Azímut

23 de septiembre de 2017
“¿No es la geografía acaso el paisaje?”, Jules Verne.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Diccionario de Nueva York

ALFONSO ARMADA

Editorial: PENINSULA
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 408
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
No hay como pasar una temporada larga en una ciudad para empezar a cavar en su subsuelo olvidando que no podemos ser transeúntes, sino parte de ella misma. Si además posees una mirada afinada y curiosa y tienes la dicha de que te interesa casi todo acabas por poner orden en lo imprescindible. Por eso este diccionario, porque Alfonso Armada es de los que poseen una  mirada panorámica sobre la realidad de los lugares en su vínculo con la creación y así podemos imaginar esta relación de temas, personajes y lugares como una cartografía siempre renovada de la ciudad más cosmopolita del mundo.
Noticias en la Línea
  • Literatura de viajes: escritoras viajeras

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Club de Lectura 'Una habitación propia', promovido por la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Avilés, dedica su próximo ciclo a la literatura de viajes, con obras de las escritoras Martha Gellhorn (11 de septiembre), Vita Sackville-West (9 de octubre), Brigitte Reimann (13 de noviembre) y Ella Maillart (11 de diciembre), de quien se leerá El camino cruel. Las tertulias se desarrollarán a las 17.30 horas en el centro de Documentación de Mujeres, ubicado en la calle Fernando ...[Leer más]

  • Emilia. Mujeres que se atreven

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Doña Emilia Pardo Bazán era una mujer fuerte, inteligente y extraordinariamente divertida, además de una viajera impar que dejó testimonio de sus experiencias nómadas en varios libros —Mi romería (Recuerdos de viaje) (1888), Al pie de la torre Eiffel (1889), Por Francia y por Alemania (1889), Por la España pintoresca (1896), Cuarenta días en la Exposición (1900), Por la Europa católica (1902)...—. La escritora que  trató de ingresar sin éxito en la Real Academia de la ...[Leer más]

  • Universo Fang

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque es la fuente de recursos principal de los fang. De él extraen alimentos, madera, materias primas para la cestería y la ropa, remedios naturales para curar enfermedades, amuletos... En el bosque también nacen las leyendas que configuran la tradición oral de los fang. Y en el bosque encontraba la inspiración el escultor ecuatoguineano Fernando Nguema, a quien el Museo Nacional de Antropología le dedica hasta el 15 de octubre una exposición. “…Para buscar las maderas hay que ...[Leer más]

  • Montañas, entre el cielo y la tierra

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Desde tiempos remotos, la montaña ha supuesto un reto físico para los seres humanos, pero también un terreno para la comprensión, pues flora, fauna, geología, geografía, climatología y otras ramas del saber tienen su expresión en estos reductos de la naturaleza, que fueron habitados por monstruos y dioses hasta que el alpinismo las conquistó. El Museo burgalés de la Evolución Humana explora todas las caras de estas eminencias topográficas con una exposición formada por más de ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Chema Madoz.Con la misma mirada reposada con la que Chema Madoz retrata el fuego, el aire, las plantas... hay que ir a ver su última exposición fotográfica: unas cuarenta imágenes que nacen de la contemplación y que se exhiben durante el verano en la Escuela de Arte José María Cruz Novillo (Cuenca).

Histórico noticias

Novedades en libros de viaje




Pídeme un deseo

Antonio Iturbe también está enamorado de Saint-Exupéry, de la metáfora del vuelo y de la lucha por lo imposible, tanto en el esfuerzo físico como en la pasión. Por eso ha ganado el Premio Biblioteca Breve con una novela como ‘A cielo abierto’, dedicada al autor de ‘El Principito’, el escritor que practicó la costumbre de vivir.

13 de abril de 2017

Antoine de Saint-Exupéry (Lyon, 29 de junio de 1900 – Isla de Riou, 31 de julio de 1944) escribió y dibujó El principito. Solo por eso ya deberíamos quererle. A pesar de que su mejor obra, la más sensible, la más humana, la más épica y la más lírica, sea Tierra de los hombres. Pero además de todo ello, uno está convencido de que Saint-Exupéry tenía dentro más humanidad que cualquiera de nosotros. Le faltaría tiempo para conmoverse, para enviar un contenedor de mantas a los países que sufrieron un terremoto, para convertirse por sí solo en un equipo de salvamento en una riada, para acoger refugiados. Saint-Exupéry no descansaría hasta reunir las siete mil millones de firmas, que se corresponden a los siete mil millones de humanos que pueblan la Tierra, a través de Change.org, para protestar contra la tortura, e incluso ofrecería cambiar su corazón por el del negro de Alabama condenado a muerte sin suficientes pruebas, porque no existen pruebas suficientes como para condenar a nadie a muerte. Ver el rostro de un sociópata de Wall Street le provocaría varias horas de fiebre, que solo se curaría recitando Los Versos del Capitán o El Cantar de los Cantares. Los libros eran sagrados, incluidos los de las religiones, en el altar de Saint-Exupéry, que contaba con una caja de lápices Alpino, la que utilizó para dar color a los dibujos de El Principito, porque sin esos lápices no hubiera podido inventar la cobra que se tragó un elefante.

