Azímut

25 de abril de 2017
“Irse es una bonita palabra. Una palabra nómada”, Nicolas Bouvier.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cartas desde Estambul

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 256
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
¡Pero qué mujer! Qué lista, qué divertida, qué curiosa, qué rebelde... Inútil seguir. Siempre nos quedaremos cortos. Desmintió y le sacó los colores a los viajeros que la precedieron. Husmeó en los hamanes, en los harenes, en los mercados, en las casas de los gobernantes otomanos y lo contó con tanto detalle que es como si occidente hubiera puesta una cámara en el ojo de la cerradura de una cultura tan asombrosa como desconocida. Voltaire se quedó pasmado cuando leyó su correspondencia y admiró su desprejuiciado cosmopolitismo. Hemos revisado a fondo esta edición del arabista Víctor Pallejà que cuenta con la mano experta de la traductora Celia Filipetto. Es una joya, ¡qué otra cosa podemos decir!
Noticias en la Línea
  • La naturaleza como aliada del arte

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Raíces del expresionismo experimental. Pinturas de Ramón JuanRamón Juan crea su obra pictórica a partir del medio natural. La naturaleza inspira al artista alicantino y la naturaleza le provee del material sobre el que ha pintado sus últimos cuadros, obras abstractas realizadas sobre soporte de fibra de palmera, una técnica inédita que se puede conocer en la exposición Raíces del expresionismo experimental. La colección está abierta al público hasta el 7 de mayo en el Pabellón Villanueva del Real Jardín Botánico de Madrid.

  • Picasso indígena

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Quai Branly de Paris«¿El arte negro? Nunca oí hablar de él». El pintor, escultor y dibujante andaluz siempre quiso negar su relación con el arte no occidental. Sin embargo, sus talleres estaban llenos de piezas procedentes de África, Oceanía, América y Asia, decorando el habitual caos en el que trabajaba. El Museo Quai Branly-Jacques Chirac de París pone el foco en el Picasso primitivo en una exposición abierta al público hasta el 23 de julio.

  • Travesías marítimas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El mar ha sido siempre portador de mitos, aventuras y conquistas. Antaño lo atravesaron piratas y marinos; hoy lo surcan datos informáticos, turistas, contenedores de basura… y la desesperación de inmigrantes en busca de libertades. Una exposición en el Centro Pompidou de Málaga explora la dimensión política, filosófica y poética de las rutas marítimas a través de las obras de ocho artistas españoles y franceses. Trabajos como ‘Mare Nostrum. On understanding’, de Isidro López-...[Leer más]

  • Viaje al Canadá de Jack London

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “Nada se movía. El Yukón dormía bajo una capa de hielo de tres pies de espesor. No soplaba el viento. Tampoco la savia se movía en los corazones de los abetos que cubrían a cada palmo las riberas de los ríos. Los árboles, cargados hasta el ultimo gramo infinitesimal de nieve que sus ramas podían sostener, se erigían en una petrificación absoluta”. Jack London tenía 21 años cuando cogió la fiebre del oro del Yukón y se incorporó como minero en el Klondike, al oeste de Canad...[Leer más]

  • Un mundo que se agota

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición. Museo Nacional de AntropologíaLos turkana son un pueblo nómada de Kenia cuyo modo de vida se ha visto amenazado por las devastadoras consecuencias del cambio climático y la sobreexplotación de los recursos. El lago Turkana, sin ir más lejos, está a punto de desaparecer y, con él, los medios de subsistencia de los pueblos indígenas. Una exposición en el Museo Nacional de Antropología nos acerca a la lucha de esta comunidad por vivir en un entorno que se agota.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Pídeme un deseo

Antonio Iturbe también está enamorado de Saint-Exupéry, de la metáfora del vuelo y de la lucha por lo imposible, tanto en el esfuerzo físico como en la pasión. Por eso ha ganado el Premio Biblioteca Breve con una novela como ‘A cielo abierto’, dedicada al autor de ‘El Principito’, el escritor que practicó la costumbre de vivir.

13 de abril de 2017

Antoine de Saint-Exupéry (Lyon, 29 de junio de 1900 – Isla de Riou, 31 de julio de 1944) escribió y dibujó El principito. Solo por eso ya deberíamos quererle. A pesar de que su mejor obra, la más sensible, la más humana, la más épica y la más lírica, sea Tierra de los hombres. Pero además de todo ello, uno está convencido de que Saint-Exupéry tenía dentro más humanidad que cualquiera de nosotros. Le faltaría tiempo para conmoverse, para enviar un contenedor de mantas a los países que sufrieron un terremoto, para convertirse por sí solo en un equipo de salvamento en una riada, para acoger refugiados. Saint-Exupéry no descansaría hasta reunir las siete mil millones de firmas, que se corresponden a los siete mil millones de humanos que pueblan la Tierra, a través de Change.org, para protestar contra la tortura, e incluso ofrecería cambiar su corazón por el del negro de Alabama condenado a muerte sin suficientes pruebas, porque no existen pruebas suficientes como para condenar a nadie a muerte. Ver el rostro de un sociópata de Wall Street le provocaría varias horas de fiebre, que solo se curaría recitando Los Versos del Capitán o El Cantar de los Cantares. Los libros eran sagrados, incluidos los de las religiones, en el altar de Saint-Exupéry, que contaba con una caja de lápices Alpino, la que utilizó para dar color a los dibujos de El Principito, porque sin esos lápices no hubiera podido inventar la cobra que se tragó un elefante.

