Azímut

24 de noviembre de 2017
“Las naciones de la tierra se rigen eminentemente por el miedo: miedo de un tipo ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Flâneuse

Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres

Editorial: MALPASO EDICIONES
Lugar: ES
Año: 0
Páginas: 352
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura

COMPRAR
Hoy vamos con una revelación: las mujeres tienen piernas y las usan para caminar. Con ellas van y vienen, transitan los lugares, intervienen los espacios, desafían los mapas con su presencia. Baudelaire nos presentó a su flâneur, el hombre que se pasea sin involucrarse, pero Lauren Elkin nos presenta, a su vez, a la flâneuse, ella misma, una mujer que irrumpe caminando en los lugares en los que sí participa. "Donde el Flâneur mira, la flâneuse perturba y subvierte". Rescatar este hecho esencial, el de la voluntad de movimiento como afirmación de la individualidad, se mezcla en estas crónicas paseantes con el  de otras artistas cuyas huellas ya conocemos: de Martha Gellhorn, en los escenarios del mundo, a Sophie Calle en  París o Venecia, o George Sand o Agnès Varda, o tantas otras maestras en la subversión del movimiento.
Noticias en la Línea
  • Homenaje a Carmen de Burgos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “El deseo de los viajes es insaciable en Carmen…”, contaba sobre su pareja Ramón Gómez de la Serna. Una mujer que fue la primera periodista española en plantilla y la primera en escribir sus crónicas desde las trincheras. La Biblioteca Nacional de España celebra el 150 aniversario de su nacimiento con una muestra bibliográfica sobre la obra periodística y literaria de Colombine, que comprende relatos viajeros como los recogidos en Peregrinaciones (1916) o Mis viajes por Europa (...[Leer más]

  • Cartografías de lo desconocido

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Robert Louis Stevenson dijo en cierta ocasión que había oído hablar de unas criaturas extrañas a quienes no les interesaban los mapas, pero que no creía en su existencia. Nosotros tampoco, porque los mapas son objetos realmente fascinantes, la promesa de aquel viaje pendiente... Y en algunos casos, un tesoro de valor inestimable (y no solo para Long John Silver), como muestra una exposición en la Biblioteca Nacional de España, donde hasta el próximo 28 de enero pueden verse maravillas ...[Leer más]

  • Una arboleda, un punto de vista

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hace unos años quise hacer un proyecto documental sobre ‘el paseo’ al más puro estilo Robert Walser. Deseaba practicar el arte de perderme con la cámara en un bosque. Aquella intención se transformó en un trabajo sobre el paisaje, también sobre la fotografía, entendidos uno y otro (la percepción del paisaje y la visión fotográfica) como alucinaciones provocadas por el cruce entre el mundo y el pensamiento. El vehículo que encontré para trasladarme de un universo al otro fue el ...[Leer más]

  • Los Archivos del Planeta

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1909, el banquero Albert Kahn visitó Japón en uno de sus tantos viajes de negocios, del que volvió con un montón de fotos. Fue entonces cuando se le ocurrió contratar con su fortuna a una legión de fotógrafos y enviarlos por todo el mundo para crear un inmenso archivo fotográfico y fílmico: 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película que registran paisajes y gentes de más de cincuenta países: Afganistán, Brasil, India, Israel, Cisjordania, China, Croacia, España, ...[Leer más]

  • El lenguaje de la belleza maya

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Los hombres andaban vestidos con camisetas de colores, cubiertos con sus mantas pintadas, con zarcillos en las orejas de oro, y patenas y otras joyas al cuello. Las mujeres, cubiertas las cabezas y pechos, y sus faldillas de la cinta abajo hasta los pies, curando siempre que dellos cosa no se les parezca..." Así describía Fray Bartolomé de las Casas a los indígenas mayas cuando se topó hace cinco siglos con ellos. Ahora habría qué ver la impresión que les causaron a la gente del Yucat...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Para no perder la memoria

Con ese tono tan lleno de vida al que nos tiene acostumbrados Ander Izaguirre, el periodista y escritor nos mantiene despiertos, alegres, mientras le acompañamos en su paseo de seis días por los Apeninos. De eso trata este delicioso libro que lleva por título ‘Cansasuelos’.

