GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




No le hagas preguntas a la tristeza

Jesús Aguado lleva años interesándose por los grupos étnicos de la India y por su deslumbrante legado cultural. Acaba de publicar una antología de poemas tribales donde cada verso es una gota de sabiduría que sigue iluminando los sombríos rincones de sus bosques o lo que queda de ellos.

21 de enero de 2020

Debo empezar confesando que este libro no es la labor de un erudito. No soy experto en tribus de la India ni entiendo ninguno de sus lenguajes. Si me apuran, me confundiría, estoy seguro, a la hora de situar geográficamente muchas de ellas. Son cientos —solo en el área que comprende los estados de Bihar, Bengala y Odisha se contabilizan casi cien grupos tribales distintos— y suman una población aproximada equivalente a la de España. Las más importantes, como la de los Santal o los Kondh, tienen cuatro y un millón de miembros, respectivamente, pero hay algunas en claro peligro de extinción de las que sobreviven apenas unos cientos de personas. Mientras predominó la creencia de una protohistórica invasión aria de la India, se les bautizó como adivasis, que significa «primeros pobladores»; cuando más adelante varios historiadores indios pusieron en duda esa posibilidad, se les pasó a llamar vanvasis, «habitantes de los bosques». En el Mahabhárata, la gran epopeya de la India, se menciona, entre otros, a los kiratas, una tribu de cazadores que vivía en las montañas. Pero todo esto, en efecto, es solo historia, ya que su presente es cualquier cosa menos alentador, entre otras razones porque esos bosques o montañas o esa caza, que han constituido la base de su economía desde tiempos remotos, están desapareciendo por la voracidad insana de un modelo de civilización moderna que, lo confiese o no, les considera un estorbo. Como la mayoría no tienen escritura y además están siendo, o desplazados por las exigencias bulímicas de la industrialización y la superpoblación —presas gigantescas como las del Narmadá (contra las que tiene escritos rotundos, y publicados en nuestro país, Arundhati Roy), que les obligan a abandonar sus selvas para consumirse en los arrabales de las grandes ciudades—, o aculturadas a pasos de gigante, pues no se pueden defender ni casi protestar.

Antología de poemas de las tribus de la india

En la misma India es difícil encontrar buena bibliografía sobre sus tribus —casi toda la disponible son estudios sociológicos y antropológicos basados en una metodología obsoleta, espectaculares libros de fotos que apenas «cuentan» nada o los viejos manuales o diarios de los misioneros, algunos ejemplares como los de Verrier Elwin pero la mayoría manipuladores hasta la náusea—, lo cual no deja de ser un síntoma de lo relegadas que están en la práctica. La constitución las protege en teoría, junto a las castas más desfavorecidas, asignándoles una cuota en las escuelas y universidades o los trabajos estatales, pero los hechos hablan más bien de desidia, indiferencia y abandono. Su legado cultural está solo preservándose a cuentagotas, más fruto del azar y del entusiasmo de algunos individuos particulares que gracias a una voluntad firme y organizada de los políticos o las instituciones. Lo de siempre.

Mi interés por las tribus de la India, y más en concreto por sus poemas y canciones, me lo despertó la lectura del libro de Sita Kant Mahapatra que se cita en la breve bibliografía orientativa que se incluye al final de esta introducción, The Awakened Wind. Desde entonces he buscado más material y alguno he encontrado, pero la mayoría está descatalogado, ausente de las bibliotecas —al menos las que yo he consultado— o es inexistente. He fatigado páginas webs, hartado a amigos libreros de la India y asistido a su feria del libro más importante —con más de mil casetas— para, al final, tener la frustración de no haber conseguido poemas y canciones más que de un puñado de las cientos de tribus de la India. Una de las que, por ejemplo, se quedan fuera de esta antología es la de los Nagas, sobre los que hay muchos documentos de toda clase, pero no canciones o poemas hasta donde yo haya podido rastrear —no me rindo: si existen acabaré encontrándolos—. Muy poco, por tanto, para poder considerarse esta una antología total y rigurosa, pero espero que lo suficiente para despertar el interés sobre varias culturas amenazadas de extinción cuyo legado, en la medida en que he podido atisbarlo, es espectacularmente hermoso y sabio.