Fue un hombre sensible, que se reconocía en el Renacimiento más que en cualquier otra época, y eso que su mirada de pez le alejaba de los retratos de Rafael tanto como el caparazón de una tortuga la aleja de la posibilidad de volar. No consentía las desdichas, y uno se lo imagina leyendo El Quijote sin dejar de soltar lágrimas, tantas como para inundarle los pulmones, porque era el tipo de gente que no lloraba frente a los demás, pero se tragaba la tristeza que le producía las desdichas de Alonso Quijano, que tanto han hecho reír a tanta gente. De hecho, si Saint-Exupéry paseaba por la calle esquivando las heces de perro, lo hacía por respeto al resto de vida que suponía el excremento, no por miedo a entrar en su casa, llena de refugiados, con las suelas sucias. Por suerte para la literatura, supo evitar que la metáfora de volar se convirtiera en su obra en pornografía sentimental, como hizo Richard Bach, que escribió la historia de una gaviota que disfrutaba volando en lugar de volar para sobrevivir, porque se creía mejor que las demás. La metáfora de Ícaro es algo terriblemente humano en Vuelo nocturno, por ejemplo, un relato estremecedor sobre sus pasos por los Andes para llevar el correo desde Buenos Aires a Santiago de Chile, orientado por las estrellas y sorteando cumbres de siete mil metros. Pero en Tierra de los hombres, como en El Principito, volar coexiste con el desierto. Un accidente del vuelo solo puede terminar en el paisaje que es, a su vez, metáfora de la soledad. La gracia absoluta que no está permitida al hombre, excepto a través de las máquinas, que es volar, da con sus huesos en la supervivencia hostil. Es cierto que en el cielo no hay nada que no sea aire, como en el desierto no hay nada que no sea arena. Pero mientras en el cielo uno se siente libre, en el desierto se considera encerrado en una celda sin muros. Paradójicamente, que la línea del horizonte esté tan lejos, provoca claustrofobia.

Saint Exupery junto a su mujer Consuelo y Heri Guillaumet

En todas estas versiones de la sensibilidad era un especialista Saint-Exupéry. Por desgracia, Ciudadela, la que iba a ser su obra más poética y tal vez la más intelectual, quedó sin acabar, y cuando uno la lee siente lástima porque se da cuenta de que le falta una revisión para igualar a El libro del desasosiego, por ejemplo. Pero a todo esto, y antes de que escribiera Ciudadela, una obra que comenzó con el primer vagido, aunque él no lo supiera, Saint-Exupéry practicó la costumbre de vivir. Su formación como piloto, a la par que la de dos de sus amigos o correligionarios, Jean Mermoz y Henri Guillaumet, coincidió con la época más dura de la historia de occidente, con el descanso que hubo entre la gran guerra que comenzó en 1914 y terminó en 1945. Una época en la que la industria de la aviación pasó del globo hasta alcanzar casi la velocidad Match 1, pasando por el biplano, que tal vez sea el único avión romántico de la historia. Pero para llevar el correo desde París a Senegal, o desde Buenos Aires a Santiago de Chile, fue necesario esperar a que alguien ideara cómo cerrar la carlinga. Mientras tanto, Saint-Exupéry y sus dos amigos se enamoraron y cayeron en las desgracias del amor. Conocieron la amistad y, lo que es casi imposible a estas alturas, la compartieron y la celebraron. Volar les privaba momentáneamente de las turbulencias terrestres y los príncipes de la guerra, que al final tuvieron que sufrir. Fueron bohemios, vividores sin necesidad de alcohol, pero fumadores empedernidos. Siguieron soñando con volar sin avión, algo que a lo que más se parece es a estar enamorado, aunque esto suene a tópico.

Sobre esto ha escrito una novela Antonio Iturbe (Zaragoza, 1967), A cielo abierto, con la que ha aterrizado en la pista del Premio Biblioteca Breve. Iturbe también está enamorado de Saint-Exupéry, de la metáfora del vuelo y de la lucha por lo imposible, tanto en el esfuerzo físico como en la pasión. La novela es extensa y ligera. Recomendada para los reos de insomnio o para las vacaciones en las que compartimos con los pilotos esa parte del cielo, que es un buen tumor al que llamamos sol.

A cielo abierto, Antonine de Sain-Exupéry, Antonio Iturbe, aviacion, libros de viaje, literatura de viaje

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Pídeme un deseo

Comentarios sobre  Pídeme un deseo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.