GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Pasajeros al Pico. Excursión al Urbión

Una ruta por el Parque Natural de Laguna Negra y los circos glaciares de Urbión. Nos subimos al tren de los Campos de Castilla, en un viaje de Madrid hasta Soria, para seguir los pasos de don Pío Baroja y don Antonio Machado, buenos andarines y excursionistas los dos.

23 de marzo de 2015

“¿Va usted muy lejos?”, pregunta el revisor, que no es que sea de natural fisgón, pero siempre que puede intenta entablar con los pasajeros conversación. Muchos de los viajes Madrid-Soria se los pasa solo de estación en estación, controlando vagones tan despoblados como los solitarios campos castellanos. Tierras colonizadas por montones de trigo huidizos que ruedan… ruedan… ruedan… hacia el Urbión. Allí, al Pico, es donde voy.

“Uy, entonces se baja usted al final, y de Chamartín a la estación de Soria… calcule usted unas tres horas, más lo que se pueda retrasar… Vamos, que tiene usted tiempo de echarse una siesta, si lo desea…” Los girasoles todavía cabecean… “Déjelos estar y duerma, que el paisaje no cambiará, le puedo asegurar que los prados continuarán igual de amarillos en Almazán que en Quintanar”. Cuando el centeno deje de brillar, no habrá otros ojos que lo quieran labrar. El dorado lírico se oxidará, decaerá en un gris pajizo y hasta las golondrinas, por no deprimirse, se marcharán. De hecho, deberían haberlo hecho ya, pero aún hay un grupo de rezagadas que se resisten a… “Antes de volver a casa, tiene usted que comprar torreznos del alma y mantequilla soriana, ¡que las cosas con colesterol son por la zona muy afamadas! Mucho guiso con migueles, mucha alubia, muchas migas canas… ¡y mucha caldereta!, de toro, de cordero, de lo que haga falta, que aquí se necesita comer fuerte, que hace mucho frío siempre y el cuerpo necesita recomponerse… Más si piensa subir al Pico, se lo digo yo, que soy pinariego, de un pueblo muy cerca de la Laguna Negra.”

En sus aguas, el jabalí y el corzo abrevan. “Son bichos nocturnos, no creo que los vea, sería mucha casualidad que ustedes coincidieran…” Buitres y águilas de la sierra… “Sus boñigas las avistará en cuanto levante la cabeza…” Roen las paredes de rocas grises y verdes… “¡En invierno está eso hasta arriba de nieve!” Es entonces, con temperaturas negativas, cuando bajo la laguna se hielan leyendas homicidas y oscuras; tirita el álamo temblón siempre que el viento le cuenta alguna. “Corrían rumores tenebrosos, como el que era un pozo sin fondo lleno de monstruos…” Hay unos ocho metros de profundidad. Un acreditado pino albar –con Denominación de Origen– lo va a comprobar, se acerca a la vera y sumerge sus raíces en la orilla glaciar. Un escalofrío le retuerce el tronco, de punta se le pone el vello anaranjado y rugoso. Aun así, una piedra testaruda se arroja al agua, empecinada por encontrar una salida al… “¡Al mar! ¡Había quien pensaba que comunicaba con el mar!” Las historias sostienen la respiración, y una borrasca de quimeras le eriza al lago la epidermis negra. Todo él se encrespa.

Laguna Negra, Soria.

“No suba usted al Pico si lo tapan las barderas. Hará mucha rasca arriba ¡y  Dios le libre de una tormenta en aquella sierra!” Hay un refugio cobijado justo por debajo del lago. “No está guardado, pero en caso de tempestad le libra a uno de una buena. Además, desde que lo reformaron, ya no hay goteras”. Brezos y retamas tratan de disimular con sus ramas las grietas y cortados del acantilado. “Lo cierto es que lo están cuidando mucho todo aquello… Figúrese usted que hasta construyeron una pasarela alrededor de la Laguna Negra para que los domingueros no estropearan el suelo”. Unos sesenta mil pares de botas –sandalias empinadas, alguna que otra– caminan por el parque natural en verano; cien mil, a lo largo de todo el año. “Si es que tendría usted que haber venido a principios del siglo pasado, cuando lo hicieron don Pío Baroja y don Antonio Machado”. Hayas, álamos y robles eran más jóvenes entonces; troncos con más de quinientas anillas de longevidad que pintan líquenes de canas ya… “Por aquellos tiempos, se tardaba mucho más en llegar… Póngale, mínimo, dos días, ¡y eso si Dios quería!”