10 de diciembre de 2015

El día que uno olvida los mares azules, la ilusión del sol de invierno en las mejillas cuando el termómetro baja de cero grados o las líneas rotas de los perfiles de montaña que pierden la densidad del color a medida que se alejan, ese día está más cerca del suicidio. Y éste vendría tras una toma de somníferos para intentar quedarse para siempre en el sueño, donde no le duele la espalda ni la cabeza. Sobre la mesilla de noche, habría dejado una nota pidiendo que esparcieran sus cenizas bajo un árbol al que trepó con cinco años, y pidiendo, también, que por favor no se preguntaran nada. Pero para no perder la memoria que a uno le permite seguir valorando cada día, seguir siendo la parte bondadosa de quien ha sido, la buena moral que sintió frente a los más hermosos paisajes, cabe el recurso del cuaderno de fotografías o de la escritura de una crónica.

Aunque el tono de las crónicas viajeras de Ander Izaguirre (San Sebastián, 1976) sea desenfadado, sus pretensiones, sin llamar a engaño, son las de contribuir a no perder la memoria. Son las de conservar una experiencia junto al tarro de mermelada de la abuela, ese que nos mantiene a flote durante la tempestad. En este Cansasuelos. Seis días a pie por los Apeninos, Izaguirre mantiene su estilo fresco, oral. Ese que requiere muchísimo trabajo, muchísima dedicación y muchísimo talento para lograr el efecto de la espontaneidad. A lo largo del relato de esos seis días en que recorrerá los montes que separan Bolonia de Florencia, en compañía de una mujer de la que solo conocemos la inicial de su nombre, S, y su oficio de fisioterapeuta, Izaguirre iguala camino y memoria. “La alquimia consiste en separar lo falso de lo verdadero”, dice que dijo Paracelso. Y también la crónica como método de conciliarnos con el relato de una vida. Un relato que uno refleja con más sabiduría si lo practica caminando, porque caminando se piensa mejor, es decir, se avivan buenos sentimientos.

Apeninos

Io.tangelini. Flickr,

Izaguirre escribe con un ritmo que apenas permite descansos, sin ornamentos, eficaz. Y junto a sus pequeñas aventuras –como salvar a un caracol de ser pisoteado– va mencionando algún detalle biográfico de Da Vinci, por ejemplo. O repite los pasos por los que transcurren las calzadas romanas, pues para él caminar cobra mayor sentido si lo hace por los lugares por donde pasó antes tanta gente, como si así comulgara con ellos, obtuviera el beneplácito de aquellos espectros. Y presta especial atención a sucesos que ocurrieron durante la Segunda Guerra Mundial. Por la sencilla razón de que hay un antes y un después, porque esa guerra provocó que la gente de la región sintiera que volvían a nacer.

Lo curioso es que este estilo parlanchín, pero serio, con la seriedad de lo que hoy es divertido y mañana será melancolía, esté escrito bajo un principio que él mismo confiesa:

“Caminar es callar, escribir también es callar, no se puede escribir sin callarse primero y sin callarse bien”.

De ser esto cierto, bienvenido sea este silencio, de poco más de cien páginas, que endulza la tarde de los lectores.

Ander Izaguirre, Apeninos, caminar, Cansasuelos, libros de viaje, Senderismo, viaje a italia

12345 (4 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Para no perder la memoria

  • CANSASUELOS: SEIS DIAS A PIE POR LOS APENINOS ANDER IZAGIRRE
    LIBROS DEL K.O

Comentarios sobre  Para no perder la memoria

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.