GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Nos vamos de vacaciones

Las vacaciones de verano son una oportunidad para ampliar horizontes y asumir riesgos que transformen nuestro ser y nuestra experiencia de viaje. Un momento para cambiar la rutina, tomar un rumbo radicalmente distinto y perderse en países lejanos o, por qué no, deambulando por las calles del barrio.

21 de julio de 2013

Se ha iniciado ya ese tiempo que llamamos vacaciones. Y tal vez por eso podamos establecer el protocolo necesario y universal de frases a evitar en estos días que se aproximan: “Quiero desconectar”, “hay  que cambiar de chip”, “necesito cambiar de aires”, “he de descansar”, “tengo que liberarme”, “necesito tranquilidad”.

Todas ellas son frases que, a poco que nos fijemos, destilan decepción, derrota, huida, cansancio, desesperanza… Antesalas de la muerte. ¿Acaso son eso las vacaciones?

Vayamos al principio. Tener vacaciones es una desgracia. Lo es por lo que implica. Supone que uno se pasa la vida trabajando, menos unos pocos días al año en los que “está de vacaciones”. Como decía Marx, esos periodos sirven para reproducir la fuerza de trabajo, para que no se muera de asco, aburrimiento, inanición, rabia o explotación. Para que no lleguen a pensar que la vida así vivida no merece la pena y, lejos de terminar en un suicidio, inicien una revolución. Estar de vacaciones es una desgracia, asumible, desde luego, pero una desgracia, ya que habla de nuestra inserción en el mundo del trabajo de forma indisoluble (ahora que  ya ni el matrimonio es indisoluble, según ha escrito el mismísimo Papa: tan solo es estable).

Aunque hay una cosa peor que trabajar y es no tener trabajo. O para ser más preciso, no tener dinero. ¿Cuánta gente trabajaría y cogería vacaciones si acertara los  cinco números y el complementario del famoso sorteo? Lo bueno sería dedicarse a una vida a-laboral, placentera, creativa, original…, en la que los pajaritos cantaran y las nubes se levantaran. Pero, mientras eso no ocurra, ¿qué se puede pensar de las vacaciones?

Vayamos un poco más atrás en el razonamiento. Por lo general, cambiamos a base de ir incorporando o asumiendo aquello que nos es próximo, cercano. Una especie de ósmosis que nos va transformando sin casi darnos cuenta. Las vacaciones podrían ser una oportunidad para que esto fuera de otra manera, para dar un salto más lejos, para poder cambiar a partir de lo remoto, de lo extremo, de lo radical… Para probar el riesgo y ver qué pasa.

Nos vamos de vacaciones.

Guillaume Paumier, Flickr.

Sí, para eso, pero a condición de que sea articulable con la propia  vida. Sin duda esto merece una explicación que, como aquel alcalde de la película, voy a dar a continuación. Pero antes convendrá adelantar la idea fundamental que quiero sostener: las vacaciones habrían de ser una experiencia. Una experiencia es lo que uno vive. Pero las experiencias, para que tengan sentido, no han de ser una forma de deambular entre acontecimientos, sino que han de tener la capacidad de poder articularse con el resto de la propia biografía. Eso explica que mucha gente que ha viajado mucho, que ha utilizado sus días de vacaciones para viajar aquí o allí, no sean  más  que unos coleccionistas de lugares cada vez más exóticos y más ajenos a su propia vida.

Si toda vacación ha de servir para aportar algo de sentido a una vida, eso es lo mismo que decir que las vacaciones son culturales. ¿Estoy proponiendo vacaciones culturales? Para nada. Lo que se entiende por eso suele ser una absurda acumulación de visitas a ruinas, museos o casas natales realizadas bajo un sol de fuego. Tampoco propongo irse a un balneario a leer las obras completas de Hegel, obviamente en el original alemán.

¿Unas vacaciones activas entonces? No necesariamente la actividad es sinónimo de algo bueno o interesante. Uno puede estar de vacaciones en un monasterio zen sin decir ni pío en un mes o en uno cisterciense compartiendo la observancia de su más estricta regla. Ambas experiencias merecen la pena si son incorporadas a la corriente del propio devenir.

¿Vacaciones para regresar al pasado, al pueblo, a los lugares sin cobertura, a la felicidad perdida? Tampoco parece que la nostalgia sea el mejor modo de ampliar la vida.

Nos vamos de vacaciones.

Jeffmason, Flickr.

De lo que se trata, por tanto, es que ese tiempo vacacional constituya una experiencia capaz de perturbar nuestra existencia gracias a que se asuma algún riesgo. ¿Vacaciones de riesgo? ¿Tirarse por un barranco o un puente? No será necesario. Bastará con que no estén totalmente determinadas, con que no sean un mero consumo de tiempo. Vacaciones que, en alguna medida, sean  capaces de modificar en algo nuestro ser. Vacaciones  para “ser” no para “estar”, o mejor dicho, estar para ser.

El problema que tiene ir a, pongamos por ejemplo, la Dominicana no es que no sea un lugar hermoso. Probablemente lo es. La cuestión es que ir allí no amplía el propio mundo y, si no lo hace, lo empobrece. Y en ese caso sí que partir es morir un poco…, esta vez de forma real, no poética.

Hasta aquí podría parecer eso de vacacionar tan complicado que casi mejor se queda uno trabajando en casa. No es así. Ir de vacaciones le permite a uno ir gestionando de manera realista y eficaz el propio devenir. Además, permite recuperar para la actualidad de la vida lo que fueron realidades no dadas de la propia biografía. Retomar el hilo de los que fueron deseos que no existieron. Volcar el pasado y el presente en el futuro que esta empezando a darse. O, como dice Rafael Argullol:

“Perderse, desaparecer, cambiar de identidad, renacer con otro nombre. He tenido esa tentación muchas veces, con frecuencia al viajar por países lejanos, pero también deambulando por las calles de mi ciudad e incluso sentado en un sillón de mi casa. En todos los casos he experimentado el goce de tomar otro rumbo radicalmente distinto, aunque sólo fuera con la imaginación: matar al que eres es, entonces, una forma posible de inmortalidad, la única resurrección que está al alcance de nuestra mano.”

Y todo ello en medio del placer. No habrá vehículo más eficaz para el cambio. Decía Violeta en La Traviata: “Todo en la vida es locura, excepto el placer”.

Experiencia de Viaje, vacaciones

12345 (4 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  Nos vamos de vacaciones

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 27 de julio de 2013 a las 12:33

    Mañana me voy de vacaciones, he empezado a leer el artículo y me estaba gustando bastante hasta que me ha empezado a agobiar con la casuística vacacionera que describe prolijamente el autor…¡que me dan ganas de quedarme en casa!. Bueno, ya está todo pagado, allá voy.

    Por Celia