Fue un hombre sensible, que se reconocía en el Renacimiento más que en cualquier otra época, y eso que su mirada de pez le alejaba de los retratos de Rafael tanto como el caparazón de una tortuga la aleja de la posibilidad de volar. No consentía las desdichas, y uno se lo imagina leyendo El Quijote sin dejar de soltar lágrimas, tantas como para inundarle los pulmones, porque era el tipo de gente que no lloraba frente a los demás, pero se tragaba la tristeza que le producía las desdichas de Alonso Quijano, que tanto han hecho reír a tanta gente. De hecho, si Saint-Exupéry paseaba por la calle esquivando las heces de perro, lo hacía por respeto al resto de vida que suponía el excremento, no por miedo a entrar en su casa, llena de refugiados, con las suelas sucias. Por suerte para la literatura, supo evitar que la metáfora de volar se convirtiera en su obra en pornografía sentimental, como hizo Richard Bach, que escribió la historia de una gaviota que disfrutaba volando en lugar de volar para sobrevivir, porque se creía mejor que las demás. La metáfora de Ícaro es algo terriblemente humano en Vuelo nocturno, por ejemplo, un relato estremecedor sobre sus pasos por los Andes para llevar el correo desde Buenos Aires a Santiago de Chile, orientado por las estrellas y sorteando cumbres de siete mil metros. Pero en Tierra de los hombres, como en El Principito, volar coexiste con el desierto. Un accidente del vuelo solo puede terminar en el paisaje que es, a su vez, metáfora de la soledad. La gracia absoluta que no está permitida al hombre, excepto a través de las máquinas, que es volar, da con sus huesos en la supervivencia hostil. Es cierto que en el cielo no hay nada que no sea aire, como en el desierto no hay nada que no sea arena. Pero mientras en el cielo uno se siente libre, en el desierto se considera encerrado en una celda sin muros. Paradójicamente, que la línea del horizonte esté tan lejos, provoca claustrofobia.

Saint Exupery junto a su mujer Consuelo y Heri Guillaumet

En todas estas versiones de la sensibilidad era un especialista Saint-Exupéry. Por desgracia, Ciudadela, la que iba a ser su obra más poética y tal vez la más intelectual, quedó sin acabar, y cuando uno la lee siente lástima porque se da cuenta de que le falta una revisión para igualar a El libro del desasosiego, por ejemplo. Pero a todo esto, y antes de que escribiera Ciudadela, una obra que comenzó con el primer vagido, aunque él no lo supiera, Saint-Exupéry practicó la costumbre de vivir. Su formación como piloto, a la par que la de dos de sus amigos o correligionarios, Jean Mermoz y Henri Guillaumet, coincidió con la época más dura de la historia de occidente, con el descanso que hubo entre la gran guerra que comenzó en 1914 y terminó en 1945. Una época en la que la industria de la aviación pasó del globo hasta alcanzar casi la velocidad Match 1, pasando por el biplano, que tal vez sea el único avión romántico de la historia. Pero para llevar el correo desde París a Senegal, o desde Buenos Aires a Santiago de Chile, fue necesario esperar a que alguien ideara cómo cerrar la carlinga. Mientras tanto, Saint-Exupéry y sus dos amigos se enamoraron y cayeron en las desgracias del amor. Conocieron la amistad y, lo que es casi imposible a estas alturas, la compartieron y la celebraron. Volar les privaba momentáneamente de las turbulencias terrestres y los príncipes de la guerra, que al final tuvieron que sufrir. Fueron bohemios, vividores sin necesidad de alcohol, pero fumadores empedernidos. Siguieron soñando con volar sin avión, algo que a lo que más se parece es a estar enamorado, aunque esto suene a tópico.

Sobre esto ha escrito una novela Antonio Iturbe (Zaragoza, 1967), A cielo abierto, con la que ha aterrizado en la pista del Premio Biblioteca Breve. Iturbe también está enamorado de Saint-Exupéry, de la metáfora del vuelo y de la lucha por lo imposible, tanto en el esfuerzo físico como en la pasión. La novela es extensa y ligera. Recomendada para los reos de insomnio o para las vacaciones en las que compartimos con los pilotos esa parte del cielo, que es un buen tumor al que llamamos sol.

A cielo abierto, Antonine de Sain-Exupéry, Antonio Iturbe, aviacion, libros de viaje, literatura de viaje

12345 (4 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Pídeme un deseo

Comentarios sobre  Pídeme un deseo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.