Por la carretera nacional, hora y media desde Soria capital. “Pero tenga en cuenta que a la sazón era un camino de diligencias, y que el carricoche sólo llegaba hasta Cidones; de allí, andando hasta Vinuesa, pasando por el pueblo hoy inundado de la Muedra, ¡y al trote hasta Covaleda!” La Institución Libre de Enseñanza puso de moda las caminatas, salir al campo con morral y alforjas; eran señoritos de Madrid explorando provincias remotas.

Serbales, tejos y acebos cubren el horizonte; sus cabezas altaneras no dejan ver el monte. Subida fatigosa. Zorro, ardilla, lobo, liebre: las huellas del hombre se mezclan con las de la Naturaleza. “¡No se extrañe si se encuentra a un oso con pandereta*!” A cada paso, la nieve resopla y jadea; la Fuente del Duero, congelada, se queda sin habla, y en el último repecho los berrocales descansan, cogen aire. “¡Una nevada de más de un metro había en el Pico cuando vino don Pío! Y a don Antonio, en su excursión, también le sorprendió arriba una tormenta del copón… ¡Suerte que eran andarines incansables los dos!” Una ráfaga afilada rasura las barbas, y un aliento empapado de sudor nubla el valle del río Urbión: Sierra de la Demanda, Cebollera, Cameros, Moncayo, Cabrejas… “Muy limpio tiene que estar el cielo para que usted distinga los Montes de Toledo y las estribaciones de los Pirineos…”

A 2.228 metros de altitud, los confines son infinitos; entre lomas y barrancos, se disipan. Los pies no pueden calcular en qué paisaje su cabeza empezó a caminar; a caminar quieta, mirando por la ventanilla cómo los montones de trigo ruedan… ruedan… ruedan…

 

* El oso del Urbión

“Mientras bajábamos, uno de los guardias que nos acompañaba nos contó una historia, una historia triste, una historia lamentable acaecida en el Urbión; la de un oso.

Era un pobre oso que iba con unos titiriteros ganándose honradamente la vida, bailando al son de la pandereta. Un día, en un pueblo no lejano del Urbión, sintió pujos de independencia y se echó al monte.

El pobre animal, al encontrarse en libertad, entre la nieve, debió de creerse en el paraíso. Se arrancó el bozal, rompió las cadenas que le oprimían como cualquier ciudadano libre y se dedicó a robar las ovejas que se le antojaban más sabrosas.

Se acercaba a los rebaños, en dos pies, palmoteaba como oso civilizado y se llevaba la oveja que mejor le parecía. A veces que la alimentación de carne le hartaba, iba a coger el postre a las colmenas.

Se bañaba previamente en un arroyo, se revolcaba después en el barro para cubrirse de una costra que no pudieran atravesar los aguijones de las abejas, cargaba con una colmena y comía la miel en un sitio apacible y tranquilo.

A pesar de su inteligencia y de que no se metía con nadie, el pobre oso, perseguido y acorralado, fue muerto en Regumiel.”

Texto de Pío Baroja publicado en El Imparcial, 16 de diciembre de 1901.

antonio machado, laguna negra, pico urbión, Pío Baroja, tren campos de castilla, viaje a soria

12345 (5 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Meritxell-Anfitrite Álvarez-Mongay

Comentarios sobre  Pasajeros al Pico. Excursión al Urbión

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.