Le he añadido dos apéndices a este libro. El primero es una mínima antología de canciones rurales y folclóricas de la India, lo cual he hecho por dos razones principales: porque hoy por hoy muchas tribus y pueblos comparten su espacio y han intercambiado, cuando no mezclado, sus costumbres, y porque hay en ellas un aire de familia que seguro que ha facilitado esa contaminación mutua: la poesía también ara los campos, fertiliza el alma y sabe rastrear en busca de una presa cuya carne aumentará la esperanza de vida de los hijos. El segundo apéndice es una breve narración que también he añadido por dos motivos: porque ejemplifica de una manera atemporal y transcultural las relaciones prototípicas entre el poder y la poesía —entre las fuerzas centrípetas y materiales y las centrífugas y espirituales, que solo cuando dialogan en pie de igualdad son capaces de hacer felices a los hombres, pero que cuando se inclinan de parte de las primeras lo normal es que lo aplasten, lo cosifiquen, lo rompan en pedazos y lo deshumanicen—, y porque las tribus de la India han producido una cantidad inmensa de leyendas —muchas de ellas reelaboraciones de los grandes mitos clásicos del Mahabhárata, el Ramayana o los Puranas—, cuentos, larguísimos cantares que todavía recitan por los pueblos bardos profesionales como en nuestra Edad Media, etc., de los que esta narración no quiere ser más que una muestra y una llamada de atención por si alguien se interesa por ellos y los investiga, desempolva y traduce para los lectores de lengua española. El rey y el bardo de la tribu, según su traductor, Alokenjaran Dasgupta (vid., Flags of Flame en la bibliografía), pertenece a una tribu aborigen de lengua oriya de la zona de Mayurbhanj, pero en su artículo no especifica cuál; solo que fue recogido durante un festival en un pequeño pueblo llamado Baripada en agosto del año 1985.

Estos poemas supongo que fuera de contexto dicen otra cosa que alrededor de una hoguera, como canción de trabajo, en la pedida de una novia, como entretenimiento de un día de mercado, como sortilegio contra los malos espíritus, como broma o acertijo para pasar unas horas antes de acostarse. Muchos de sus guiños y de sus símbolos se pierden si no eres de allí, aunque eso también le pasa a un Lorca traducido, pongamos, al bengalí o a un Eliot vertido al chino. Lo que queda, sin embargo, es lo que podemos asimilar e incorporar a nuestras células, a nuestra visión del mundo, a nuestro ser y a nuestro estar: lo que queda es lo traducible a nuestros modos de tratar con los misterios insondables y con la realidad cotidiana. Muy poco, porque eso no nos hace viajar al corazón de lo que ellos son, al centro de sus poblados, y demasiado, porque apenas les atendamos desatendiéndonos, un segundo después de concederles la palabra y callarnos nosotros, nos encontraremos de pronto en un lugar desconocido y lleno de preguntas para las cuales ninguna de nuestras respuestas habituales nos servirá.

Prólogo de No le hagas preguntas a la tristeza

Jesús Aguado

Poeta, traductor, crítico literario, ha vivido en Sevilla, Málaga, Benarés (India) y actualmente lo hace en Barcelona. Sus últimos libros son: El fugitivo. Poesía reunida: 1984-2010 (Vaso Roto, 2011), La insomne. Antología esencial (FCE, 2013), Sueños para Ada (Hiperión, 2014), La luna se mueve quieta (Isla de Siltolá, 2015), Carta al padre (Vandalia, 2016), Fugitivos. Antología de poesía española contemporánea (FCE, 2016), Therigatha. Poemas budistas de mujeres sabias (Kairós, 2016), ¿En qué estabas pensando? Poesía devocional de la India, siglos V-XIX (FCE, 2017), Diccionario de símbolos (ERE, 2017), Paseo (Luces de gálibo, 2017), Benarés (Pre-Textos, 2018), Dice Kabir y otros poemas (Pre-Textos, 2019) y Hormigas en el cielo o el juego de lo visible (Polibea, 2019). Es Cirrus Vertebratus de honor por la Asociación Española de Contempladores de Nubes.

Cultura india, jesús aguado, libros de viaje, literatura de viaje, no le hagas preguntas a la tristeza, poesia

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Autores invitados

Comentarios sobre  No le hagas preguntas a la tristeza

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.