grandes rocas transportadas por la erosión que los mismos ríos producen en la primavera. En esta zona encontramos los primeros embalses artificiales que el hombre ha producido para conservar el agua lo más arriba posible. Estos pantanos son pequeños y se destinan en muchos casos a la producción de electricidad. Pero, antes de culminar la estancia pirenaica que les ve nacer, tienen que romper la barrera rocosa del prepirineo que, como un frente de vanguardia, parapeta las altas montañas nevadas. Así que para escapar de los valles o para entrar en ellos encontramos un congosto; es decir, un desfiladero entre las paredes rocosas que la propia fuerza del agua ha ido desgastando lentamente a través de los siglos, para poder escapar hacia los llanos de la meseta. Así, el Ésera por el congosto del ventamillo;  el Noguera Pallaresa, el congosto de Collegats y así con todos los demás ríos pirenaicos. Estos congostos son paisajes hermosos por donde se han trazado también las carreteras que permiten acceder a estos valles profundos. Carreteras sinuosas que asusta recorrerlas por la estrechez de sus vías, lo sombrío de su asfalto y la profusión de sus curvas. Las altas paredes, en donde no es difícil ver escaladores deportivos encadenando vías de alta dificultad, limitan las obras públicas y, quizá por ello, durante muchos siglos los valles pirenaicos se han mantenidos a espaldas de los procesos industriales y comerciales que se han desarrollado en las ciudades de la meseta. Solo el turismo de montaña viene demandando mejores comunicaciones para agilizar el recorrido hasta las estaciones de esquí y, también, hacia los mismos ríos que resultan ser un escenario excelente para ciertos deportes náuticos.

Río Cinca a su paso por Ainsa

Carlos Muñoz Gutiérrez.

El Noguera Pallaresa, en los años noventa, fue el primero en apreciar el rápido cauce de sus aguas para explotarlas con negocios de rafting, hidrospeed y piragüismo de aguas bravas. Importado desde el Cañón del Colorado y de los grandes ríos americanos, muchas empresas hicieron un importante negocio que pronto se iría extendiendo en las otras cuencas del Pirineo. Ciertamente, como todos los negocios, tuvo su apogeo y su declive, pero aún hoy hay numerosas empresas que organizan descensos en las balsas neumáticas que a finales de la primavera se amontonan pidiendo su turno entre las aguas agitadas de los ríos.

Piragüismo en aguas bravas

Carlos Muñoz Gutiérrez.

Igualmente, importado esta vez de Francia, otra práctica deportiva se ha extendido con gran éxito precisamente en los congostos y barrancos que solo el río deja explorar desde dentro. El descenso de barrancos o barranquismo tiene su principal zona en la sierra de Guara, en el prepirineo, donde, decimos, los ríos han creado profundos congostos para romper las paredes rocosas que cerraban los valles pirenaicos. Pero también se practica en zonas más altas como el cañón de Añisclo, en el valle de Ordesa. Bien pertrechados con trajes de neopreno y con una técnica exigente, aquellos que se atreven a pasar unas cuantas horas en las frías aguas de los ríos, disfrutarán de un espectáculo único, entre oscuros y caos de rocas, entre saltos a pozas inaccesibles, y rappeles entre cascadas cuando la altura no aconseja ya tirarse al agua sin precaución.

Por lo demás, no hay valle sin río, ni montaña sin valle, así que el río es el origen de todo el sistema y, por supuesto, transportan hermosas truchas que harán la delicia de los pescadores y albergan vida en sus orillas. Los ríos son hermosos paisajes, ya lo decíamos en nuestra reflexión sobre el paisaje.

Abecedario de los Pirineos, Noguera Pallaresa, noguera ribagorzana, Ríos

12345 (1 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Carlos Muñoz Gutiérrez

Comentarios sobre  N de Noguera Pallaresa y Noguera Ribagorzana

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.